El "bono social de Iberdrola"

Javier Zardoya - Miércoles, 28 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 11:48h

Quede atónito al leer el titular publicado en su diario el jueves pasado día 15 de marzo, ¡3.774 familias vulnerables están acogidas al BONO SOCIAL DE IBERDROLA!. Atónito y gratamente sorprendido, lo primero que pensé: “por fin se dan cuenta de que la situación de tantas y tantas personas que no tienen posibilidad o grandes dificultades para pagar sus facturas eléctricas;y van a dedicar parte de los beneficios conseguidos con su actividad en el sector energético a asegurar que todas las personas tengan acceso a un mínimo de energía. Necesaria como describen ya creo que todos los organismos internacionales (UE, ONU…) para un mínimo desarrollo humano digno, para vivir dignamente vaya”.

Mi error fue seguir leyendo la noticia para darme cuenta que solo se trataba de un titular confuso y que generaba bastante rabia si has seguido estos temas un poco de cerca. Hace años, me di cuenta que no me gustaba el modelo de negocio generado alrededor de un bien de primera necesidad, el acceso básico a un mínimo de energía. Decidí que no quería participar de él y comenzar por cambiar mi modo de consumir energía eléctrica. Para ello, decidí unirme a otros ciudadanos y ciudadanas con las mismas inquietudes que yo.

En diciembre de 2010 se creó, fruto de esta unión, una Cooperativa de personas Consumidoras y Usuarias con la intención de comercializar energía eléctrica y ser nosotras mismas las que decidiéramos que tipo de energía eléctrica queríamos consumir, como fijar sus precios, intentar generar nuestra propia energía….todo ello creando una entidad sin ánimo de lucro, democrática y con un objetivo principal: cambiar ese modelo energético que nos parecía injusto e insostenible.

Esta cooperativa ahora mismo cuenta con más de 45.000 socios y socias en todo el estado y da servicio a casi 72.0000 puntos de suministro (hogares, empresas, pequeños negocios, administraciones públicas,…) y es SomEnergia. En Navarra, dentro de la sección EnegiaGaraNafarroa somos ya 1.300 socios y socias, y más de 2.000 contratos eléctricos. Y no estamos solas, en Navarra al menos otras dos cooperativas similares operan (Goiener y E+P) y son muchas más en todo el estado. Las personas hemos comenzado a decidir que energía queremos.

El caso, es que tratamos de ser transparentes en nuestra actividad y desde hace unos meses, en nuestra factura aparece un concepto denominado Bono Social que dice: Bono Social 0,025 €/día. ¿Esto qué es? ¿Con esto pagamos el “Bono Social de SomEnergia”? Resulta que NO. Y gracias a ser parte de esta cooperativa, se exactamente a qué se debe.

De forma clara, lo describe un artículo en nuestro blog, que recoge como se explicó la situación en la Asamblea General de 2017 y como hemos decidido reflejarlo en nuestras facturas. No voy a extenderme en estas explicaciones, existe información suficiente para poder entenderlo en internet y animo a quien quiera ampliarla a contactar con cualquiera de nosotras para estar más informado. Pero si me gustaría marcar algunos hitos que justifican la redacción de esta nota y la citada “sorpresa y Rabia” por la noticia:

El bono social es un mecanismo de descuento en la factura eléctrica, fijado por el Gobierno, con el fin de proteger a determinados colectivos de personas consumidoras económica o socialmente más vulnerables.
Hasta 2017, este bono lo pagaban con sus fondos las Comercializadoras de Referencia (las 5 más grandes nombradas como “De Referencia” por el Gobierno), las que podían ofrecerlo a las personas usuarias.
Las comercializadoras de Referencia han denunciado a la Audiencia Nacional varias veces que el Bono existente hasta entonces les parecía injusto por discriminatorio. Solo ellas pagaban. Pero también solo ellas lo podían ofrecer y solo ellas duplican los beneficios sobre sus homologas en otros países europeos (Beneficio Neto Iberdrola en 2017 de 2.804 millones de €).
Los tribunales dieron la razón a su falta de solidaridad y ahora existe un nuevo Real Decreto 897/2017 de 6 de octubre. Algunas características de lo conseguido:

-Todas las personas usuarias debemos pagar el Bono, no solo las empresas que lo ofrecen. Por eso sale en nuestra factura eléctrica, desglosado en el caso de SomEnergia. En función del número de contratos da igual que sea una industria o una vivienda.
- Solo las Comercializadoras de Referencia pueden ofrecerlo, y en el caso de la noticia incluso lo nombran como suyo. Otras compañías no podemos ofrecerlo aunque lo estemos pagando las personas usuarias. - No es la solución anunciada a la Pobreza Energética, como dice el ministerio y estas compañías.
-Elimina el acceso al mismo en situaciones de paro.
- Limita el acceso por jubilación o incapacidad.
- Define varias escalas según ingresos o condiciones de personas usuarias. - Limita el consumo de energía subvencionada.
- Regula las condiciones en que puede ser Cortado el Suministro de electricidad en la vivienda habitual.
- Las personas usuarias qu
e ya lo tenían contratado deben volver a solicitarlo y demostrar su situación.

Sobre la noticia citada y que nos gustaría fuera aclarado por su periódico:

- Emitidas 7.400 solicitudes y positivas 3.774. ¿Qué sucede con el resto que no han sido ni denegadas ni incompletas?
- Si las personas consumidoras vulnerables deben presentar la documentación y demostrar su situación, ¿no estamos cargando con la responsabilidad a familias que en muchos casos ni siquiera sabrán que esto ha cambiado?
- El anterior Bono Social favorecía a unos 20.000 puntos de suministro en Navarra. ¿Qué sucede con todas estas viviendas entre 3.774 y 20.000?

Desde las administraciones públicas deberían fijarse en el trabajo realizado en comunidades autónomas como Cataluña que cuenta con una Ley propia de garantía de Suministros Ley24/2015, que se define desde una perspectiva de Derechos y pone a las personas en el centro;no a los intereses económicos. Un gran pasó.

Porque tenemos derecho a decidir qué energía queremos, si las empresas energéticas no cambian y tienen en cuenta a las personas en el centro de su actividad, seremos la ciudadanía la que cree sus propias alternativas.

Más sobre Tribuna online

ir a Tribuna online »