Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Elezkano II-Rezusta 22 Altuna III-Martija 21

Elezkano sale del laberinto

Mano | El vizcaíno alcanza junto a Rezusta su primera final del Campeonato de Parejas de la LEP.M, el 8 de abril contra Ezkurdia y Zabaleta, tras ganar sufriendo a Altuna III y Martija

Igor G. Vico / Pilar Barco - Lunes, 26 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Danel Elezkano se echa las manos a la cara después de conseguir un sufrido triunfo en el Ogueta de Vitoria y el pase a la final del Parejas.

Danel Elezkano se echa las manos a la cara después de conseguir un sufrido triunfo en el Ogueta de Vitoria y el pase a la final del Parejas. (Pilar Barco)

Galería Noticia

  • Danel Elezkano se echa las manos a la cara después de conseguir un sufrido triunfo en el Ogueta de Vitoria y el pase a la final del Parejas.

Pamplona- Danel Elezkano tuvo que echar mano ayer del desfibrilador en el Ogueta de Vitoria. Fue necesario el hilo de Ariadna. Era el momento. O todo o nada. No apto para cardiacos. El delantero de Zaratamo y Beñat Rezusta se estaban jugando el billete para la final del Parejas a cara o cruz. El marcador, 18-21. Jokin Altuna, artista tremendo, desbocado, pedía sangre. El duende no sabe de piedad. Eliminados del panorama del campeonato, sin opciones, el amezketarra y Julen Martija metieron el miedo en el cuerpo a un dueto que pasó medio partido mordiéndose las uñas, atado por la tensión del momento. Acabaron con más oficio que brillo.

Y Danel encontró la tecla en una parada al txoko y en dos alcanzadas inmensas que pusieron el lazo al partido. Esos dos arabescos desde el suelo -en el 19-21 y el 20-21- elevaron la temperatura del Ogueta, cuyo ambiente se achicaba por la presión reinante en el tapete vitoriano. El delantero de Zaratamo, puro trabajo, se ató a dos golpes in extremis para resucitar una cita que pudo esfumarse. Y, con ella, podían haber desaparecido las opciones de batallar por la txapela, regalando el billete a Olaizola II e Imaz. Entretanto, Altuna III y Martija dieron carpetazo a las posibles dudas sobre un partido entre combinaciones de la misma escuadra y cuyo resultado podría beneficiar a la contraria o a la propia. Acabaron ganando el vizcaíno y el zurdo de Bergara en un arranque de locura en el último acto, de éxtasis, pero con el agua al cuello, al salvar los muebles ante los remates de un Altuna sin órdenes de equipo y respirando en un escenario cargado.

Ocurre que, después de irse al segundo descanso largo en ventaja los colorados (18-16), encajaron una tacada de cinco tantos que les puso a batallar a contrapelo tras un descorche desnortado y romo. Ni Danel comenzó inspirado, reconociendo los problemas de gestión de nervios en el remate fluido de su ADN, ni Rezusta estuvo mandón y explosivo. Sin eso, en río revuelto, Altuna y Martija, estupendo, se vieron favorecidos, más enchufados y con hambre de triunfo. Los errores pasaron factura al zurdo, desposeído de la dinamita habitual.

Esa tacada final fue un jarro de agua fría sobre los colorados. En el nervio, Elezkano II se cosió a la defensa para encontrar una salida, una huida hacia adelante, porque el futuro estaba muy negro. Pero, en mitad de la noche cerrada, sus alcanzadas fueron dos estrellas rutilantes que alumbraron el camino hasta acabar todo piel y huesos, finiquitados por la dureza de una madeja por desenredar tan complicada como el Laberinto de Creta. Teseo redivivo, Danel tiró del hilo y anunció nubes de tormenta. Un final made in Hollywood. Puro delirio de un epílogo más bello por tenso que por brillante. Como todo el choque. Fue Danel sustento y Rezusta, que tuvo que llevar pelotazos de compromiso, avaló la certeza de su compañero. En definitiva, tras el 18-21, rompieron la realidad y cumplieron los pronósticos. A un precio muy caro. El de Zaratamo vivirá su primer encuentro de tanta enjundia, un sueño;el bergararra, su tercera final consecutiva del Parejas, una dinastía. El 8 de abril se encontrarán en el frontón Bizkaia de Bilbao con Joseba Ezkurdia y José Javier Zabaleta.

Elezkano II y Rezusta vivieron un partido a remolque, un mal asunto para negociar algo tan importante como una final del Parejas. A partir del 4-2, los problemas en el dominio en la zaga se convirtieron en un cilicio para los colorados. El cielo se puso gris cuando Altuna III -unas veces acertado, otras errático, pero siempre incisivo- pegó un puñetazo en la mesa. Martija, genial en el amarre y gozoso con la diestra, le impuso las manos. Ungidos para la sorpresa, rompieron la baraja. Se colocaron 4-6. Un par de yerros del guipuzcoano volvieron a dotar de oxígeno a los colorados (8-7). Y llegó la revuelta. Los azules se fueron al primer descanso largo con una bonita ventaja (8-12).

Después, previo al def con dos, se registraron igualadas en los cartones 14, 15 y 16, basados en el crecimiento de Rezusta. Tras el 18-16 se vino la revolución, las almas se contrajeron con Altuna III en vena. Elezkano, 18-21, pudo dar con el hilo de Ariadna y encontrar el final de la encrucijada después de un sufrimiento perpetuo, un vía crucis asolador.

Elezkano II-Rezusta 22

Altuna III-Martija 21

Duración 68:25 minutos.

Saques 2 de Elezkano II (tantos 14 y 17) y 1 de Altuna III (tanto 18).

Faltas de saque Ninguna.

Pelotazos a buena 551.

Tantos en juego 9 de Elezkano II, 9 de Altuna III y 1 de Martija.

Errores 4 de Elezkano II, 6 de Rezusta, 7 de Altuna III y 4 de Martija.

Marcador 1-0, 1-1, 2-2, 4-3, 4-4, 5-6, 6-6, 7-7, 8-8, 9-12, 11-13, 12-14, 14-14, 15-15, 16-16, 18-17, 18-18, 19-21, 21-21 y 22-21.

Botilleros No hubo, al tratarse de un partido entre parejas de la misma empresa, Aspe.

Incidencias Partido correspondiente a la tercera y última jornada de la liguilla de semifinales del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Ogueta de Vitoria.

Herramientas de Contenido