Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
El pintor pamplonés Ángel Presencio

Impresiones de lo cotidiano hechas arte

el pintor pamplonés ángel presencio muestra durante este mes su obra más reciente en la galería ormolú

Un reportaje de Paula Etxeberria Cayuela. Fotografía Mikel Saiz - Domingo, 18 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Ángel Presencio Nagore, junto a un cuadro en el que reflexiona a través del desnudo sobre el contraste entre el mundo interior y el exterior.

Ángel Presencio Nagore, junto a un cuadro en el que reflexiona a través del desnudo sobre el contraste entre el mundo interior y el exterior. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

  • Ángel Presencio Nagore, junto a un cuadro en el que reflexiona a través del desnudo sobre el contraste entre el mundo interior y el exterior.

Observador y reflexivo, aunque como pintor también tiene mucho de intuitivo, Ángel Presencio vuelca en sus cuadros las impresiones y emociones que de sus vivencias cotidianas le dejan un poso, y de alguna manera se quedan ahí, interiorizadas. Hasta que siente que debe expresarlas como mejor sabe hacerlo, pintando.

Así ha vuelto a hacerlo el artista pamplonés en su trabajo más reciente, de los últimos tres años, del que puede disfrutarse una muestra durante este mes de marzo en la Galería Ormolú. Una veintena de obras -mitad acuarelas y mitad óleos- componen un recorrido sugerente, muy vivo, que casi tiene tanto de íntimo como de universal. Porque partiendo de impresiones, emociones y motivos cercanos, con los que tiene “unos vínculos que te permiten sacar a flote otras cosas más internas” -explica el propio artista-, Ángel Presencio retrata cuestiones, reflexiones o preocupaciones contemporáneas. Aunque de esto él no es consciente mientras pinta. No lo planifica. Simplemente surge, y mirando el resultado, el propio autor se sorprende ante las derivas que toman sus creaciones, ante las posibles diversas interpretaciones que laten en ellas.

Como, por ejemplo, en los cuadros titulados Interior, en los que el desnudo -o semidesnudo-, femenino en este caso, sirve “de vehículo y de pretexto” al artista pamplonés “para expresar un contraste entre el mundo interior y el mundo exterior, en un momento en que todo es público, todo está en las redes sociales, todo el mundo comenta sobre todo...”, dice sobre estas obras.

O el autorretrato presente en la exposición, que contiene “un punto de reflexión” sobre un cambio social y de estética: “Cómo con los años se ha vuelto habitual ver a la gente vestir con ropa deportiva. Es algo que de pequeño no lo has visto, y ahora está en la realidad del día a día”, dice sobre este fenómeno del que no pretende criticar nada, ni para bien ni para mal. Simplemente dejar constancia de él, documentarlo de alguna manera a través del arte, en un proceso que aúna lo racional y lo emocional. “Aunque lógicamente detrás hay mucho de técnica, de formación, de conocimiento, el proceso creador tiene mucho de intuición: no sabes muy bien por qué, pero sabes que tiene que ser, que la idea es buena, aunque luego puedas materializarla mejor o peor. Pero tienes el convencimiento que te lleva a pintar el cuadro, sin pensar demasiado en la intención. Podría decirse que cosas que te producen una impresión o una emoción fuerte, en ocasiones encuentras una manera de llevarlas al lienzo. Aunque a veces ocurre que tienes ideas y no sabes cómo llevarlas a la práctica...”, reconoce el autor, que vuelve a exponer de manera individual en Pamplona desde que lo hiciera en el año 2011 en Ciudadela (Sala de Armas) -aunque entre medio, en el año 2014, lo hizo en Zizur Mayor-.

el momento para el artistaRetratos (humanos y de animales como el elefante, un motivo cercano y querido para el artista), naturalezas, flores, bodegones, estampas de lugares cercanos para el autor como Candanchú, su destino estival, conviven en esta muestra en composiciones que ni son realistas ni pretenden resultar reconocibles. Aspiran a otra cosa más misteriosa de la que es difícil hablar con palabras. Por eso, artistas como Ángel Presencio pintan. El pamplonés reconoce que los artistas “no somos gente demasiado práctica. Somos personas que ponemos mucha energía en este tema, cuando la contraprestación que podemos recibir, en el mejor de los casos, es el agrado del público, pero poco más. Vender es complicado, y aunque vendas algo, poco te soluciona. Nos dedicamos a pintar casi cueste lo que cueste”, dice Presencio, consciente de lo difícil que es en estos tiempos traspasar la barrera del círculo propio del arte y conectar con el público de a pie.

“Al hecho de que hay pocos sitios para exponer hoy en Pamplona, se suma que gran parte de la gente que visita las exposiciones es gente que pinta, con lo cual es difícil tanto vender como llegar a otro tipo de público”, detecta Ángel Presencio sin el menor signo de que esto le influya a la hora de seguir creando. Una necesidad en la que persevera, como otros tantos artistas, por gusto y porque, al fin y al cabo, es su manera de expresarse y de intentar entender el mundo que habita.

la exposición

Lugar. Galería Ormolú (Paulino Caballero, 42).

Fechas y horario. Inaugurada el pasado 3 de marzo, puede visitarse hasta el próximo día 27 de este mes, de lunes a viernes en horario comercial, y el sábado 24 solo por la mañana.

el autor

ángel presencio (Pamplona, 1969)

Licenciado en Bellas Artes por la UPV (1999), se formó también en la pintura entre Pamplona y Londres, y a través del estudio profundo de grandes maestros como de Kooning, Velázquez, Klee, Rembrandt, Cézanne, Goya, Matisse, Picasso, Tiziano, Bacon, Miró, Irving Penn o Richard Avedon. En los últimos años está estudiando la pintura oriental, principalmente la china, con maestros como Zhao Mengfu o Qi Baishi.

Herramientas de Contenido