Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Marjaliza admite que pagó campañas del PP pero también de PSOE e IU

El cerebro de la Púnica ratifica en el Congreso que los empresarios debían pagar para trabajar con los populares

Jueves, 22 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

pamplona- David Marjaliza, considerado el cerebro de la trama Púnica, reconoció ayer en el Congreso que pagó gastos de campañas electorales no solo del PP, sino también del PSOE y de Izquierda Unida, a cambio de adjudicaciones públicas, puesto que era el sistema generalizado durante años por partidos y empresarios. En su comparecencia ante la Comisión de Investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP abierta en la Cámara Baja, Marjaliza admitió estos pagos.

Marjaliza ironizó con que no conoce empresa que no fuera donante de las campañas electorales de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, con quien nunca ha tenido una conversación de más de dos minutos. “¿Y cuál no fue donante?”, aseguró irónico, tras detallar más tarde que el sistema del cobro de comisiones y de financiar campañas por adjudicaciones inmobiliarias de suelo público implicaba no solo al PP sino a todos los partidos de aquellos ayuntamientos en los que trabajaba, “cada uno en su proporción”. Preguntado cómo financiaba esas campañas, Marjaliza ha relatado que lo hacía a través de facturas reales, por ejemplo del alquiler de un coche, y admitió jamones y al menos tres televisores de 5.000 euros como regalos a altos cargos políticos -citó al ex secretario general de los socialistas madrileños Tomás Gómez- por contratos.

Tanto es así que explicó que cualquier empresario que quisiera obra pública en aquella época debía pagar, porque era así como funcionaba la adjudicación de vivienda protegida hasta el punto de afirmar que, si no se pagaba, la empresa no salía adelante. Según él, el fraude estaba tan generalizado que no creía correr riesgos, aunque matizó que sus empresas no se podían comparar con las grandes: “Me dieron un trocito de la tarta muy pequeño, pero la tarta era más grande”. - D.N.