Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Indignación e inquietud en las calles

Una marea de ciudadanos expresa en las calles su descontento por la escasa subida de las pensiones y muestra su preocupación tanto por el presente de estos subsidios como por la viabilidad del sistema de cara al futuro

Un reportaje de Ainhoa Bravo. | Fotografía Oskar Montero - Domingo, 18 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Cientos de personas de diferentes edades, en un momento de la marcha.

Cientos de personas de diferentes edades, en un momento de la marcha. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

  • Cientos de personas de diferentes edades, en un momento de la marcha.

“Están presumiendo de que ha crecido el nivel de vida y luego nos suben las pensiones una mezquindad” “He querido venir a ayudar a los jubilados y para evitar la desaparición del sistema público de pensiones” “Estoy harta de que los políticos se aumenten el sueldo y a los pensionistas solo se lo suban un 0,25%” “La subida es ridícula. Se creen que con 638 euros podemos vivir bien. Se están riendo de nosotros” “Hemos venido las tres generaciones de nuestra familia porque la subida del 0,25% es una vergüenza”

Las calles de Pamplona se cubrieron ayer con un manto de paraguas bajo el cual miles de personas se manifestaron para reclamar unas pensiones dignas.

Minutos antes de que el reloj marcase las 18.00 horas, una marea de gente comenzó a dirigirse hacia la Plaza del Castillo, que poco después quedó abarrotada. Algunos manifestantes se ubicaron en los distintos laterales de la plaza para mostrar su indignación. Entre ellos se encontraba Luis Berruezo, que decidió acudir a la marcha junto a su cuñada. “Vemos necesario salir a la calle a reclamar unas pensiones justas porque de lo que se trata es de avanzar en esta situación tan triste”, manifestó Luis.

Indignado por la situación que se está viviendo actualmente, asegura que la subida del 0,25% es una “miseria”. “Están presumiendo de que el nivel de vida ha aumentado y que vamos viento en popa pero luego la otra cara de la moneda es que nos suben las pensiones una mezquindad”, criticó. A sus 83 años, Luis echó la vista atrás y aseguró que la gente mayor debería haber dado la cara y haber mostrado su indignación hace años, aunque “nunca es tarde”, comentó con un tono alentador.

A pesar de que Berruezo aseguró estar conforme con su pensión, quiso mostrar su solidaridad con el resto de pensionistas que tienen que sobrevivir con una paga muy baja.

Conforme iba avanzando el acto, los huecos entre la gente se reducían y el griterío de los asistentes se iba incrementando. Jorge López, un pamplonés a punto de jubilarse, aseguró que no es “nada justo lo que está haciendo el Gobierno”.

“He querido asistir a la manifestación, en primer lugar, para ayudar de alguna manera a aquellas personas que ya están jubiladas y reciben una miseria de subsidio, y después, para evitar la desaparición del sistema público de pensiones”, alegó López acompañado de su cuñado Manuel Palacios, quien también mostró su indignación.

Hace años, López, preocupado por su futuro y por el de su familia, decidió hacerse un plan de pensiones privado y aunque “la aportación no es muy cuantiosa”, aseguró que por lo menos tendrá un mínimo garantizado si la situación no mejora.

En el centro de la Plaza del Castillo y rodeada de sus amigas se encontraba Tina García que, con un tono de indignación, aseguró que está “harta” de que los políticos se suban el sueldo y de que a los jubilados tan solo les incrementen el 0,25%.

A su lado se encontraba Isabel Gómez, que apuntó que la decisión del Gobierno le parece “ridícula y una vergüenza”. “Con esa paga es imposible vivir, se están riendo de nosotros”, añadió.

Una paga de 638 euros“Se creen que personas que estamos cobrando 638 euros podemos vivir bien. El agua, la luz, la calefacción, los gastos comunitarios hay que pagarlos y con eso no llegamos”, alegó Gómez, a lo que añadió que “hace tiempo tenía un plan de pensiones, pero al final te lo comes. Ahora todo es más caro y con la pensión que hay ahora mismo no llegas”.

“Además hay familias enteras que por lo que sea están viviendo de la paga de los pensionistas y no es suficiente. En mi caso no es así y espero no llegar a esa situación porque sería insostenible”, añadió.

“Con esta marcha no sé si conseguiremos algo o no, pero creo que va a servir para que el Gobierno tenga un poco de miedo en cuanto a la pérdida de los votos y quizá entonces haga algo”, concluyó Gómez que lleva cinco años jubilada.

Por su parte, Rosa Goñi, viuda hace 29 años, criticó las pensiones de viudedad. “Me quedé viuda hace 29 años con cuatro hijos a mi cargo y cobrando tan solo 200 euros, y encima todavía me quitaban algo por estar trabajando. Con esa cantidad no puedes mantener a cuatro hijos. Es imposible”, afirmó.

La indignación de los manifestantes se podía palpar en el ambiente, y también la preocupación por el qué pasará en un futuro si la situación no cambia.Por ello, los más jóvenes y familias enteras también quisieron estar presentes para mostrar su inquietud e intranquilidad. “Hemos venido las tres generaciones de nuestra familia porque es una vergüenza lo que han subido las pensiones y esto no solo afecta a los que ahora están jubilados sino a todos”, comentó Gloria Mezquíriz.

Con un atisbo de esperanza, Mezquíriz quiere creer que con este tipo de movilizaciones se pueda lograr algo por muy pequeño que sea. “Me gustaría que se consiguiera todo aquello por lo que estamos luchando pero la realidad es otra. Ojalá logremos un poco por lo menos que suban las pensiones a algo digno porque así no se puede vivir”, continuó Mezquíriz.

“Mi madre ahora está viviendo con una hermana mía y con sus dos hijas y con las pagas que establece el Gobierno el día a día se hace difícil, muy complicado”, relató. En el caso de Mezquíriz el plan de pensiones privado no lo concibe, ya que, según apuntó, “piden un porcentaje de sueldo muy elevado y el problema es que, luego cuando lo vayas a rescatar porque te hace falta, Hacienda te descuenta muchísimo dinero o quizá no te lo dan cuando te hace falta, con lo cual te quedas sin prácticamente nada”.

Mezquíriz, que aún mantiene la esperanza de que la situación vaya a mejor, aseguraba que su madre es algo más pesimista. “La diferencia de edad al final se nota. Yo tengo fe y esperanza, y ella, que ha vivido tantos años, pues ya está algo más quemada”, confesaba.

Herramientas de Contenido