Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
José Santiago Martín Gómez | CORONEL JEFE DE LA GUARDIA CIVIL EN NAVARRA

“Con nuestro trabajo diario nos ganaremos la confianza de toda la sociedad navarra”

Cuarta generación de una familia de guardias civiles, tras su padre, abuelos y bisabuelo, José Martín Gómez asumió esta semana el mando de la Benemérita en Navarra

Una entrevista de Jesús Morales | Fotografía Mikel Saiz - Domingo, 18 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

José Santiago Martín Gómez, coronel jefe de la Guardia Civil en Navarra.

José Santiago Martín Gómez, coronel jefe de la Guardia Civil en Navarra. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

José Santiago Martín Gómez, coronel jefe de la Guardia Civil en Navarra.

PAMPLONA- Su padre, capitán de la Guardia Civil retirado, estuvo destinado en Pamplona en los 80. ¿Cómo ha encontrado Navarra 35 años después de su primera estancia en ella?

-He notado normalidad. Yo vine en 1983 con 16 años y tras hacer el COU y la Selectividad, ingresé en la Academia General Militar en 1985. En aquella época no había normalidad, porque los guardias estaban muy pendientes de prestar el servicio, pero también de su autoprotección, y las familias vivían con una preocupación muy grande porque el peligro era real. De hecho, a los pocos días de venir a Pamplona, ETA asesinó a dos guardias civiles en Correos y eso te impacta. La preocupación y ansiedad que se percibía entonces ahora no la noto.

¿Cómo influye eso en el trabajo de la Guardia Civil?

-Noto más tranquilidad y veo que las patrullas aquí salen igual que en Granada, que es el último destino en el que he estado. Ahora podemos dar un servicio más cercano y una atención de más calidad a los ciudadanos.

¿Cómo ha evolucionado la Guardia Civil en este mismo periodo?

-La Guardia Civil siempre ha sido un cuerpo de seguridad referente. Ahora evidentemente tenemos mejores procedimientos que hace 40 años, pero ya entonces éramos punteros y ahora seguimos siéndolo.

¿También es ahora más cercana a la sociedad navarra?

-La situación que se vivía en Navarra en aquellos años fue dura. Tanto la Policía como la Guardia Civil eran objetivos y tenían que seguir dando servicio, por lo que se enfrentaban a dificultades que ahora no existen.

Usted sirvió once años en el GAR, en la primera línea de la lucha antiterrorista en Navarra y la CAV.

-Navarra es un minicontinente, porque tiene demarcaciones que no se parecen nada unas a otras. Recuerdo zonas donde había normalidad absoluta y otras donde el día a día era más complicado. En aquella época trabajábamos con los Servicios de Información para intentar evitar que atentasen contra nuestros cuarteles, contra nuestras patrullas, intentando detectar los movimientos de los comandos para proceder a su detención. Creo que se ha hecho un buen trabajo de todos y al final se ha conseguido acabar con el terrorismo, que ETA no actúe, aunque todavía quedan asesinatos y atentados por esclarecer para encontrar a los culpables y ponerlos a disposición judicial.

¿Qué objetivos prioritarios se ha fijado durante su mando?

-Básicamente mi prioridad es fortalecer la coordinación policial operativa. El modelo policial no hay por qué cambiarlo, pero para que todo el sistema funcione es necesario que los acuerdos que se adoptan se ejecuten. Aunque existe una coordinación diaria y un intercambio de datos en toda la actividad operativa, hay un acuerdo de 2009 de coordinación de las salas de control de Policía Foral, Policía Nacional y Guardia Civil, que en 2011 también se firmó por el Gobierno de Navarra y por el Gobierno de España, que se iba a materializar en un sistema común de geoposicionamiento de las patrullas de los tres Cuerpos, de modo que aquella patrulla que esté más cercana a una incidencia sea la que lo atienda. Es algo de una lógica aplastante y que técnicamente es posible, pero hace falta que nos pongamos de acuerdo en cómo hacerlo y cuándo. De esa manera el servicio a los ciudadanos navarros va a mejorar ostensiblemente. Ésa es mi prioridad número uno y creo que vamos a lograrlo en breve.

¿Qué otros objetivos operativos se ha marcado?

-En Navarra no hay grandes problemas de seguridad y la criminalidad es de bajo perfil, porque no hay grandes redes de delincuencia organizada, ni mafias asentadas. Es algo en lo que vamos a seguir trabajando con nuestra Unidad Orgánica de Policía Judicial, pero pienso que donde tenemos que dar un plus es en la calidad de la atención a determinados colectivos muy sensibles. Hablo de las mujeres;de los niños y los peligros de Internet;de las personas mayores;y de los comerciantes. También vamos a estar pendientes de la violencia en el fútbol.

Parte de la sociedad navarra no entiende que los hechos ocurridos en Alsasua hace un año y medio sean terrorismo. ¿Qué le diría?

-Como punto de partida, lo primero que diría es que la sociedad navarra tiene que tener claro quiénes son las víctimas y quiénes los agresores. Y que las víctimas lo fueron por su condición de guardias civiles, no porque eran unos ciudadanos que estuvieran tomando unas copas y tuvieran una pelea en un bar. A partir de ahí, los hechos se ponen en conocimiento de las autoridades judiciales y la calificación jurídica no la hace la Guardia Civil, sino el fiscal y la juez instructora. Y ahora hay una vista oral: si se les condena habrá que respetar la condena y si se les absuelve, también. Los que tenemos responsabilidades públicas tenemos que trasladar a los ciudadanos que nuestro sistema judicial es bueno y funciona, que unas veces nos gustarán las decisiones y otras veces no, pero que tenemos unos jueces y unos fiscales que son profesionales admirados en toda Europa.

¿Ha tenido contacto con el puesto de Alsasua para saber cuál es la situación actual en la localidad?

-Estuve el miércoles con el director general de la Guardia Civil y también estuve días atrás, y lo que he percibido es una normalidad absoluta. Los guardias no tienen ningún problema.

¿Es consciente de que parte de la sociedad de Alsasua y Navarra no quiere a la Guardia Civil?

-Lo que hay que hacer es trabajar. Puede que haya parte de los ciudadanos que no quieran a la Guardia Civil porque ha habido unos años difíciles en los que no se han podido prestar los servicios adecuadamente y se ha generado cierta desconfianza. Ante eso, tenemos que seguir trabajando para que esos ciudadanos perciban que trabajamos para toda la sociedad, también para ellos y para sus familias, que daríamos la vida por ellos. Eso no se hace con un discurso, sino día a día, con trabajo y esfuerzo. De esa forma nos ganaremos su confianza, incluso sin que ellos quieran.

¿A qué se refiere cuando dice que hubo años en los que no se prestaron los servicios adecuadamente?

-En aquellos años, en zonas como Sakana, cuando a una persona le quitaban una vaca o le robaban, los guardias iban a dar el servicio al ciudadano pensando en que en cualquier esquina o curva podían tener una emboscada, por lo que iban dos vehículos, con armas largas... Es decir, con unas medidas extraordinarias de autoprotección que creaban una barrera que impedía dar un servicio próximo al ciudadano. Es un distanciamiento que estamos dejando atrás.

El número de efectivos de la Guardia Civil en Navarra ha disminuido en los últimos años de 1.695 en 2008 a 1.496. ¿A qué es achacable?

-En Navarra no ha habido ninguna reducción de plazas. El catálogo sigue siendo el mismo y no hay ningún repliegue. Únicamente, como ha pasado en todas las comandancias, como ha habido una oferta pública de empleo menor, la tasa de cobertura de las unidades ha bajado. Ahora, como las ofertas han aumentado, estamos pudiendo cubrir las plazas de los guardias que se jubilan y recuperar la cobertura progresivamente.

¿El cese de la actividad de ETA no ha influido en esa reducción?

-No, porque hay una parte importante de la Guardia Civil en Navarra, País Vasco y Madrid que sigue trabajando por el esclarecimiento de todos los asesinatos cometidos por ETA y otra parte de los servicios se han orientado atender las nuevas amenazas emergentes, como el terrorismo yihadista y otros radicalismos, el tráfico de armas...

¿El joven detenido en San Martín de Unx es un caso excepcional o la Guardia Civil investiga a más supuestos yihadistas en Navarra?

-La amenaza del yihadismo es real y es global. Esto quiere decir que en cualquier sitio nos podemos encontrar con un proceso de autorradicalización como el que ha sufrido la persona detenida en San Martín de Unx, pero afortunadamente son casos puntuales, no son una generalidad, que tienen en común que son personas vulnerables, fáciles de captar y adoctrinar. En este punto es importante la colaboración ciudadana, ya que gracias a ella conseguimos detectar los casos de radicalización.

¿Entiende y comparte la reivindicación de los guardias civiles para equipararse salarialmente con los policías nacionales?

-El guardia civil tiene que tener un plus vocacional mayor. Nadie entra en la Guardia Civil para vivir mal, pero también es cierto que la mayoría de los guardias civiles no están aquí por el salario, sino por vocación. Dicho esto, nadie de nuestro entorno entiende por qué en la Guardia Civil se cobra un salario sensiblemente inferior a las policías de otras administraciones. Parece que el Gobierno de España pretende terminar con esa brecha salarial y a mí eso me parece lógico y de justicia.

las claves

“Hay que tener claro quiénes son las víctimas y quiénes los agresores en Alsasua;la sentencia que se dicte habrá que respetarla sea cual sea”

EL PERFIL

Lugar y fecha de nacimiento. Granada, 10 de octubre de 1966 (51 años).Familia. Casado y dos hijos.

Carrera profesional. Ingresó en la Guardia Civil en 1985. Estuvo 11 años en el Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, con base en Logroño y despliegue permanente en Navarra y la CAV. Su último destino ha sido la Comandancia de Granada.