El 77% del agua que extrae Ancín está sin registrar, un índice mayor que el promedio

Tierra Estella, con un 36% de agua sacada de forma irregular, se sitúa por debajo de la media navarra

Julen Azcona - Viernes, 23 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

En la reunión de ayer en la Mancomunidad de Montejurra participaron representantes públicos, colectivos y vecinos.

En la reunión de ayer en la Mancomunidad de Montejurra participaron representantes públicos, colectivos y vecinos. (JULEN AZCONA)

Galería Noticia

En la reunión de ayer en la Mancomunidad de Montejurra participaron representantes públicos, colectivos y vecinos.

ESTELLA-LIZARRA.- Los navarros y navarras consumen entre un 50% y un 60% del agua sin control alguno y, aunque en Tierra Estella el porcentaje sea menor -de un 36%, “muy bajo”, según la empresa pública Nilsa-, hay municipios donde se sobrepasa la media, como es el caso de Ancín, que extrae de forma irregular un 77% del agua que consume.

Disminuir la cantidad de agua no registrada es uno de los objetivos principales del Plan Director de agua de uso urbano 2019-2030 del Gobierno de Navarra, que se presentó ayer en la Mancomunidad de Montejurra ante representantes municipales, asociaciones locales y vecinos.

La sociedad pública Nilsa, del departamento de Administración Local, explicó que en la zona de Montejurra, integrada por 26 entidades gestoras de Tierra Estella -incluida la Mancomunidad de Montejurra-, se sacan al año 3,2 kilómetros cúbicos sin registrar de un total de 9 kilómetros cúbicos extraídos. Es un porcentaje menor en comparación con otros lugares como Sakana, donde llega a un 70%.

Sin embargo, hay municipios que se encuentran dentro de la media foral, como Eulate (con un 52%) Abárzuza (55%) o Aranarache (60%). Ancín, con un 77%, es la localidad con la proporción más alta sin controlar. Para evitar el problema, el Plan Director prevé crear un ente público que coordine una gestión del agua que actualmente en Navarra ostentan más de 250 Ayuntamientos, concejos y mancomunidades.

“El objetivo no es que las otras entidades pierdan sus competencias sino que haya una supervisión”, afirmaron desde Nilsa. Con este nuevo modelo se quiere asegurar también que el precio de abastecimiento y saneamiento sea igual para todos los navarros y navarras, además de que la gestión recupere el 100% de los costes del servicio. Esto último es una exigencia europea que actualmente “no se da en ningún municipio de la Comunidad Foral pues, entre otras cosas, se desconoce el coste real”, tal y como explicó la sociedad.

El Plan busca disminuir así las aguas no registradas de la zona Montejurra un 17%, ya que con el nuevo modelo “habrá contadores y mejoras en las redes y se controlará quién coge agua sin permiso”. Mantener la situación actual no es una opción recomendada por la entidad, ya que asegura que de esa forma “se mantendrían localidades con recursos sin alta calidad, como en Viana, Azagra y San Adrián, donde el origen del agua, cuando no viene de la Mancomunidad de Montejurra, no es tan bueno y requiere un mayor tratamiento”.

Tras la primera toma de contacto de ayer, el siguiente paso es otra reunión tras la Semana Santa en la que se responderán quejas y sugerencias.