Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Navarra necesitará en 10 años hasta 24.900 viviendas nuevas asequibles y rehabilitar el 27% de las actuales

La consideración de la vivienda como un servicio público y derecho subjetivo, claves de la nueva ley

Lola Cabasés Hita - Iñaki Porto/Patxi Cascante - Viernes, 23 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Vista del centro de Pamplona, la ciudad consolidada foco de la labor rehabilitadora que el futuro plan propone como otro de los retos.

Vista del centro de Pamplona, la ciudad consolidada foco de la labor rehabilitadora que el futuro plan propone como otro de los retos. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

  • Vista del centro de Pamplona, la ciudad consolidada foco de la labor rehabilitadora que el futuro plan propone como otro de los retos.
  • Representantes del Observatorio de la Realidad Social.

pamplona- Navarra necesitará entre 16.500 y 24.900 viviendas nuevas para la próxima década y rehabilitar el 27% del actual parque para atender la demanda que se genera de entre 1.500 y 2.300 hogares cada año. Estas proyecciones se recogen en el Diagnóstico sobre vivienda en Navarra que ayer fue presentado en una jornada monográfica organizada por el Gobierno para dar a conocer los resultados de este estudio sociológico e informar sobre los grandes ejes sobre los que gira el Plan de Vivienda 2018-2028 y la propuesta legislativa que prepara el Ejecutivo foral.

Este nuevo texto legal, sobre el que ya trabaja el Gobierno, reconocerá la vivienda como un derecho subjetivo y un servicio público, tal y como adelantó el vicepresidente y consejero de Derechos Sociales, Miguel Laparra, quien defendió la vivienda “no como un negocio, sino como un derecho, como la sede de los derechos del individuo. Sin vivienda no hay ciudadanía, y sin ciudadanía entendemos que no hay derechos, ni obligaciones, ni por tanto dignidad”.

En la jornada, que reunió a representantes del sector, se presentó el citado diagnóstico que ha elaborado la consultoría Ikei en coordinación con el servicio de Vivienda y con el Observatorio de la Realidad Social, ambos del departamento de Derechos Sociales. El diagnóstico, que fue presentado por Antonio Corral, representante de dicha consultoría, se estructura en torno a la evolución demográfica, la situación del parque de viviendas existente, las actuaciones en vivienda protegida, la situación de la demanda, el estado de la oferta y la citada estimación de las necesidades de vivienda para los próximos 10 años.

Miguel Laparra, en la apertura de la jornada manifestó que los poderes públicos están llamados a cumplir el fin social de la vivienda, y puso como ejemplo la bolsa de alquiler social que está creciendo desde el año pasado, y precisó que para hacer efectivos los derechos y deberes de la ciudadanía no hay que desentenderse de la provisión, ni de la evolución de un sector, el de la vivienda, que tras su desplome en la crisis inicia su recuperación.

A la estimación de que Navarra necesitará para la próxima década entre 16.500 y 24.500 nuevas viviendas, Laparra subrayó como grandes retos propiciar la emancipación de la juventud, atender la demanda real de los hogares que cada vez son más pequeños (personas solas y familias monoparentales), potenciar el alquiler público y privado y la rehabilitación (el diagnóstico cifra en 67.000 los hogares que podrían estar pensando en rehabilitar). También planteó la necesidad de abrir un debate sobre el rol de la VPO.

Antonio Corral se encargó de presentar el Diagnóstico del Plan de Vivienda 2018-2028. Este diagnóstico, cuyos últimos datos son de 2017 arranca con un estudio sobre la evolución demográfica de las últimas tres décadas en Navarra y proyección a futuro. El componente demográfico conjuga el importante envejecimiento de la población navarra (un crecimiento vegetativo bajo, que ha pasado de 1.700 personas en 2008 a 167 en 2016, destacó Corral) con un saldo positivo en las tendencias migratorias, registrado recientemente (una población que en 2020 puede ser de en torno a 5.000 personas y en 2028, de 15.000, caracterizada ahora por ser joven, el 50% tiene menos de 30 años, y cuyas procedencias más destacadas son Sudamérica, Europa y África). A ello, el diagnóstico subraya que hay que sumarle la disminución del número de integrantes de los núcleos familiares (de 3,3 personas en 1991 a 2,6 en 2011) y el cambio de tipología en los hogares, con un incremento de hogares unipersonales (que eran el 13,6% en 1991, el 4,5% en 2011 y el 26,9% en 2016)y monoparentales (que han pasado del 2% al 10% en veinte años).

Atendiendo a las diferentes proyecciones realizadas con el horizonte 2028, el diagnóstico concluye que se estima una necesidad de vivienda para atender la demanda de entre 1.500 y 2.300 nuevos hogares por año. Las cifras ilustran la tendencia. En 1991 se contabilizaron algo más de 150.000 hogares en Navarra. 20 años más tarde, casi 250.000. En 2016, la cifra alcanzaba los 254.300 hogares. La proyección para 2028 del diagnóstico cifra en 282.000 los hogares que habrá en Navarra (el INE cifra alguno menos, 273.000).

La Encuesta de Vivienda de Navarra 2016 estima que el aprovechamiento del parque de viviendas existente es alto. De las casi 250.000 viviendas principales la mayor parte de ellas (el 80%) están en uso. La antigüedad de su construcción supone un condicionante en el plazo corto y medio. Un tercio de las mismas (86.000 si no se cuentan las unifamiliares) se construyeron hace más de 50 años. Los datos recabados también indican que el 27% de los hogares navarros precisa obras de rehabilitación en su oficio, lo que afectaría a 67.000 viviendas. Y la mitad de lo expedientes de rehabilitación protegida corresponde a solicitantes de más de 65 años.

necesidades en una década Analizados todos los factores sociodemográficos, el estudio estima una necesidad de entre 16.500 y 24.900 viviendas en el periodo 2018-2028, resultado de proyectar la creación de nuevos hogares con la propia reposición del parque. Las características de la actual oferta y la demanda dificultan la emancipación, principalmente de la juventud, además del cambio en los modelos y dinámicas familiares.

La demanda, según destacó Antonio Corral, eleva los precios, especialmente en la comarca de Pamplona en la que se concentra el 55,7% de la población de Navarra. Así, el precio medio de la vivienda de segunda mano en Pamplona o comarca es de 1.842 € por m2, prácticamente el doble que en resto de zonas de la Comunidad Foral. Para acceder a una vivienda de nueva construcción el m2 en la comarca de la capital se eleva a 2.152€ por m2, frente a 1.098 en resto de zonas. El precio en la vivienda protegida ha continuado a la baja y se sitúa para 2018 en 1.150 € por m2, si bien puede alcanzar un máximo de 1.554 €.

Antonio Corral de IKEI, cerró su intervención haciendo especial hincapié en las principales ideas que plantea el diagnóstico y que deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar las necesidades a futuro. Así, citó la importancia del envejecimiento de la población, los saldos positivos de la población gracias a los movimientos migratorios, la disminución del tamaño de las familias, el crecimiento en el número de hogares o el cambio de las tipología de los hogares (incremento de hogares unipersonales y monoparentales).

Destacó igualmente que del diagnóstico se desprende también una demanda creciente de vivienda asequible, especialmente en régimen de alquiler. En este sentido insistió en que el esfuerzo económico requerido para acceder a la vivienda dificulta la emancipación de la población navarra, y entre las dificultades para incrementar la bolsa de alquiler protegido, aludió a la demanda de pisos de estudiantes y vivienda turística que obstaculizan la captación y la escasa oferta del alquiler privado.

en corto

Nueva ley. La escasa oferta de vivienda asequible, frente a una estimación de necesidad para la década de entre 16.500 y 24.900 viviendas, y la consideración del derecho a la vivienda como un servicio público más, avalarían un anteproyecto de ley que se considera necesario y cuyos trámites ya han comenzado, mediante la aprobación del trámite de consulta previa, precisó Miguel Laparra.

El diagnóstico. El Diagnóstico sobre la vivienda en Navarra, elaborado por la consultora Ikei en coordinación con el Servicio de Vivienda y el Servicio de Observatorio de la Realidad Social, ambos del departamento de Derechos Sociales, es un trabajo estructurado en torno a la evolución demográfica, la situación del parque de viviendas existente, las actuaciones en vivienda protegida, la situación de la demanda, el estado de la oferta y una estimación de las necesidades de vivienda en los próximos 10 años.

Precios de alquiler. Alquilar un piso en Pamplona tiene un precio medio de 7,1 € por m2 al mes, frente a 4,5 € para el resto de Navarra. Y dentro de Pamplona los precios pueden oscilar de los 7,7 € del Primer Ensanche hasta los 6,2 de la Txantrea. Frente a esto, el precio máximo del alquiler de viviendas de VPO en 2016 fue de 5,75 € por m2 al mes.

Necesidad de vivienda. Atendiendo a las diferentes proyecciones realizadas en el diagnóstico con el horizonte 2028, se estima una necesidad de vivienda para atender la demanda de entre 1.500 y 2.300 nuevos hogares por año. En 2016 había en Navarra 254.300 hogares y para 2028 se estiman 282.000.

Herramientas de Contenido