los jueves santos desde el siglo XVII

Pamplona cumple con la tradición de las Cinco Llagas para agradecer librarse de la peste

La Iglesia de San Agustín ha sido el escenario del acto, abarrotado de pamploneses que han esperado la llegada de la comitiva, encabezada por Iñaki Cabasés con concejales de UPN, Geroa Bai y PSN

EFE - Jueves, 29 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 18:31h

El Ayuntamiento de Pamplona renueva un año más el Voto de las Cinco Llagas.

El Ayuntamiento de Pamplona renueva el Voto de las Cinco Llagas. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

El Ayuntamiento de Pamplona renueva un año más el Voto de las Cinco Llagas.

PAMPLONA. La corporación municipal ha cumplido un año más con la tradición al acudir en cuerpo de ciudad a la Función de las Cinco Llagas, en la que todos los jueves santos desde el siglo XVII renuevan su voto para agradecer que Pamplona se librara de la peste bubónica en 1601.

La Iglesia de San Agustín ha sido el escenario del acto, abarrotado de pamploneses que han esperado la llegada de la comitiva, encabezada por delegación del alcalde en el edil Iñaki Cabasés, con los concejales de UPN, Geroa Bai y PSN (el resto de grupos no ha acudido) excepcionalmente sin bandera.

También es el único día del año en el que en sus trajes de gala los ediles portan las medallas corporativas por el lado en que se representa la imagen de las Cinco Llagas de Cristo (corona de espinas y heridas de manos y pies del Crucificado), que es también el reverso de la bandera de la ciudad.

La comitiva había partido diez minutos antes de la Plaza Consistorial junto a maceros, clarineros y agentes de la Policía Municipal en traje de gala, una guardia que por primera vez también ha sido paritaria en su composición, con cinco hombres y cinco mujeres.

Un vez en el templo, desde el altar se ha explicado la tradición por la que 417 años después "Pamplona sabe ser agradecida" y es la renovación del voto con un acto institucional que el Regimiento instauró por acuerdo municipal el 30 de mayo del año 1601 en agradecimiento al cese de la epidemia de peste bubónica que amenazó a la ciudad.

Así, las Cinco Llagas es una antigua tradición recogida en las llamadas diez promesas seculares de la ciudad.

También es tradicional la procesión que ha tenido lugar dentro de la iglesia, precedida por una bandera negra "de luto" que portaba el edil regionalista Fermín Alonso, y a la que seguía la efigie de las Cinco Llagas portada en andas y acompañada por el resto de la corporación y por miembros de la Hermandad de la Pasión.

El paso, de propiedad municipal, parece datar de finales del siglo XVIII o principios del XIX y en él dos ángeles sujetan la representación de las Cinco Llagas en un conjunto artístico realizado en madera de pino y escayola policromada, con apliques de pan de oro y plata.

La Capilla de Música de la Catedral ha sido la encargada de acompañar el acto con la con la tradicional interpretación del "Miserere romano", composición anónima del siglo XVII.

El párroco de San Agustín ha cerrado el acto con una alocución en la que ha lamentado el materialismo de la sociedad actual que ha conllevado "el empobrecimiento como hombres" de los ciudadanos, ha dicho para apelar a los pamploneses, también a su corporación municipal, a acercarse a quienes más lo necesitan.

Finalizado el acto, la Corporación ha regresado con el mismo itinerario hasta la Plaza Consistorial, desde donde, ya a título personal, los ediles podían participar en los actos previstos en la Catedral y la iglesia de San Saturnino.

Por otro lado, este jueves también se ha contado con decoración especial en la fachada de la Casa Consistorial, en donde se han colocado los reposteros, paños rectangulares bordados que contienen el escudo de Pamplona, el emblema de las Cinco Llagas y los escudos de los antiguos burgos de la ciudad.

Ya por la tarde, a las 20:00 horas, tendrá lugar, organizada por la Hermandad de la Pasión, la procesión de Jueves Santo, instaurada hace años para compensar las reiteradas suspensiones de la procesión de Viernes Santo que se producían debido a la mala climatología.

La de hoy saldrá de la sede la Hermandad para dirigirse hasta la Plaza Santa María la Real, donde el arzobispo realiza un acto de oración y meditación ante cada uno de los tres pasos propios de esta noche: La Última Cena, La Oración del Huerto y El prendimiento.

Como curiosidad, según ha informado la Hermandad, este años se pretende mostrar el apoyo a los cristianos perseguidos del mundo y el acto pamplonés se sumará a la iniciativa promovida por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) y apoyada por el Papa Francisco, por lo que delante de cada paso se portará un cirio con el logotipo de esta iniciativa.