Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Mesa de Redacción

Ultzama, otros 3,2 millones de despilfarro

Por Joseba Santamaria - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Tras 10 meses de recopilación de documentación y audiencias de los protagonistas e implicados, la comisión que ha investigado en el Parlamento de Navarra la quiebra de la planta de biogás de Ultzama ha permitido, al menos, ratificar -más allá del cruce de acusaciones y reproches políticos-, lo que ya se había hecho público: que aquel proyecto impulsado desde un ayuntamiento de UPN con la complicidad del Gobierno de UPN fue otro enorme despropósito de planificación, ejecución y gestión en el que se dejaron 3,28 millones de euros de las arcas públicas. Una penosa realidad que ya había detectado en su informe de fiscalización la Cámara de Comptos. Ni el oscurantismo y la falta de colaboración de la que han hecho gala la empresa adjudicataria, los gestores de la planta y los responsables políticos, con Patxi Pérez, alcalde de Ultzama entre 2003 y 2012 cuando se impulsó este proyecto -en la actualidad es miembro de la ejecutiva de UPN y fue director general con Esparza de consejero en el Gobierno de Barcina-, que en todos los casos se negaron a entregar documentación o a declarar ante los parlamentarios, han podido ocultar el alcance de este despilfarro de dinero público, otro más en la larga lista de chapuzas que acumula la gestión de UPN. Quedan aún así muchas dudas por aclarar, documentación por aparecer y decisiones por explicar, pero la planta de biogás de Ultzama es otro ejemplo de aquel modelo clientelar en el que los recursos públicos acaban en manos de intereses privados, muchas veces con consecuencias ruinosas que, de hecho, acabaron dejando en 2015 vacías las arcas forales, y a Navarra con un déficit histórico y una deuda por encima de los 3.600 millones. Es cierto que la sociedad navarra ya ha superado política y socialmente ese modelo, pero conviene no olvidar las pésimas consecuencias que tuvieron -y aún lastran-, para los intereses generales de Navarra.

Herramientas de Contenido