Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los técnicos analizan la rotura parcial de la presa de Santa Engracia

De tres a cuatro metros del muro de contención han cedido por la parte central
Ayuntamiento y Confederación decidirán si se repara y cómo
La falta de caudal para la actividad de un club de remo

K. García/A. Ibarra Iban Aguinaga - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Imagen de la presa (de piedra) rota en su mitad que ha reducido el nivel del río aguas arriba.

Imagen de la presa (de piedra) rota en su mitad que ha reducido el nivel del río aguas arriba. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

  • Imagen de la presa (de piedra) rota en su mitad que ha reducido el nivel del río aguas arriba.

pamplona- El Ayuntamiento está analizando las circunstancias de la rotura parcial de una antigua presa en el curso del río Arga, situada cerca del puente de las Oblatas, de cara a determinar el alcance de los desperfectos y estudiar las posibilidades de acometer su reparación.

Las fuertes avenidas registradas durante el invierno han terminado por abrir un boquete de entre tres y cuatro metros de anchura en medio de la presa, conocida popularmente con el nombre de Santa Engracia. Según el entrenador de un club de remo ubicado en la zona, José María Gil, los primeros desperfectos se vieron en verano del año pasado y en noviembre ya eran muy evidentes, tanto que los entrenamientos con embarcaciones tuvieron que ser suspendidos al desaparecer la lámina que generaba la presa aguas arriba.

La construcción es de piedra de sillería, mide 65 metros de largo por una altura aproximada de dos metros y es capaz de desviar al molino un caudal de 5.000 litros por segundo, según consta en el registro de la CHE.

Su existencia viene de lejos. Hay referencias a su construcción en el siglo XIII junto a un molino que funcionó hasta el primer tercio del siglo pasado y sobre una reparación que sufrió en 1725. Desde que desapareció la actividad harinera el espacio ha sido utilizado como zona de pesca y para actividades deportivas acuáticas, como es el caso del club Náutico Navarra de Remo, que cuenta con 50 fichas y una veintena de embarcaciones que aprovechaban los 750 metros de aguas tranquilas entre el puente de la Rochapea y la presa de Santa Engracia.

El asunto de la rotura de la presa, como siempre sucede cuando se trata de una infraestructura fluvial, presenta diversas aristas y protagonistas diferentes. El más relevante es la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), responsable en último extremo de todas las autorizaciones para acometer cualquier tipo de intervención que se lleve a cabo, tanto en el cauce del río y como en las orillas.

Una portavoz de la entidad, María Mohedano, indicó ayer que la decisión sobre si se actúa o no depende del titular de la infraestructura -en este caso el Ayuntamiento- y que a la Confederación le corresponde dar el visto a las intervenciones que se propongan.

También habrá que tener en cuenta el criterio del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, como administración pública competente en la materia, y a los técnicos de Conservación, al tratarse de una presa con casi ocho siglos de antigüedad.

Los concejales delegados Joxe Abaurrea (Ciudad Habitable y Vivienda) y Armando Cuenca (Ecología Urbana y Movilidad) indicaron ayer a este periódico que los técnicos están valorando las circunstancias de lo sucedido y que de momento no hay un posicionamiento sobre lo que se puede hacer.

El aspecto económico será otro de los factores que habrá que tener en cuenta, ya que al margen de las autorizaciones que pueda dar la CHE, el coste de una hipotética reparación correría a cargo de las arcas municipales. Desde el punto de vista medioambiental, la desaparición o mantenimiento de la presa no afectaría al ecosistema del río, según Cuenca, más allá de que pueda bajar algo el nivel en un tramo determinado.

Técnicos del departamento de Medio Ambiente vienen comprobando en la Comarca de Pamplona que “los tramos remansados urbanos contienen mucha mayor fauna alóctona que los tramos de agua corriente, donde dominan los peces autóctonos”. Esta presa en concreto, añaden, dificultaba la migración de peces, ya que no contaba con escala de peces y empeoraba ligeramente la inundabilidad, por lo que la mejor opción, subrayan, sería “no reconstruirla”.

Piragüistas que necesitan profundidad de agua, pescadores a los que les gustan las especies alóctonas (los hay en este punto y, aguas abajo, en Biurdana) o algunos paseantes que por motivos estéticos prefieren una lámina de agua constante en verano son los principales partidarios de su restauración.

socavarse en la baseEl Gobierno reconoce que la presa de Santa Engracia no tenía ningún uso, y por tanto ningún mantenimiento, y desde al menos hace año y medio o dos años había empezando a socavarse en la base. Recientemente se produjo una rotura parcial que ha bajado la lámina de agua de manera importante. Respecto a la titularidad de la misma destacan que una obra hidráulica sin concesión debería revertir al Estado en perfecto estado de funcionamiento, pero en la mayoría de los casos no se ha hecho el acto formal administrativo, y normalmente las Confederaciones Hidrográficas no reconocen ser los titulares.

El boquete en cualquier caso va siendo mayor y el mayor problema se produciría ante la rotura completa de la presa la cual supusiera una avenida de agua con riesgos.

Cabe recordar que la presa de Santa Engracia fue construida en el siglo XIII para servir al molino municipal. Este molino posteriormente tuvo una ampliación. El puente de Cuatrovientos se levantó en 1789, y en 1888 el molino se transformó en central eléctrica para en 1940 pasar a ser una industria de caucho. El Gobierno de Navarra concedió ayudas para que el canal del antiguo molino que existía entre los puentes de Cuatrovientos y de Santa Engracia quedara visible. La actuación municipal permitía visualizar con mayor facilidad los restos del molino.

Herramientas de Contenido