La Feria de Artesanía de Viana vuelve a ser escaparate de la ciudad en su 31ª edición

El colectivo de jóvenes Gazte Berri recibe el reconocimiento de la organización

Ana Cenzano - Lunes, 26 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Estudiantes de la ikastola Erentzun fueron los encargados de bailar un aurresku.

Estudiantes de la ikastola Erentzun fueron los encargados de bailar un aurresku. (ANA CENZANO)

Galería Noticia

Estudiantes de la ikastola Erentzun fueron los encargados de bailar un aurresku.Representantes del colectivo Gazte Berri recogen el reconocimiento.Desde la plaza de San Pedro hasta la del Coso hubo 60 puestos.El grupo de zampanzar de Amorebieta no faltó a la cita.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

viana- La 31ª edición de la Feria de Artesanía de Viana, organizada por la Fundación Erentzun, otorgó este año el galardón Corrales de Erentzun a la asociación juvenil de Viana Gazte Berri, que cumple sus 20 años. Txema Yániz, presidente de la Fundación, alabó el trabajo de este grupo de jóvenes, su compromiso con la ciudad de Viana, cómo han ido evolucionando, acometiendo proyectos cada vez de más envergadura, así como la gran colaboración del grupo con la ikastola Erentzun.

Por su parte, los jóvenes que recogieron el galardón agradecieron este reconocimiento, Andoni Bonafau lo hizo en euskera y Jesús Ortigosa en castellano. “Nos hace mucha ilusión que se reconozca nuestra labor. Son muchos los que han creído en este proyecto y sin todas las personas que dedican su tiempo a Gazte Berri, sacar adelante los proyectos no sería posible”, explicaban. Por otra parte, añadían que “promover actividades en pro del euskera y su cultura es la forma de aportar nuestro grano de arena por esta lengua”. Animaron también a los jóvenes de Viana a participar en el colectivo porque “la unión hace la fuerza”, aseguraron.

En la parte más lúdica, la feria volvió a acoger puestos de artesanos de todo tipo, desde gastronomía, hasta elaboración de juguetes, trabajos con cuero, alpargatas, decoración, etc. Entre los 60 puestos, 5 de ellos locales, la novedad de este año, según explicó Mikel Duque, coordinador de la feria, fueron el puesto de elaboración de cerveza artesanal, de Mendavia, uno de cestería de castaño y el de bonsáis. En éste último hubo un sorteo con el premio de un bonsái para el ganador y los fondos se destinarán al proyecto Colorear Canan. Se trata de una iniciativa para ayudar a un orfanato de Kenia, promovida por dos jóvenes vianesas.

Aroa Martínez, junto a su marido, es la responsable de Cervezas Kondaira y manifestaba su alegría por estar por primera vez en la feria. “Ha sido casualidad, pero entre nuestros seis tipos de cerveza artesanal hay una hecha con pacharán de Viana y vamos a aprovechar para presentarla hoy”, explicaba. Llevan tan sólo ocho meses dedicados a realizar cerveza de autor, pero aseguran estar muy ilusionados con el proyecto.

jóvenes y culturaEn cuanto a la parte dirigida a los más jóvenes, este año, en lugar de tirolina, hubo un tiovivo a pedales. Los más jóvenes también tuvieron su puesto de venta de aceite de Moreda para sacar dinero para el viaje de estudios.

La parte cultural podía encontrarse en la Casa de Cultura, donde una exposición conmemoraba el bicentenario del nacimiento del escritor vianés Navarro Villoslada, así como obras de otros escritores locales. El bibliotecario de Viana, Iñaki Suso, ha sido el comisario de esta muestra.

La alcaldesa de Viana, Yolanda González, participó en el corte de la cinta que inauguraba la feria. Animó a vecinos y visitantes a disfrutar de la jornada y destacó “la implicación de la organización de la feria en la vida cultural de Viana. Y la ilusión y el esfuerzo de las personas que estáis detrás, que no ha cambiado en todas las ediciones”.

No faltaron en la jornada bailes y música a cargo del grupo de danzas de la ikastola Erenztun, la Escuela de gaita y tambor, txaranga Gazte Berri, txalaparta, de Viana y los zampanzar de Amorebieta.