Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Cifuentes comparece con bronca por la corrupción

Atribuye a Génova la labor de investigar a Granados y González
La presidenta se presenta como víctima del machismo

Miércoles, 21 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Cifuentes posa ante las cámaras.

Cifuentes posa ante las cámaras. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Cifuentes posa ante las cámaras.
“¿Estamos con las víctimas o con los verdugos? He sido objeto de un ataque machista” “Es normal que la mitad de la dirección de su campaña esté imputada y no se entere” “¿No le extraña que la UCO concluyera que podía haber delitos de prevaricación y cohecho?” “Esta comisión quiere acabar con el PP. Cifuentes es un referente en la política española”

pamplona- La comparecencia de la presidenta del PP de Madrid y del Gobierno regional, Cristina Cifuentes, ante la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación ilegal del partido de Mariano Rajoy concluyó ayer con una bronca entre la portavoz popular, Beatriz Escudero, los grupos de la oposición y el propio presidente de este órgano, el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo. Cifuentes, el primer cargo del PP en activo que comparece, redujo su intervención a negar que tuviera conocimiento de la corrupción, a endosar la responsabilidad a Génova y a repetir la acusación de machismo al ser preguntada por las cuentas del PP durante la cita. Una comparecencia en la que se produjo el primer cara a cara con el que será su contrincante por parte de Podemos en las elecciones autonómicas de 2019, Íñigo Errejón.

Tras los interrogatorios de los portavoces de la oposición, Escudero, que es vicepresidenta de la comisión, tomó la palabra para acusar a los partidos que citaron a Cifuentes de hacerlo con el único propósito de “menoscabar su intachable reputación”. Escudero dijo que el fin de esta investigación es “acabar con el PP”, lo que volvió a obligar a Quevedo a defender la legitimidad del órgano que preside. “Le ruego que no descalifique a la comisión ni a sus integrantes. No se lo puedo permitir”, dijo, antes de añadir que él forma parte de la comisión y no tiene “ningún interés en acabar con el PP”.

Cristina cifuentes

Presidenta de la Comunidad de Madrid

Ínigo errejón

Diputado de Podemos

Artemi Rallo

Diputado del PSOE

Beatriz Escudero

Diputada del PP

La diputada popular prosiguió acusando a los portavoces de la oposición de utilizar su inmunidad parlamentaria para difamar a Cifuentes, ante lo que Quevedo le pidió, de nuevo, “un poquito de contención”. Pero lejos de hacerle caso, Escudero insistió en sus críticas y se dedicó a glosar la figura de Cifuentes, a la que se refirió como “un referente en la política española”, lo que provocó las quejas de la oposición y llevó a Quevedo a tomar de nuevo la palabra.

“Yo puedo ser tolerante, pero no abuse”, le avisó, recordándole que tenía que atenerse al objeto de la investigación. Ajena a estas advertencias, Escudero responsabilizó a concejales de Ahora Madrid en el Ayuntamiento de la capital de haber provocado un “estallido social” en Lavapiés la pasada semana. “Le voy a tener que quitar la palabra”, terció el presidente, quien echó mano de su templanza canaria para no tener que hacerlo, pero le recordó con insistencia que el objeto de la comisión son las cuentas del PP.

Arropada por los pesos pesados, Rafael Hernando y Fernando Martínez Maillo y jaleada por los diputados del PP, que a su vez abuchearon a la oposición, Cifuentes negó conocer las finanzas del PP de Madrid o tener alguna responsabilidad sobre ellas hasta hace un año, cuando fue elegida presidenta, y sostuvo que correspondía al PP nacional analizar las sospechas sobre dirigentes como Francisco Granados o Ignacio González. Además, recordó que hasta 2012 tenía responsabilidades territoriales en su partido, pero en ningún caso de dirección, gestión o finanzas por lo que al ser preguntada sobre por qué no tomó medidas, como responsable del Comité de Derechos y Garantías del PP madrileño, sobre Granados o González tras conocerse las presuntas irregularidades que les salpicaron, insistió que eran senador y miembro del Comité Ejecutivo Nacional.

La presidenta criticó que su petición de comparecencia se basara en las palabras de Granados, “un presunto delincuente”, a quien el juez “le quitó la razón” y que hizo unas declaraciones “calumniosas, difamatorias, injuriosas y machistas”. - D.N.