Los atascos en las depuradoras navarras suponen una media de una avería al día

En Olite se gestionan 25 toneladas de toallitas e impropios, según datos que ofreció ayer Nilsa

Ainara Izko - Viernes, 23 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Visita de García y Lasa realizada ayer a la depuradora de Olite.

Visita de García y Lasa realizada ayer a la depuradora de Olite.

Galería Noticia

Visita de García y Lasa realizada ayer a la depuradora de Olite.

olite- “Los atascos en las depuradoras, provocados en su mayoría por el mal uso de los desagües domésticos, suponen una media de una avería al día y son su causa más frecuente”, advirtieron ayer desde Nilsa en el marco de la visita realizada, con motivo del Día Mundial del Agua. Acudieron los directores generales de Medio Ambiente y Administración Local, Eva García y Xabier Lasa, respectivamente, a la depuradora que da servicio a Tafalla y Olite y que se sitúa en este último municipio.

A nivel europeo, reparar estos atascos supone un gasto anual de 500 millones de euros, de ahí la importancia de concienciar a la población sobre un consumo “eficiente, sostenible y responsable”, no solo en el abastecimiento del agua, sino también en su saneamiento. “Como ciudadanos no deberíamos arrojar ningún producto, exceptuando el papel higiénico, por las cañerías de salida del agua sucia de una vivienda”, insistieron desde Nilsa. Sin embargo, todos los días se recogen kilos y kilos de toallitas, compresas, algodones, pañales, preservativos, bastoncillos o colillas de tabaco que suponen un problema para las redes de saneamiento y para las instalaciones encargadas de limpiar el agua, es decir, las depuradoras. En Olite, sin ir más lejos, se gestionan 25 toneladas de este tipo de desechos al año.

No es de extrañar, por tanto, que desde la empresa pública Nilsa se lanzase en noviembre una campaña para instar a la población a colocar una papelera en el baño y evitar así el lanzamiento de impropios por el WC o el lavabo. Y es que el consumo de toallitas a nivel estatal por persona y año es de 15 kilos, “que si terminan en las redes de agua residual, las atascan porque no son biodegradables”. En este sentido Iñaki Urrizalki, gerente de Nilsa, destacó que “aunque los envases indiquen que sí lo son, el tiempo que tardan en llegar a la depuradora es menor que el de su degradabilidad por lo que, a efectos prácticos, es como si no lo fueran”. De ahí que García apelara a un correcto y “responsable” comportamiento de la ciudadanía de cara a “favorecer que estas infraestructuras sean más eficaces”.

Urrizalki, asimismo, señaló que en los últimos diez años Nilsa ha atendido 3.111 averías por esta causa y advirtió también sobre el peligro de los contaminantes emergentes (como los antibióticos), cuyo uso instó a “prevenir en origen”, evitando su abuso.

Lasa, por su parte, aseguró que “el 100% del abastecimiento está asegurado”, así como su saneamiento y depuración. De hecho, Navarra tiene 141 depuradoras en su territorio, siendo las últimas en construirse las de Liédena, Lantz, Pueyo y Erro en 2017.Por último destacar que la de Olite es la depuradora más antigua de Navarra. Construida en los años 80, Nilsa la heredó de la Confederación Hidrográfica del Ebro en 1989. Desde entonces ha sido remodelada, ampliada y actualizada para cumplir con los parámetros de calidad en uno de los cauces ecológicamente “más sensibles” de Navarra: el río Cidacos.

Últimas Noticias Multimedia