arguedas/cintruénigo

Recuperación de espacios verdes en el Día del Árbol

En Arguedas se plantaron 22 Almez y en Cintruénigo se colocaron 24 arces sacarinos

e. sarasa/m.a.galilea - Sábado, 24 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los niños trastean con sus palas y sus cubos para plantar los árboles.

Los niños trastean con sus palas y sus cubos para plantar los árboles. (Foto: e. sarasa)

Galería Noticia

Los niños trastean con sus palas y sus cubos para plantar los árboles.Momento de descanso de un grupo de chicos y chicas de Arguedas.

tudela. Arguedas celebró el tradicional Día del Árbol, una actividad que se encontraba incluida en el programa de las cuartas Jornadas de Sostenibilidad, organizadas por el Colectivo Helianto y el Ayuntamiento de la localidad. El acto dio comienzo a las 10.00 horas en un terreno conocido como el Prao de la Chantrea y, pese a la lluvia, reunió a una treintena de personas. Se plantaron en este lugar 22 árboles de nombre Almez (Celtis australis), un ejemplar originario del mediterráneo oriental que actualmente se coloca mucho en zonas urbanas con la función de dar sombra.

Tras el esfuerzo, el Ayuntamiento invitó a almorzar a todas las personas que participaron en la celebración del Día del Árbol.

arces sacarinosPor otro lado, bajo la organización de la apyma Alhama, con el patrocinio del Ayuntamiento cirbonero, se celebraba también el popular Día del Árbol en Cintruénigo. La plantación tuvo lugar, como viene siendo habitual en estos últimos años, en el corredor ferroviario en el que el Ayuntamiento viene actuando para convertir todo el tramo que llega hasta la intersección con la calle Arrabal, en una zona de recreo y arbolada.

En total los niños acompañados por sus padres y ayudados por empleados de la brigada municipal y jardinero, plantaban 24 árboles del árbol conocido como arce sacarino, plateado, de azúcar o blanco americano, una especie botánica procedente de EE.UU. y Canadá. Los árboles adquiridos tienen, según el jardinero municipal, cerca de cinco años y han supuesto al Ayuntamiento un gasto de 1.597 euros. Por otra parte, el Consistorio aportó también 400 bocadillos que se repartieron entre los chavales al final de la plantación, con un coste de 352 euros.

La apyma, que se encargó de toda la organización, corrió también con el gasto de las 200 plantas de tomillo que se repartían entre los niños, así como botellines de agua, bolsas de chucherías y hojas plastificadas donde se escribían los nombres de los niños que habían plantado cada árbol, suponiendo un gasto de 500 euros.