Pelos de punta

Mano Olatz Arrizabalaga y Leire Etxaniz reeditan las txapelas élite de la emakume master cup de parejas, mientras Ainhoa Urien y Amaia vicario ganan en primera

I. G. Vico - Lunes, 26 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Olatz Arrizabalaga y Leire Etxaniz celebran su segunda txapela del Emakume Master Cup junto a Espinar-Arrieta. Fotos: Iñigo Gallaga

Olatz Arrizabalaga y Leire Etxaniz celebran su segunda txapela del Emakume Master Cup junto a Espinar-Arrieta. Fotos: Iñigo Gallaga

Galería Noticia

Olatz Arrizabalaga y Leire Etxaniz celebran su segunda txapela del Emakume Master Cup junto a Espinar-Arrieta. Fotos: Iñigo GallagaEl Astelena, a rebosar.

Pamplona- “En el último saque se me pusieron los pelos de punta”, desvelaba ayer Olatz Arrizabalaga. Acababa de proclamarse campeona de la Laboral Kutxa Emakume Master Cup por parejas en categoría élite por segundo año consecutivo. El Astelena de Eibar rugía, lleno, aplaudiendo a la pelotari de Gautegiz-Arteaga y a Leire Etxaniz, que reeditaron el título del curso pasado. La de Etxebarria lleva un camino estupendo en la pelota a mano femenina, con tres cetros consecutivos: dos del Parejas y uno dentro del Cuatro y Medio. La Catedral vivió una jornada histórica, en la que mucha gente se quedó fuera sin poder entrar. No cabía ni un alfiler. A Arrizabalaga se le erizó el vello con el ambiente en el último saque de una final desnivelada desde los primeros compases. Las vizcaínas volvieron a tirar de su pelota de industria, muy física, de aguantar. Mostraron seguridad y potencia para desmontar el enredo de Patri Espinar y Eneritz Arrieta.

Ya de antemano, las azules se abrazaron a cambiar el pie a las favoritas. Dijeron en la previa que todo pasaba por imponer ritmo, por acertar, por experimentar en el ataque. Trataron de hacerlo. No encontraron los huecos. Arrizabalaga y Etxaniz no tienen ángulos ciegos. Esbozaron un patrón sin fisuras que se convirtió en un potro de tortura para la azkoitiarra, que se fajó durante todo el Parejas en la zaga para dejar camino libre a la rematadora de Usansolo.

El plan para romper la hegemonía de las vizcaínas se quedó en un amago. No hubo partido ni aristas a las que amarrarse. Las vizcaínas establecieron el rodillo después de unos primeros compases en los que se registraron empates en el segundo, el tercero y el cuarto cartón.

Excepcional Etxaniz, sin errores y arrimando para buscar las cosquillas en la zaga, la carga de trabajo pasó factura a Arrieta. Espinar, con la diestra tocada, tuvo que proponer un cambio. El duelo ya parecía desnortado. El 9-4 expuso la distancia entre duetos. Aunque la de Usansolo pasó a la zaga (14-6), no encontró el camino.

En dos tacadas, las txapelas quedaron definidas. Del 9-6 al 22-7 únicamente hubo un color. Las vizcaínas fueron dueñas del Astelena en un nuevo dechado de virtudes a la hora de exponer sobriedad y fortaleza.

Urien-vicario, en PrimeraPor otro lado, la final de Primera se desarrolló con mayores cotas de emoción. La abadiñarra Ainhoa Urien y la donostiarra Amaia Vicario conquistaron el título en una dura pugna ante las azpeitiarras Oihana Orbegozo y Alaitz Badiola (20-22). Los errores de la delantera guipuzcoana y las buenas cortadas de Urien desnivelaron la balanza.

Arrizabalaga-Etxaniz 22

Espinar-Arrieta 7

Duración 43:12 minutos.

Saques 3 de Arrizabalaga (tantos 9, 16 y 21).

Faltas de saque Ninguna.

Pelotazos a buena 514.

Tantos en juego 1 de Arrizabalaga, 3 de Etxaniz y 3 de Espinar.

Errores 4 de Arrizabalaga, 6 de Espinar y 9 de Arrieta.

Marcador 0-1, 1-2, 2-2, 2-3, 3-3, 3-4, 4-4, 9-5, 10-6, 17-7 y 22-7.

Botilleros Unai Iglesias (con Arrizabalaga-Etxaniz) e Iñaki Esnal (con Espinar-Arrieta).

Incidencias Final de la Laboral Kutxa Emakume Master Cup disputada en el frontón Astelena de Eibar. Lleno, con gente fuera sin poder entrar.

Últimas Noticias Multimedia