Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El soberanismo se une para impulsar otra vez la candidatura de Puigdemont

El presidente del Parlament convoca un pleno para debatir mañana el derecho del expresident a ser investido

Igor Santamaría - Martes, 27 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Elsa Artadi, portavoz de Junts per Catalunya, en la concentración para reclamar la libertad de los detenidos.

Elsa Artadi, portavoz de Junts per Catalunya, en la concentración para reclamar la libertad de los detenidos.

Galería Noticia

  • Elsa Artadi, portavoz de Junts per Catalunya, en la concentración para reclamar la libertad de los detenidos.

pamplona- Regreso a la casilla de salida. La detención de Carles Puigdemont en Alemania ha vuelto a tensionar al independentismo social hasta el punto de que desde las entidades civiles y desde la propia calle se fuerza para que el president que fue cesado por el artículo 155 recupere el cargo de Jefe de Govern. Un extremo que ha obligado a los partidos rupturistas a reposicionarse en el tablero y votar mañana en pleno en el Parlament (10 horas) dos propuestas en las que instan a que la Cámara catalana se comprometa “a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar” que Puigdemont, Jordi Turull y Jordi Sànchez puedan ejercer sus derechos políticos y someter su candidatura a ser investidos president de la Generalitat a debate y votación. Sendas resoluciones, firmadas por los portavoces Elsa Artadi (JxCat), Sergi Sabrià (ERC) y Carles Riera (CUP), se formalizaron bajo el trámite de urgencia extraordinaria pidiéndose que se reúna la Mesa del Parlament y la Junta de Portavoces, como así pasó.

Ambas propuestas de resolución son parecidas pero una se refiere en exclusiva al excandidato Sànchez, mientras que la otra hace mención a Puigdemont y Turull. En todo caso, la iniciativa respondería a la reclamación de JxCat que, por voz de la diputada y portavoz Elsa Artadi, exigía ayer al president del Parlament, Roger Torrent, que la iniciativa anunciada para articular un frente común en defensa de la democracia se transformara en hechos en el seno de la Cámara catalana y no solo en una foto.

Las dos propuestas reclaman “garantizar” que Puigdemont, Turull y Sànchez, “puedan ejercer sus derechos políticos en cumplimiento del artículo 25 del Pacto Internacional de los y Derechos Civiles y Políticos”, incluyendo el derecho ser investidos. Pero la resolución sobre Puigdemont y Turull insta a “reclamar la puesta en libertad inmediata de los diputados y exdiputados de esta Cámara que están privados de libertad”, así como a “constatar” que los mismos criterios que dieron lugar a la adopción de medidas cautelares por parte del Comité de Derechos Humanos de la ONU el día 23 de marzo, sea “aplicable a todos los diputados y diputadas que se encuentran en la misma situación de privación de libertad”.

El independentismo se refugia en la admisión a trámite por parte del Comité Europeo de los Derechos Humanos de la reclamación presentada por Sànchez al entender vulnerados sus derechos por no permitirle el Tribunal Supremo abandonar la cárcel para acudir al pleno de investidura. Aunque ello no obliga a rectificar a la Justicia española, entienden que se abre una puerta no solo para habilitar a Sànchez sino para investir a Turull o al propio Puigdemont. Torrent ha evitado desobedecer explícitamente al Tribunal Constitucional desde que tomó posesión, y el Alto Tribunal mantiene el veto a la elección a distancia del expresident, sea desde Bruselas, desde Alemania o desde una cárcel española.

Así se explica que Torrent suspendiera el pleno del pasado 30 de enero en el que estaba prevista la investidura de Puigdemont después de que el TC prohibiera una elección telemática;y que el presidente del Parlament siguiera el mismo criterio cuando Turull fue encarcelado y decidiera convertir la segunda sesión de investidura del exconseller en debate simbólico.

Ahora bien, actualmente, el Parlament tramita una reforma de la Ley de Presidencia para permitir una investidura a distancia. Los grupos constitucionalistas procederán a enmendarla y a recurrirla ante el Consejo de Garantías Estatutarias, cuyas resoluciones no son vinculantes. El trámite puede durar aproximadamente una semana y después la reforma podría ser aprobada pese a que los letrados del Parlament ya advirtieron de que no podría utilizarse para investir a Puigdemont, porque se desobedecería al TC.

Tanto la CUP como entidades como ANC y Òmnium activaron la opción de Puigdemont como candidato a president nada más ser detenido, mientras que Artadi expresó que su grupo busca que sea investido como Jefe de Govern no “simbólico” sino “de verdad”. Las direcciones de ERC y PDeCAT -que no el entorno cercano a Puigdemont- son más reticentes.

Herramientas de Contenido