Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Laura Mannino fundadora de ‘Drain the NRA’

“Hemos abierto la caja de Pandora”

Laura Mannino lidera el grupo de mujeres que impulsa la campaña de boicot contra las empresas que colaboran con la Asociación Nacional del Rifle

Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Laura Mannino (segunda por la izquierda) sostiene un cartel de su organización, contraria a la NRA.

Laura Mannino (segunda por la izquierda) sostiene un cartel de su organización, contraria a la NRA. (CARLOS PÉREZ CRUZ)

Galería Noticia

  • Laura Mannino (segunda por la izquierda) sostiene un cartel de su organización, contraria a la NRA.

Hartas de tanta violencia y muerte por armas de fuego, un grupo de mujeres de Los Ángeles ha fijado su objetivo en la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés). Su campaña de boicot en las redes contra empresas colaboradoras ha logrado ya que compañías como United Airlines dejen de ofrecer descuentos a sus miembros. Esta acción coincide en el tiempo con las movilizaciones estudiantiles que piden un mayor control de las armas en el país, después del tiroteo de febrero en un instituto de Florida, que dejó 17 muertos, y con la macromanifestación de hoy en Washington DC que, bajo el lema La marcha por nuestras vidas,espera el próximo sábado la participación de cientos de miles de estudiantes. La humorista y guionista Laura Mannino es una de sus fundadoras.

Drain the NRA(Drenar la NRA) se fundó en Los Ángeles el otoño de 2017. ¿Por qué entonces? ¿Quién está detrás de esta organización?

-Nacimos como respuesta al trágico tiroteo masivo que se produjo en octubre en Las Vegas [que dejó 59 muertos y más de 500 heridos]. Nos reunimos un grupo de mujeres hartas, que es una razón por lo que están pasando muchas cosas en estos tiempos. Nos juntamos y nos preguntamos qué más podíamos hacer. Miramos en la web de la NRA y nos quedamos alucinadas al ver cuántas de las corporaciones más grandes hacen negocios con ellos. Que estas corporaciones hagan negocios con la NRA es tanto como normalizar un lobbyque divide al país y que, por asociación, bloquea y limita reformas razonables de las leyes de armas que podrían salvar miles de vidas. Si las vidas de la gente no importan, pensamos que el dinero es algo que quizá les preocupe.

Algunos de los alumnos que se han manifestado en estos días dicen que “ya está bien”. ¿De qué ya está bien? ¿De armas o de la falta de control sobre algunas armas?

-Para nosotros ya está bien significa que no vamos a poner la venta de armas de asalto y de gran capacidad por encima de las vidas de nuestros hijos y de nuestra forma de vivir. En vez de que nuestro presidente, la NRA y la industria armamentística conviertan las escuelas en zonas militarizadas, hay que prohibir la venta de esas armas. Las corporaciones que mantienen lazos con la NRA son cómplices de una cultura que ha permitido que las armas proliferen.

Estáis promoviendo una campaña de boicot contra esas compañías. ¿De qué tipo de compañías hablamos y qué relación mantienen con la NRA?

-Lo sorprendente es que vamos encontrando más y más conforme sigue en marcha la campaña. Nos queremos concentrar primero en las compañías que ofrecen descuentos y beneficios a los miembros de la NRA. En su web puedes ver que existe una tarjeta Visa de la NRA, que hay compañías de alquiler de coches que les ofrecen descuentos, incluso empresas que se anuncian en la web. Hemos conseguido que muchas acaben con los beneficios para sus miembros. Fedex colabora con ellos. Y después están Amazon y Apple, que ofrecen en streamingel canal de televisión de la NRA, que para nosotras es una plataforma para difundir el racismo, la misoginia, el fanatismo y el miedo. Lo que estamos intentando hacer es demostrar que la cultura de las armas corre por las venas de este país. En este país mueren 93 personas al día por disparos. Cada día es como un tiroteo masivo.

Que algunas grandes compañías como Delta o United Airlines hayan cortado sus lazos con la NRA, ¿es un signo de que están cambiando de verad las cosas en Estados Unidos respecto a las armas?

-¡Sí! Y eso es lo más emocionante. Los estadounidenses se han sentido desamparados. Hemos visto tiroteo tras tiroteo. Después de Sandy Hook [un tiroteo en esta Escuela Primaria de Connecticut dejó 18 muertos en 2012], parecía que si entonces el Congreso no hacía nada, entonces nada iba a cambiar. Pero no es verdad, porque muchos Estados han fortalecido sus leyes de armas y hay mucho activismo a nivel estatal. Todos hemos sentido que es algo muy abstracto, que no sabemos qué hacer, que no podemos controlarlo. Y los estudiantes de Parkland nos han inspirado a hacer algo. En este país se puede votar de dos maneras: con nuestra cartera y con nuestra papeleta. Hasta noviembre no hay elecciones, así que todo lo que tenemos ahora es nuestra cartera. En noviembre tenemos que votar contra un Congreso [afín a la] NRA.

¿Puede la presión social vencer al importante apoyo económico de la NRA a muchos políticos? ¿Puede la ética vencer al dinero?

-Eso esperamos. ¡Estoy tan orgullosa del chaval que plantó cara al Senador por Florida Marco Rubio en la CNN! Salté de alegría, fue como estar viendo la SuperBowl.Me emocionó tanto ver a un estudiante que está pasando por todo ese impacto y dolor, que pusiera bajo el foco a un político y pedirle que se fuera por sus lazos con la NRA. La gente va a consultar el dinero que la NRA le da a los políticos. Quizá no sea tanto, pero un sólo dólar ya es suficiente. Espero que eso anime a la gente a votar y que si recibes dinero de la NRA, te vean como un cómplice y debas marcharte. Pero la otra cara es que debemos exigir más a los demócratas. No es suficiente culpar a los republicanos por su parálisis. No basta con decir que son los otros los que están haciendo esto y que ellos nos apoyan. No, es algo que hay que articular. A los candidatos que se presentan en noviembre hay que exigirles una política de prevención contra la violencia con armas. Debemos preguntarles qué van a hacer con la violencia cotidiana, con los tiroteos masivos, cómo van a mantener los colegios a salvo, y eso desde luego no incluye armar a los profesores y entrenarlos para convertir las escuelas en zonas de guerra. Por supuesto que hay demócratas en Estados rojos que reciben dinero de la NRA. Así que queremos echarlos, y si queremos ayudar a que la ola azul crezca en noviembre y echar a los republicanos, no es suficiente con que sean simplemente demócratas si no articulan una política preventiva.

El año pasado fue un mal año para la venta de armas, pero cuando se atisba algún tipo de ley en el horizonte para restringir la compra, suele darse un incremento de las compras. ¿Podría tener vuestra campaña un efecto boomerang?

-Es muy posible, pero en todo caso sería algo temporal y no es una razón de peso como para no hacer nada. No puedo controlar que haya gente que utilice esto como una razón para unirse a la NRA o para que compre más armas. Este país ha abierto la caja de Pandora con el tema de las armas. Incluso aunque logremos una prohibición de las armas de asalto y de gran capacidad, una revisión de los antecedentes, un periodo de evaluación obligado a nivel federal, van a seguir habiendo demasiadas armas ahí fuera. Recuperarlas va a ser como coger arena con las manos. No podemos controlar las que ya están en circulación. Pero estamos en un cruce de caminos moral, y ya no se trata de una discusión a favor o en contra de las armas, sino que es una cuestión de derechos humanos. Una cuestión de vida o muerte.

Herramientas de Contenido