Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la carta del día

¡Gracias papá!

Por Lucía Gorría - Lunes, 19 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Hoy grito al mundo que sigues siendo mi papá, mi papi y te quiero. Me has dado mucho más que alimento, abrigo y cariño. Haces que me sienta a salvo, importante y querida, por eso y mucho más quiero darte las gracias.

Gracias por darme la mano y meterla en tu bolsillo para que no pasara frío en las tardes de invierno cuando era pequeña, por no dormir por las noches cuando estaba enferma, por hacer el avión con la comida cuando me negaba a comer, por llevarme a caballito hasta que se me dormían las piernas, por ahuyentar mis pesadillas durante las noches y hacer un hueco en vuestra cama cuando estaba aterrada, por dejarme la luz encendida del pasillo para que no tuviera miedo, por ser mi almohada en el sofá, por convertir una servilleta en un conejo, por los cuentos inventados antes de dormir, por arroparme cada noche, por tus paellas, migas y patatas a la brava, por ir conmigo al monte a sabiendas que no te gustaba, por tu respuesta “¿qué ha dicho tu madre?” cuando quería conseguir algo, por inculcarme que un hombre y una mujer son iguales, por ser mi colchoneta de agua en la piscina, por tirarte conmigo por la ladera del parque rodando, por llevarnos un día a Francia cada verano a pesar de las horas que tenías que conducir, por jugar a tirarte con un plástico en la nieve, por intentar construir un trineo, por hacerme una casa de muñecas con poliespan, por enseñarme a tirarme de cabeza en la piscina, por enseñarme a sumar y por hacer dictados en el sofá, por llevarme cada mañana al colegio y jugar al ahorcado, por enseñarme a utilizar la palanca de cambios y a conducir, por subirte conmigo en las atracciones de las ferias, por enseñarme a andar en bici, por levantarte por las noches a echar leña al fuego para que no pasáramos frío, por los regalos que traías de tus viajes, por inculcarme tu afición por la lectura y el cine de ciencia ficción, por llevarme y traerme durante muchos años a las fiestas, por coger el teléfono a las tantas de la mañana y levantarte para ir a buscarme con una sonrisa, por hacer la vista gorda, por construir una casa y un hogar con tus propias manos, por no machacarme por ser mala estudiante, por endulzarme aquellas cosas que podían hacerme sufrir pero sin ocultarme la verdad, por escuchar mi chistes y reírte, por enseñarme a jugar al mus y al ajedrez y dejarme ganar de vez en cuando, por jugar con nosotras al Spectrum, por las partidas de juegos de mesa, por intentar hacerme de vez en cuando una coleta, por responder a mis continuos por qué, por enseñarme a bailar sobre tus pies, por los fritos y vermut de fines de semana, por abrir las ostras cada Navidad, por ser un rey mago estupendo, por explicarme una y otra vez lo absurdo del arca de Noe, por tus batallitas de juventud, por respetar mis decisiones y no juzgarme, por acoger a quien es hoy mi marido desde el primer día, por ayudarme con los trabajos del colegio, por revelarme el lado positivo, por abrazarme cuando lloraba y cuando lloro, por seguir siendo tu princesa, por no haber hecho un drama de mi adolescencia, por mantener la calma en momentos difíciles, por ser la linterna en mis momentos más oscuros, por las vacaciones en Punta Cana, por darme alas para volar y un paracaídas para aterrizar, por participar conmigo en los concursos de pintura, por animarme a volver a empezar, por tus críticas constructivas, por luchar en mi lugar cuando yo no era capaz, por todos tus besos y caricias, por escuchar atentamente mis cuentos y relatos, por animarme a seguir pintando, por llevarme hasta el altar con orgullo, por anteponer a tu familia ante cualquier cosa, por tus consejos y opiniones que compartes pero no impones, por intentar instruirme en historia egipcia, por echarte la siesta en mi sofá los fines de semana sabiendo que estarías más agusto en tu casa, por enseñarme de nuevo otra profesión, por no dejarme sola aunque te lo pida a gritos, por ser una estrella que alumbra mi camino, por hacer que sea mejor persona, por ser mi papá.

Gracias.

Feliz Día del padre.

Herramientas de Contenido