UGT pide la nulidad del ERE de KSS

El sindicato exige en una demanda la readmisión de los 71 empleados y el abono de los salarios de tramitación

Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- La Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT anunció ayer una demanda de nulidad contra el expediente de despido colectivo presentado en la planta de KSS en Orkoien, con 71 trabajadores.

Mediante esta demanda ante la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, el sindicato solicita la declaración de nulidad del ERE, la readmisión de los trabajadores despedidos y el abono de los salarios de tramitación, según explicó el secretario general de FICA-UGT, Lorenzo Ríos, y los dos delegados del sindicato en KSS, Fernando Salvatierra y Carlos Nuin. La demanda va dirigida contra KSS y contra todo el grupo empresarial KYB al considerar que “tienen entre sí una relación productiva, organizativa y comercial”.

UGT sostiene que “el ERE y su proceso de periodo de consultas ha estado plagado de numerosas situaciones que vulneran la legislación vigente, siendo una mera tramitación formal y protocolaria, donde KSS no ha negociado realmente, no ha negociado de buena fe”, indicó Salvatierra.

Según el delegado sindical, “en realidad se ha convertido en un periodo no de consultas o negociación sino de adhesión individual de los trabajadores a la oferta de bajas incentivadas”. Además, Salvatierra criticó que “durante el periodo de consultas todas las peticiones del comité demandando la presentación por parte de KYB de un plan industrial que garantizase el futuro de la planta fueran desoídas, desatendidas o ignoradas”.

Salvatierra afirmó que “las causas económicas invocadas” por la empresa para justificar el ERE “no son suficientes para cometer un despido colectivo como el planteado” y argumentó que “la sensación que arrojan la documentación y los hechos llevados a cabo por la empresa es que la intención de KYB es el cese completo de la actividad en un periodo próximo”. Del mismo modo, señaló que “mientras KSS estaba formal y supuestamente negociando en el periodo de consultas para despedir trabajadores en KSS, el grupo KYB estaba contratando trabajadores eventuales en otras empresas del grupo e incluso ofertando puestos de trabajo a través de Internet”.

Ríos afirmó que en 2014 se alcanzó un acuerdo “muy duro” para reducir costes en la planta a cambio de “la consecución de un futuro con seguridad para el empleo”, que pasaba por la asignación de un nuevo producto para la fábrica. Sin embargo, sostuvo que “el acuerdo ha sido incumplido de manera intencionada por parte del grupo”. Ríos consideró que “la empresa tenía un plan cuidadosamente planificado de desmantelamiento progresivo de la planta, incluso antes de empezar a negociar el ERE de extinción de contratos”. Advirtió que “esto pone en riesgo un modelo de relaciones basado en el compromiso”. - E.P.