vecinos

De Navarra a Dubai a ritmo de ‘time lapse’

Iñaki Tejerina, 5º en el Premio Internacional de Fotografía HIPA con ‘Ligths of the Pyrenees’, un minuto de recorrido por Roncal y Salazar

Laura Garde / Patxi Cascante - Martes, 20 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Iñaki Tejerina Guruziaga posa con una de las fotografías de ‘Navarre, the light of land’, su primer ‘time lapse’.

Iñaki Tejerina Guruziaga posa con una de las fotografías de ‘Navarre, the light of land’, su primer ‘time lapse’.

Galería Noticia

Iñaki Tejerina Guruziaga posa con una de las fotografías de ‘Navarre, the light of land’, su primer ‘time lapse’.

pamplona- Cuando conoció los time lapse que se hicieron famosos en Estados Unidos, no dudó en que debía hacer uno que representase Navarra, desde la Ribera hasta los Pirineos. Navarre, the light of land fue su pistoletazo de salida en esta técnica fotográfica que muestra en segundos situaciones que se producen en un periodo de tiempo mucho más largo. Iñaki Tejerina Guruziaga, ingeniero que ha introducido su pasión por la fotografía en parte de su vida profesional, ha conquistado ahora con Lights of the Pyrenees el quinto puesto del Premio Internacional de Fotografía HIPA, celebrado en Dubai.

Iñaki recuerda cámaras en su casa desde que tiene uso de razón;su padre siempre fue un gran aficionado a la fotografía. Con ella en los genes, terminó “enganchándose” con la llegada de la tecnología digital: “Mi familia siempre ha sido muy de montaña. Con la llegada de las cámaras digitales empezó a ser todo más fácil y aprovechaba las excursiones para sacar fotos. Ahora es al revés;priorizo la fotografía, y con la excusa, voy mucho al monte”. Como ingeniero autónomo, es diseñador de máquinas;y como fotógrafo autónomo, hace campañas para turismo, colabora con revistas y a, de vez en cuando, trabaja para particulares.

En un minuto y cinco tomas, Lights of the Pyreneesexhibe los paisajes de Roncal y de Salazar en la muga con Iparralde (zona de Ori) y en Irati (hacia Aezkoa): “Lo difícil de este time lapse fue el tiempo. De normal, el vídeo final tiene una duración de alrededor de cinco minutos. Enseñar lo que quería en uno tenía lo suyo...”, asegura. Presentó su trabajo a finales de octubre y hace mes y medio le comunicaron que era uno de los ganadores de la categoría. Sin conocer la posición en la que había quedado, puso rumbo a Dubai: “Hasta el día de la gala no sabíamos qué premio teníamos. En total, habíamos participado unas 300.000 personas. La categoría de time lapse no es la que más concursantes tiene, pero estoy muy contento. Además, el premio, en metálico, es de alrededor de 5.000 euros”, expresa Tejerina.

Iñaki tarda entre año y año y medio en terminar sus creaciones: “Tienes que tener todo muy bien planificado. Por ejemplo, igual quieres un amanecer de invierno en un lugar concreto, pero llegas y está nublado;y tienes que volver hasta conseguir la toma que deseas. Yo hasta que no estoy convencido con lo que quiero entregar, no paro”, apostilla.

Para él, el paisaje de Navarra ofrece muchas opciones, y en su mente ya hay proyectos futuros: “Creo que volveré a capturar la belleza del Pirineo, aunque quizá esta vez no solo del navarro. Pero necesito tiempo. Las Bardenas Reales, las choperas y los cultivos riberos, los sotos del Arga y el Aragón y la zona de Peñalen, también darían mucho de sí”.

Sacar buenas fotografías no tiene truco. Sin embargo, la formación es indispensable. Autodidacta, Iñaki avala, de la misma manera, que el ojo se educa con el paso del tiempo: “Ahora veo fotos de hace diez o doce años y me llevo las manos a la cabeza. He hecho cursos también de time lapse, sobre todo para la parte de edición”, esclarece.

liberaciónSin duda, nunca olvidará la instantánea que hizo el 26 de diciembre de 2010 en Quinto Real: “Es mi favorita. Era un día muy frío, pero estaba despejado. Con los árboles cargados de nieve y hielo, al mediodía pillé a un esquiador subiendo el Adi. El conjunto de la ventisca, las luces, las sombras y el esquiador hizo que fuese perfecta. Al final, hay que estar en el momento y el lugar adecuado”. La fotografía, con la que disfruta de todo el proceso -desde la captura hasta la edición-, es su liberación: “Cuando veo que puedo conseguir algo que me gusta me siento bien. Es mi forma de relajarme”, concluye.

Más sobre Pamplona

ir a Pamplona »

Últimas Noticias Multimedia