Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Angelita Alfaro Cocinera y escritora

“Navarra está llena de tesoros gastronómicos y a mí me encanta disfrutarlos al máximo”

Autora de 22 libros sobre cocina “de todo tipo”, acaba de publicar ‘Pintxos, tapas y cazuelitas’, un homenaje a la sencillez del sabor de los productos navarros

Bea Ciordia | Javier Bergasa - Viernes, 23 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Angelita Alfaro, ayer en El Corte Inglés durante la presentación de su nuevo libro.

Angelita Alfaro, ayer en El Corte Inglés durante la presentación de su nuevo libro. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

  • Angelita Alfaro, ayer en El Corte Inglés durante la presentación de su nuevo libro.

PAMPLONA.- Salud, sabor y unión. Con estas palabras define Angelita Alfaro, nacida en Cervera del Río Alhama (La Rioja) hace 77 años, los tres secretos de la gastronomía navarra, su gran pasión desde que era una niña. “Mi abuela paterna vivía en Tudela, y fue ahí donde empecé a enamorarme de la verdura y de los productos locales, aunque también aprendí muchas cosas sobre cómo mimar los alimentos en Alfaro”, explica la mujer, cuya fascinación por la comida autóctona ha vuelto a quedar plasmada en su nuevo libro, Pintxos, tapas y cazuelitas, un manual de 700 recetas que salió a la venta el pasado martes.

A lo largo de su vida ha publicado 22 libros sobre todos los campos de la cocina, desde las recetas infantiles hasta el mundo de la repostería;sin embargo, su maña con los pintxos todavía no había sido plasmada sobre el papel. ¿Tenía clavada esta espinita?

-Yo nunca escribo por escribir, sino que mi objetivo es hacer feliz a la gente con mis libros. ¿Acaso existe una mayor alegría que la que siente una persona cuando se lleva un pintxo a la boca? Yo creo que no, y por eso he decidido escribir un libro para que la gente pueda cocinar estos placeres tan simples. En este sentido, mi gran amigo Josema Azpeitia (reconocido periodista y crítico gastronómico) siempre dice que consigo hacer fácil lo difícil.

Pese a ser riojana de nacimiento, usted siempre ha sentido una predilección especial por los platos navarros. ¿Qué es lo que tiene el sabor de la Comunidad foral que le hace tan especial?

-¡Todo! ¿Qué no puede hacerse sin unas alcachofas, un puñado de espárragos y unos buenos pimientos del piquillo? Navarra está llena de tesoros gastronómicos y a mí me encanta disfrutarlos al máximo. De hecho, mi plan ideal sería, por ejemplo, cocinar unas migas de pastor junto al fuego y rodearme de amigos para compartir el banquete. Eso sería, para mí, el culmen de la amistad.

Habla de las relaciones personales y de la comida como si fueran dos elementos inseparables. ¿Cree que esta unión es, precisamente, la clave del éxito de los juevintxos en Pamplona?

-Yo creo que sí. Me encanta la idea de fomentar las salidas por los bares con los amigos y la familia, ya que así nos obligamos a nosotros mismos a salir de casa y disfrutar de los demás. Los pintxos han existido toda la vida, pero ahora son más elaborados y llaman mucho la atención. En definitiva, nadie se les puede resistir, aunque he de confesar que yo sólo he vivido la experiencia del juevintxo una vez en el bar Gaucho...

Hoy en día existe un boom de programas de televisión centrados en los fogones (Masterchef, Top Chef, etc), y la popularidad de instituciones como el Basque Culinary Center también está en auge. ¿Cree que este fenómeno gastronómico también afecta a los jóvenes?

-¡Desde luego! Hace unos años era impensable que los hombres cogieran una sartén y lograran cocinar algo digno;por el contrario, mi hijo guisa a día de hoy mejor que yo, y no es el único. Los jóvenes cada vez están mejor formados y son capaces de preparar platos que yo jamás podré imitar, aunque he de reconocer que la cocina moderna no me interesa. Yo soy una mujer de tradiciones: mi zona de confort no es el mundo, sino los fogones de mi casa, y es ahí donde paso gran parte de mi tiempo. Jamás he estudiado la cocina de forma profesional, sino que mi única maestra ha sido mi madre, a la que le debo casi todo lo que sé, y mi propia experiencia. Además, no termino de entender los platos modernos que son impronunciables y que terminan desinflándose sobre la mesa. ¡Yo me quedo con la comida de toda la vida que se te pega al riñón!

Toda una vida entre pucheros da para mucho... Seguro que guarda en su memoria miles de anécdotas que le cuenta de vez en cuando a sus nietos.

-No se imagina la cantidad de historias que podría compartir... He presentado mis libros hasta en el mismísimo museo Thyssen-Bornemisza, pero uno de los momentos que guardo con más cariño es una visita que le hice a Juan Mari Arzak en su casa, donde me recibió gritando: “¡Aquí llega la mujer que mejor pela la verdura de todo el mundo!”. También tengo muy buenos recuerdos del momento en el que propuse a mi gran amigo Joxe Mari Aizega, director del Basque Culinary Center, para que entrara a formar parte de la Cofradía del Espárrago de Navarra. ¡Fue muy emotivo!

Herramientas de Contenido