Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Trabajadores capaces y auténticos

Treinta y tres jóvenes con síndrome de Down trabajaron ayer en establecimientos del Casco Viejo de Pamplona para reclamar que se les dé más oportunidades laborales.

Un reportaje de M. Pérez / Fotografía Patxi Cascante - Jueves, 22 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Sara Larumbe ordena las cajas de zapatos en Calzados Ayestaran.VER GALERÍA

Sara Larumbe ordena las cajas de zapatos en Calzados Ayestaran. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Sara Larumbe ordena las cajas de zapatos en Calzados Ayestaran.

GaleríaEn busca de una oportunidad

  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Fermín González saca una foto de carnet en Foto Ikatz. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Ana Gálvez y Aitor de Miguel trabajaron en La Mandarra. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Día Mundial del síndrome de Down. En busca de una oportunidad. Fotos: PATXI CASCANTE
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Está difícil, pero me gustaría trabajar en un bar porque tengo experiencia”

sara Larumbe, de 25 años, lo tiene claro: “Las personas con síndrome de Down somos capaces de trabajar con apoyo y, a veces, sin apoyo”. Esta pamplonesa, a quien le gusta tocar el piano y que acaba de finalizar sus prácticas de auxiliar administrativo en el Instituto Donapea, se sumó ayer, junto a 32 jóvenes más de la Asociación Navarra de Síndrome de Down, a las plantillas de bares, comercios y establecimientos del Casco Viejo de Pamplona como una empleada más. “El objetivo es visibilizar la inclusión laboral de estos jóvenes en la empresa ordinaria, que son capaces de trabajar como cualquier otra persona”, expuso Araceli Etxaide, coordinadora del programa de promoción de la autonomía personal Itaca Sepap de esta asociación con 155 socios.

En la Comunidad Foral, según datos del departamento de Derechos Sociales, hay 538 personas con síndrome de Down. Con motivo del Día Mundial de esta discapacidad intelectual, que se celebró ayer, Etxaide pidió a la ciudadanía que “crea en las capacidades, que tengan la mente abierta para conocer la diferencia y para saber valorarla en cada persona”, además de reclamar “más oportunidades laborales para que puedan demostrar que son capaces”. De hecho, desde que en el año 2001 la asociación comenzó a trabajar la inserción laboral en la empresa ordinaria han logrado “entre 60 y 70 contrataciones”.

Larumbe, que se mostró encantada con su trabajo en Calzados Ayestaran, donde a media mañana había vendido unos zapatos, había dado entrada a un modelo, separado un ejemplar para el escaparate y ordenado cajas en el almacén, manifestó que le gustaría “formarse un poco más” y ya ha empezado a estudiar el temario de una oposición prevista para el mes de octubre. Mientras preguntaba a unas clientes si necesitaban ayuda, la dependienta Consuelo Osés señaló que “la experiencia que tenemos de otros años es buena. Son personas que se pueden integrar tranquilamente”. Con una hermana también con discapacidad, Osés indicó que “si las vas guiando, son todas muy dispuestas”.

Unos metros más adelante, en Foto Ikatz, Fermín González hacía sus pinitos con la fotografía. Sus compañeros esa mañana, Beñat Villanueva y Raquel Talavera, le explicaron sus tareas. “Si viene un cliente intentamos que le atienda él, hemos hecho impresión, fotos de carnet... Se le da muy bien y pregunta mucho”, señalaron los técnicos, que consideraron que “no debe haber un día, sino todos y que poco a poco los vayamos integrando y trabajen como todos, que tienen el mismo derecho”. González, que ha estudiado jardinería y hostelería, reconoció la dificultad para encontrar empleo, si bien le gustaría trabajar “por la mañana” y, a poder ser, “en un bar, porque tengo experiencia”.

En La Mandarra, fueron dos los jóvenes con síndrome de Down que pasaron por el local gracias a esta jornada en la que colabora la Asociación de Comercios, Hostelería y Servicios del Casco Antiguo. Mientras Ana Gálvez estuvo detrás de la barra sirviendo cafés y pinchos, Aitor de Miguel escribió el menú en la oficina junto a la responsable del bar, Kari Goikoetxea. Ésta recalcó que “todos nos volcamos en este día, pero hay 364 más”. Confesó que “todo el mundo se podría plantear su contratación”, pero se preguntó “si la sociedad está dispuesta a que una persona con un ritmo diferente les atienda”. Por ello, Etxaide hizo un llamamiento a adaptarse al ritmo de “estas personas, que pueden tener una discapacidad pero tienen muchas capacidades, y pueden responder a tu necesidad de la misma manera”. Y es que, como dice Down España en la campaña personas auténticas, “lo diferente es bonito”.

Últimas Noticias Multimedia