Editorial DE DIARIO DE NOTICIAS

Modelo policial: de las cifras a la clarificación

Los delitos más graves bajan en Navarra, acreditando la profesionalidad de casi 4.000 agentes. Pero de la eficacia por acumulación de efectivos se debe evolucionar a la eficiencia a través del fortalecimiento de la Policía Foral

Martes, 20 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

los delitos denominados estratégicos, los de mayor lesividad para las personas y su patrimonio, menguaron el año pasado en Navarra un 10,3%, hasta acabar el ejercicio en 5.814. Ese satisfactorio guarismo, que recoge la actividad de todos los Cuerpos actuantes en la Comunidad Foral, acredita la tendencia decreciente de la criminalidad, con la salvedad de los delitos de índole sexual, que aunque se reducen en la más grave tipología de la agresión aumentan en la de abusos. Focalizado el reto, y glosado el grado de compromiso y de profesionalidad de los agentes desplegados más allá del color de su uniforme, la estadística no puede enmascarar la imprescindible racionalización pendiente del modelo policial vigente en Navarra. Porque no se trata sólo de una cuestión de eficacia basada en la simple acumulación de efectivos, hasta cerca de 4.000 para una tasa de siete policías por cada mil habitantes -el doble que en la Eurozona-, sino de que el dispositivo resulte eficiente desde la perspectiva operativa, incluyendo el factor corrector de una inversión ajustada al beneficio que se persigue. El Parlamento de Navarra ya se posicionó a favor de superar este formato de mera yuxtaposición, de superposición en los ámbitos tanto territorial como delictivos, desde la apuesta compartida por las cuatro siglas que sustentan al Ejecutivo y por el PSN para avanzar en la vocación integral del Cuerpo autonómico. Posteriormente, en septiembre pasado, el Gobierno de Barkos dio luz verde al Plan Director de la Policía Foral 2017-2021 en el que se decanta ya sin ambages por el modelo de exclusividad, es decir, por la asunción de todas las competencias transferibles en materia de tráfico y seguridad vial -restituyendo la enajenación unilateral del franquismo- y también en medio ambiente y seguridad ciudadana. Con el ejercicio exclusivo de la última tarea, el que determina la superación del nivel de complementariedad, se requeriría de hasta 2.000 agentes de Policía Foral -el doble que ahora, incluyendo incorporaciones de otros Cuerpos-, con un coste añadido de 62,3 millones. Un objetivo ambicioso, con el que se ganaría sin duda en efectividad por la clarificación competencial que comporta en detrimento de una coordinación que retarda la toma de decisiones, fortaleciendo el autogobierno foral en línea con la CAV y Catalunya -merced a la Ertzaintza y a Los Mossos d’Esquadra, respectivamente- y con el Convenio Económico como cauce para regular con el Estado los flujos financieros en materia policial.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »

Últimas Noticias Multimedia