El Banco de España sube al 2,7% su estimación de PIB para este año y descarta cumplir el 2,2% de déficit

La entidad prevé que el crecimiento de la economía se frenará al 2,3% en 2019 y al 2,1% en 2020

Miércoles, 21 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ayer en un acto en la Bolsa de Madrid.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ayer en un acto en la Bolsa de Madrid. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ayer en un acto en la Bolsa de Madrid.

madrid- El Banco de España ha elevado al 2,7% el crecimiento previsto para 2018 ante las mejores perspectivas y el menor impacto de la incertidumbre en Catalunya, si bien el pronóstico se enmarca en un horizonte de desaceleración en el que el avance de la economía se frenará al 2,3% en 2019 y al 2,1% en 2020.

Asimismo, el Banco de España, presidido por Luis María Linde, descarta cumplir el 2,2% de déficit público pactado con Bruselas y estima que este año alcance el 2,5% del PIB (tres décimas por encima de lo pactado), en un entorno sin Presupuestos y tras contabilizar el incremento salarial de los empleados públicos, según explicó ayer su director general de Economía y Estadística, Pablo Hernández de Cos.

En su último boletín, la entidad señala que la economía sigue mostrando un elevado dinamismo, lo que le lleva a pronosticar que el crecimiento en el primer trimestre será del 0,7%, igual tasa que en los dos trimestres precedentes, gracias al tirón de la demanda interna y a pesar de la menor contribución del sector exterior.

El empleo seguiría creciendo al mismo ritmo que la economía. No obstante, las proyecciones a medio plazo del Banco de España apuntan a que la intensidad del crecimiento económico se verá gradualmente mitigada en los próximos tres años, de manera que al cierre de 2020 la economía crecería un punto menos respecto al avance registrado en 2017 (3,1%).

Los factores positivosLos factores positivos sobre los que se apoyará el crecimiento son la firmeza de la actividad y el comercio, el mantenimiento de unas condiciones financieras propicias y una política fiscal algo más expansiva.

Además, la entidad dice que la mejora patrimonial de familias y empresas, unida a la de la competitividad exterior, aumenta la resistencia de la economía ante eventuales perturbaciones.

Sin embargo, a lo largo del periodo de proyección se espera una pérdida de empuje de los mercados exteriores y una moderación del consumo, tras el agotamiento gradual de la materialización de decisiones de consumo en bienes duraderos que habían sido pospuestas durante la crisis y porque los hogares tenderán a recuperar su tasa de ahorro.

En este contexto macroeconómico, el Banco de España alertó ayer del riesgo de incumplir los objetivos de déficit público este año tanto en un contexto sin Presupuestos como si las cuentas adoptan un “tono algo más expansivo” del actual, como apunta el acuerdo salarial de los empleados públicos.

Por su parte, el Banco de España prevé que el déficit público alcance este año el 2,5% del PIB, tres décimas por encima de lo pactado con Bruselas, según Hernández de Cos.

Durante la actualización de las proyecciones macroeconómicas del Banco de España, Hernández de Cos señaló que ve “altamente probable” cumplir el objetivo de déficit público de 2017, del 3,1 % del PIB, aunque, a falta de conocer el contenido del proyecto presupuestario, existen “riesgos de desviación” para el resto de ejercicios.

“Con la información que tenemos hoy en día, en relación con el acuerdo salarial y sin conocer el borrador de presupuestos, pensamos que el objetivo de déficit público está en riesgo”, subrayó ayer el director general Hernández de Cos.

La desviación podría ser “incluso peor” si finalmente las cuentas incluyen otras medidas expansivas (el Gobierno ya ha anunciado subidas de pensiones y bajadas del IRPF e IVA) que no sean compensadas con una reducción de gastos o incremento de los impuestos.

Además, apuntó que este “tono más expansivo de la política fiscal” llega en un momento de crecimiento económico, es decir, que el Gobierno estaría poniendo en marcha “una política fiscal presupuestaria procíclica y, por tanto, inadecuada”, especialmente dado que persiste el déficit público.

Las proyecciones macroeconómicas del Banco de España prevén que el déficit público alcance el 2,1% del PIB en 2019 y el 1,7% del PIB en 2020, cuando el Gobierno espera cerrar en el 0,5% del PIB. - Efe

catalunya

un ritmo económico más lento

Con respecto a la media nacional. El Banco de España prevé que el crecimiento económico de Catalunya en el primer trimestre del año sea “algo menor” respecto al del conjunto de la economía española. Las proyecciones macroeconómicas de la economía española señalan que esta moderación del crecimiento económico se mantendría respecto al último trimestre de 2017 y contrastaría con un mayor dinamismo experimentado en trimestres precedentes. No obstante, percibe “cierta estabilización de los efectos adversos aparecidos en el último tramo del año anterior, vinculados al aumento de la incertidumbre como consecuencia de la situación en Catalunya”.