Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Asesinados a golpes en Murcia una mujer de 56 años y su hijo de 25

Arrestado el hijo y hermano de las víctimas, que acudió a denunciar el crimen manchado de sangre

Miércoles, 28 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La Policía Científica analiza el domicilio donde aparecieron los cadáveres de Antonia y Miguel Ángel.

La Policía Científica analiza el domicilio donde aparecieron los cadáveres de Antonia y Miguel Ángel. (EFE)

Galería Noticia

  • La Policía Científica analiza el domicilio donde aparecieron los cadáveres de Antonia y Miguel Ángel.

murcia- Una mujer y su hijo, de 56 y 25 años, respectivamente, fueron encontrados muertos ayer a primera hora de la mañana con claros signos de violencia en una vivienda de Las Torres de Cotillas (Murcia) por el hijo mayor y hermano de las víctimas, Iván, que fue detenido a la tarde como sospechoso del doble crimen.

Tal y como informaron las autoridades, el hallazgo de los cuerpos, identificados como Antonia y Miguel Ángel, se produjo alrededor de las 6,50 horas por este joven de 27 años, que se dirigió muy alterado a una panadería cercana para comunicar el asesinato y, finalmente, al cuartel de la Guardia Civil, donde los investigadores le tomaron declaración antes de detenerlo.

Un portavoz de este cuerpo, sin embargo, insistió en que la investigación continúa en curso y que todas las hipótesis siguen abiertas. La única certeza hasta el momento es que el crimen, a la vista del tipo de lesiones de las víctimas, se cometió con un objeto contundente, el cual todavía no ha sido encontrado por los investigadores.

Las personas que atendieron en la panadería al sospechoso afirmaron que “estaba muy nervioso, apenas se le entendía al hablar y llevaba las manos manchadas de sangre”.

“Cuando llegó, no dejaba de nombrar a sus padres, pero no sabíamos por qué lo decía”, explicó una de las trabajadoras del negocio. “Iba con el coche subiendo y bajando como un loco”, añadió María, otra vecina de la zona que se despertó sobresaltada al escuchar los gritos del joven.

Varios testigos también aseguraron que el padre de familia, Julio, no se encontraba en la vivienda en el momento de la tragedia, ya que había pasado la noche cuidando a un pariente de edad avanzada. El domicilio, una vivienda unifamiliar adosada situada en el número 52 de la calle Asturias, permanece acordonado desde ayer a la mañana.

Tras el procesamiento del lugar del crimen a manos de la Policía Científica, los dos cadáveres fueron levantados por el juez en funciones de guardia y trasladados para la práctica de las autopsias al Instituto de Medicina Legal de Murcia.

no hubo tráfico de drogasEn un principio, los investigadores barajaron la posibilidad de que el asesinato fuera en realidad un ajuste de cuentas vinculado al narcotráfico, pero el arresto del sospechoso dejó de lado dicha hipótesis.

En este sentido, un sobrino y primo de las víctimas, Daniel Martínez, que se desplazó a la casa al conocer lo ocurrido, declaró que su tía y sus dos hijos llevaban una vida “normal”. Fue este familiar quien explicó, además, que el marido de la mujer asesinada, trabajador jubilado de la empresa de alimentación Fripozo, necesitó atención médica antes de comenzar a declarar en el cuartel de la Guardia Civil, donde permaneció hasta las tres de la tarde.

El Ayuntamiento de Torres de Cotillas decretó dos días de luto oficial por la tragedia y convocó hoy a mediodía una concentración en la plaza Adolfo Suárez para guardar un minuto de silencio por las víctimas. Además. la alcaldesa de la ciudad, Isabel María Zapata, trasladó a los afectados sus condolencias por lo sucedido. - Efe

Herramientas de Contenido

etiquetas: sucesos, crimen, murcia