El nuevo Plan Municipal de Arakil plantea un crecimiento sostenible de 369 viviendas

La ordenación urbanística se encuentra en periodo de exposición pública hasta el 12 de abril

Nerea Mazkiaran - Viernes, 23 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Parorámica del valle de Arakil desde Trinidad de Erga.

Parorámica del valle de Arakil desde Trinidad de Erga.

Galería Noticia

Parorámica del valle de Arakil desde Trinidad de Erga.

altsasu- Después de un largo proceso que comenzó en 2005 con la adjudicación de la redacción del nuevo Plan General Municipal, la nueva ordenación urbanística propuesta en el valle de Arakil se encuentra en periodo de información pública para que las personas interesadas presenten las alegaciones que estimen oportunas. La documentación se puede consultar en los concejos o en las oficinas municipales hasta el 12 de abril. Y es que, con el fin de garantizar una mayor participación ciudadana, el Ayuntamiento de Arakil decidió tramitar el plan por el procedimiento establecido para los municipios de más de 3.000 habitantes. Por ello, se ha expuesto al público el documento de Estrategia y Modelo de Ocupación del Territorio (EMOT).

“Se contempla un desarrollo sostenible y respetuoso con las realidades urbanas de cada concejo”, apunta Paz González, alcaldesa de Arakil. Al respecto, destaca que “se ha hablado mucho con los concejos”. En el ámbito residencial, se contemplan 369 nuevas viviendas repartidas en los 12 pueblos del municipio, 314 libres y 55 de VPO, el 15% establecido como obligatorio, que se desarrollarían mediante pareados para conseguir un mayor volumen más acorde con las edificaciones de la zona. Además, se ha buscado la consolidación de los núcleos urbanos existentes y el crecimiento en base a pequeñas estructuras que permitan mejorar y complementar la trama urbana. Y es que las localidades de Arakil responden a asentamientos reducidos surgidos en torno a los medios de producción rural y atendiendo a criterios de proximidad y fácil comunicación.

Así, la situación dispersa y reducida en cuanto a tamaño de los núcleos del municipio han posibilitado la permanencia del carácter rural de la práctica totalidad de los mismos así como el mantenimiento de una arquitectura civil homogénea y muy bien conservada en algunos de ellos.

CONCEJOS En Izurdiaga, Etxarren, Hiriberri y Ihabar, los concejos más poblados son también los pueblos en los que se contempla un mayor desarrollo urbanístico, 56 en el primero, con 40 viviendas libres 16 de VPO y en Etxarren 53 viviendas, 48 libres y 5 de VPO. En Hiriberri son 55, 40 libres y 5 de VPO y en Ihabar son 51 viviendas, 41 libres y 10 VPO. Por otro lado, en Satrustegi se contemplan 29 viviendas libres y 30 en Zuatzu, también libres y 2 VPO. En Egiarreta son 25 viviendas, 23 libres y 2 VPO y en Ekai 13 libres. En Urri-tzola son 8 libres y 11 en Aizkorbe. Finalmente, en Errotz se plantean 23, 21 y 2. En relación a la tipología edificatoria se han tenido en cuenta las características urbanas o rurales de cada concejo.

SUELO INDUSTRIAL En el Plan General se define un ámbito de continuidad con el polígono que se está desarrollando en las Irurtzun en las antiguas instalaciones de Inasa, una parte en el término municipal de Arakil, con el fin de concentrar y optimizar infraestructuras. En relación al polígono de Hiriberri, contemplado en las normas subsidiarias y que llegó a iniciarse pero sin completar por falta de demanda, se deja igual.

En cuanto el área logística prevista en el POT 2 en el entorno de Etxarren-Ekai, se plantea como ámbito con mejores condiciones para absorber el área logística el situado en los términos de Ekai, Etxarren y Urritzola en los parajes denominados Txinurtegi, Errekaldea, Erremolio, Larreta, Mendadi, Malatierra, Burrunguztea y Ubillegi. Esta localización, garantiza el menor impacto paisajístico posible y podría contar con buenos accesos desde la autovía, según destacan desde el equipo redactor del plan.

Al respecto, la alcaldesa de Arakil destaca el impacto de las dos alternativas del TAV que baraja el Ministerio de Fomento para unir Pamplona con la Y vasca . “Condiciona el crecimiento del valle porque crea una fractura. También afecta a las mejores tierras de labor y no se puede olvidar que la importancia del sector ganadero en Arakil”, apunta. Así, el Ayuntamiento presentó alegaciones en contra.