Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Música

Ondarra permanece

Por Teobaldos - Viernes, 23 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

ya hace más de un lustro que murió Lorenzo Ondarra, pero, como se suele decir con los creadores, sus obras permanecen. En el caso de Ondarra, sin ninguna duda, mientras La Coral San Fermín dure, y, por supuesto, siempre que un txistulari quiera indagar en las elegantes y sutiles armonizaciones que de un sin fin de melodías, hizo el maestro capuchino. Las aulas de txistu de los conservatorios profesional y superior de Navarra, con la colaboración de la Coral San Fermín han dedicado el concierto que nos ocupa a Ondarra, con un programa monográfico de su música. Ondarra fue un compositor fundamentalmente de música coral, y esta faceta, sobre todo por la extensa difusión que ha hecho Fermín Iriarte -incluso, con la grabación de dos discos- nos es más conocida. Mucho menos, sus composiciones instrumentales;de ahí que sean todo un descubrimiento las exquisitas -y también, a veces, un poco extrañas- armonizaciones y conjunciones instrumentales que se nos ha ofrecido desde las aulas de txistu.

La primera parte corrió a cargo de la Coral: una serie de canciones, algunas dedicadas a su titular, (F. Iriarte) y a la propia coral, que las dieciséis mujeres que la componen dominan muy bien, tanto técnicamente, como sensitivamente, dotándolas de esa atmósfera un poco brumosa, algunas;de melancolía, otras;y de mucha ironía las más jocosas. Tienen cogido el estilo, y, como siempre, lo bueno de este coro sigue siendo el extraordinario equilibrio que hay entre las voces agudas y las graves;con el suficiente peso de éstas últimas para que el resultado sea una sonoridad poderosa, con cuerpo, empaste y claridad;algo no siempre conseguido en coros femeninos. Sin podernos detener en todo, recalco el precioso fraseo de la canción de Zugarramurdi.

Los conjuntos de viento-madera de la familia de los txistus, y la percusión, no fueron a lo más fácil;al contrario, el incluir Txoriez, para un conjunto de cámara raro de escuchar, como es el cuarteto de cuerda (violín 1 y 2, viola y chelo) y el cuarteto de txistus, (txilibita, txistu y silbotes) es valiente y muy complejo;y, a la vez, fascinante: se establece un diálogo entre ambas sonoridades, al principio un poco distanciadas, pero que se van compenetrando, todo en un ambiente de tímbricas nuevas. Aquí Ondarra muestra su modernidad y el deseo de ampliar el campo de los instrumentos autóctonos. Concertó muy bien el director del Aula. Completaron el programa, Aingeruentzako soinuak, bien defendida por los jovencísimos alumnos del Profesional. Aitziber: una serie de melodías de Alsasua agrupadas en torno al título de la ermita, impecable en el txistu de Igor Martínez y la pianista Alicia Torrea. Y las Nafarroako joku dantzak: un muestrario de danzas que el conjunto de txistus y atabal ofrecieron con equilibrio -muy buena relación entre los agudos y los silbotes- y matices de solemnidad, elegancia, gracia rítmica y riqueza contrapuntística, en algunos casos.

Herramientas de Contenido