Turquía amplía su ofensiva contra los kurdos en Siria

Tras la conquista de Afrín, las tropas de Erdogan buscan tomar el resto de ciudades del norte de Siria y llegar a Irak

Martes, 20 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Soldados del Ejército Libre de Siria celebran la toma de Afrín .

Soldados del Ejército Libre de Siria celebran la toma de Afrín . (Foto: Efe)

Galería Noticia

Soldados del Ejército Libre de Siria celebran la toma de Afrín .

estambul - El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, anunció ayer que su operación contra las fuerzas kurdas no terminará con la toma de la ciudad siria de Afrín, sino que continuará por todo el norte de Siria e incluso en Irak.

“Hemos terminado la parte más importante de la operación Rama de Olivo, y ahora continuaremos hasta Manbech, Kobani, Tel Abiad y Ras al Ain”, enumeró Erdogan, refiriéndose a varias localidades sirias a lo largo de la frontera turca en manos de la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG). Además, advirtió, las tropas turcas podrían lanzar “cualquier noche” una ofensiva en las montañas de Sinyar, situadas en el noroeste de Irak, bajo control del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía.

“Hemos cambiado nuestro concepto de lucha antiterrorista: ahora vamos a los lugares donde ellos tienen sus raíces”, aseguró el presidente durante un discurso ante representantes de la Judicatura en Ankara.

Respecto a la toma de Afrín, completada ayer por tropas turcas con ayuda de combatientes sirios que utilizan el nombre del Ejército Libre de Siria (ELS), Erdogan señaló que todavía falta limpiar la zona de explosivos. “Lo convertiremos en una zona totalmente segura, y después sus habitantes originales regresarán allí. Nuestra finalidad no es la ocupación, sino limpiar la región de terroristas para acabar con la ‘franja del terror’ y prevenir ataques contra nuestro país”, dijo.

El Gobierno turco describe como “franja del terror” la banda norte de Siria en manos de las milicias YPG que Ankara considera terroristas por sus vínculos con el PKK. Erdogan aseguró que la operación contra el YPG en Afrín, lanzada el 20 de enero pasado, fue necesaria por “los continuos ataques con fuego de morteros contra (las provincias fronterizas turcas de) Hatay, Kilis y Sanliurfa”.

En realidad, hasta el inicio de la operación Rama de Olivo sólo se habían registrado tiroteos esporádicos en las fronteras bajo control del YPG, y los ataques con morteros contra Kilis provenían de zonas bajo dominio del grupo yihadista Estado Islámico, contra el que combaten las YPG.

También el viceprimer ministro, Bekir Bozdag, aseguró ayer que Turquía no pretende establecer una presencia duradera en Afrín. “Nuestro objetivo es limpiar la región de terroristas y reconstruir la paz, la estabilidad y la seguridad. Salvada la región de los terroristas, se entregará a sus dueños verdaderos”, prometió.

Erdogan subrayó en su discurso el precedente de la operación Escudo del Éufrates, lanzada en verano de 2016 contra territorio bajo control del Estado Islámico en el norte de Siria.

Aseveró que en un territorio de unos 2.000 kilómetros cuadrados, hasta ayer bajo control de las tropas turcas, ya se habían reconstruido infraestructuras esenciales y que 140.000 desplazados sirios habían regresado a la zona. - Efe