Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Miradas

Los Caídos

Por Pablo Gorría - Domingo, 18 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Hace más de cuarenta años que no entraba en el edificio de los Caídos. Estuve en algunas misas durante la adolescencia, cuando nos mandaba allí el pater del colegio menor a cambio de pases para los partidos de balonmano del San Antonio. Recuerdo el intenso frío que siempre hacía dentro, el mismo que sentí en la jornada sobre el futuro del monumento que organizó la semana pasada el Ayuntamiento con expertos nacionales e internacionales como reflexión previa al concurso internacional de ideas para el edificio y su entorno que se pondrá en marcha en abril.

El interior ha cambiado bastante. No hay a la vista símbolos religiosos, creo recordar que había un enorme crucificado de color oscuro, y están tapadas casi todas las inscripciones originales, como los nombres de los caídos en el bando nacional. Unos coloridos y modernos murales de una decena de artistas locales rodean el espacio central, pero en lo alto sigue visible el enorme fresco de Stolz que decora la cúpula en el que Iván Giménez ve “un resumen del corralito foral histórico”: San Francisco Javier, el Ángel de Aralar y hasta Sancho el Fuerte revueltos con cruzados medievales y requetés del 36.

Aguanté el frío un buen rato escuchando a los ponentes. Siempre es un placer aprender del juez emérito Martín Pallín y fueron interesantes algunas propuestas de arquitectos, urbanistas y sociólogos. En general, abogaron por mantener el edificio, interactuar con su entorno y destinarlo a usos culturales, sociales o históricos que están por definir. La polémica está servida y promete ser dura porque algunos partidos y asociaciones memorialistas proponen derribarlo. Espero con interés el concurso de ideas, aunque será difícil, por no decir imposible, que el edificio pueda representar otra cosa que aquella para la que fue construido, al menos en la memoria de las generaciones que lo hemos conocido. Ya no están enterrados en la cripta Mola y Sanjurjo, pero algo sigue teniendo ese lugar que hiela el cuerpo y encoge el alma.

Últimas Noticias Multimedia