Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
OCURRIÓ EN madrid en EL año 2016

Condenan al jefe de un hostal de Madrid por tocar a un menor navarro cuando este le pidió el wifi

Dos años de prisión y 1.500 euros al encargado por abusos al chico, que tenía 15 años y se alojaba con su madre

Domingo, 18 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Fachada de la Audiencia Provincial de Madrid.

Fachada de la Audiencia Provincial de Madrid. (D.N)

Galería Noticia

  • Fachada de la Audiencia Provincial de Madrid.

PAMPLONA.- El responsable de un hostal situado en el centro de Madrid ha sido condenado a dos años de prisión por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de abusos sexuales después de que apretara con fuerza en sus partes a un menor de 15 años y procedente de Navarra que estaba alojado con su madre en el establecimiento. Además tiene que indemnizar al menor con 1.500 euros. Los hechos ocurrieron el 10 de diciembre de 2016 sobre las 7.30 horas en un hostal situado en la calle Aduana, en el distrito de Sol de la capital. Allí se alojaba el menor pamplonés que, tras coincidir con el acusado en las zonas comunes, se encontraba buscando conexión a Internet. El procesado le señaló a la víctima el lugar donde se encontraba el router y, según dice la sentencia, “con la intención de satisfacer sus deseos libidinosos le agarró de los testículos con fuerza mientras le decía donde se encontraba su habitación”. Como consecuencia de estos hechos, el menor sufrió un cuadro de estrés agudo reactivo que remitió con el paso de los días.

La Audiencia madrileña analiza la declaración del acusado, que negó los hechos que le imputaban, si bien reconoce que coincidió con el menor en las zonas comunes y que este le manifestó que no le funcionaba el wifi. El acusado declaró que le dijo que lo reiniciaría y que se volvió a dormir y que, sobre las 9.00 horas, una mujer le empezó a decir que le iban a deportar y que le empezó a gritar mientras le pegaba. Se trataba de la madre del chico, que según el testimonio del procesado, le dijo también que le iba a hundir y que se iban a marchar sin abonar la factura. La declaración de la víctima, el menor de edad, fue completamente opuesta puesto que dijo que el acusado le había ayudado a encontrar el wifi que estaba en el comedor, pero que cuando trataba de localizarlo, se produjeron los tocamientos y el hombre le indicó donde estaba su habitación. A continuación se lo contó a su madre, que publicó en Internet los comentarios sobre lo ocurrido aunque posteriormente los retiró.

La Audiencia considera “sincera, valiente, coherente y convincente” la declaración de la víctima y sobre el hecho principal de la acusación, el momento de los tocamiento, dice el tribunal que “el menor parece tenerlo como un recuerdo enquistado en su memoria, ante lo inesperado del ataque a su indemnidad. No se llega a deducir que exista un móvil que le lleve a mentir”. Además, añade el tribunal, su veracidad la refuerza el hecho de que tras contarle a su madre lo ocurrido e indicarle la habitación que el acusado le había señalado que era la suya “de ninguna otra manera podría haber sabido dónde estaba si no era porque así se lo dijo el acusado para que allí fuera”. La defensa reprochaba a la madre que no hubiera llamado a la policía de inmediato y por ello cuestionaba su versión, pero el tribunal recuerda que “no puede exigirse una conducta concreto a todo el mundo en este tipo de casos. Ella exigió en la recepción que llamaron a los agentes y fue ella quien lo hizo más tarde ante la negativa desde el local”. - E. Conde

Herramientas de Contenido