Tafalla busca alternativas para recuperar Recoletas

El Ayuntamiento ha presentado un estudio de posibles usos para el convento (s XVII), que albergaría servicios públicos para la comarca

Carmelo Armendáriz - Jueves, 29 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Edificio Recoletas, declarado Conjunto Histórico Artístico por el Gobierno de Navarra.

Edificio Recoletas, declarado Conjunto Histórico Artístico por el Gobierno de Navarra. (CARMELO ARMENDÁRIZ)

Galería Noticia

Edificio Recoletas, declarado Conjunto Histórico Artístico por el Gobierno de Navarra.Goldaracena, Martínez y Urroz, durante la presentación.

tafalla- El Ayuntamiento de Tafalla presentó ayer un ambicioso estudio de posibles y futuros usos del antiguo convento de Recoletas, un edificio que data de la segunda mitad del siglo XVII, comenzó a construirse en el año 1674, y en el año 2004 fue adquirido por el consistorio tafallés al comprárselo a la Comunidad de Madres Concepcionistas Franciscanas de la Inmaculada Concepción, conocidas popularmente como las Recoletas.

Este magno edificio, declarado por el Gobierno de Navarra Conjunto Histórico Artístico, con una superficie total de 7.103 metros cuadrados, podría albergar en su interior diferentes servicios públicos que darían atención a vecindario de toda la comarca, además de otros proyectos, como podrían ser una Escuela superior de hostelería, una filial de la Escuela de idiomas, una Escuela de Cinematografía, un albergue o sede del Museo de Artes Escénicas de Navarra, entre otras muchas posibilidades.

La rehabilitación y adecuación de todo este edificio, a realizar en varias fases, puede alcanzar un presupuesto estimativo de 4,5 millones de euros, por lo que se hace necesario e imprescindible llegar a acuerdos de financiación con el Gobierno de Navarra y otras instancias públicas o privadas.

El estudio de posibles usos fue presentado en un acto al que asistieron el alcalde de Tafalla, Arturo Goldaracena, Carlos Martínez Álava, director del Patrimonio Histórico del Gobierno de Navarra, y Xabi Urroz, como representante del equipo de arquitectura Orekari Estudio, que ha sido la empresa que ha elaborado este proyecto por encargo del Gobierno de Navarra en coordinación con el consistorio tafallés.

Arturo Goldaracena manifestó que “el origen de este estudio parte de una visita parlamentaria que realizaron al convento en el año 2016, en el que se habló de la urgencia de la rehabilitación y consolidación de la cubierta y de la necesidad de contar con un estudio de posibilidades futuras del edificio”.

Carlos Martínez apuntó que “tras recibir la petición y el encargo del Ayuntamiento de Tafalla y contando con un estudio previo del año 2011, vimos que era necesario un estudio más detallado y aclarar la viabilidad de usos, por lo que hicimos el encargo a la empresa Orekin Estudio y de ese modo contar con una herramienta útil para el futuro”. Se analizaron la realidad de recursos y espacios que presenta Tafalla y su comarca, mediante un mapeo e identificación de los recursos existentes y necesidades espaciales actuales y futuras.


propuestas Desde la empresa Orekari Estudio se plantearon tres usos posibles para el edificio. Uno de ellos contemplaría la incorporación del máximo de servicios públicos ya existentes “con el objetivo de poder compartir los costes de la rehabilitación”, como convertirse en sede del Archivo Municipal y de servicios como la Mancomunidad de Mairaga, la ORVE, Deportes, Hacienda, un Punto de Información al Consumidor, Vivero de empresas o del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media, entre otras.

La segunda propuesta contemplaría únicamente los servicios que han manifestado una predisposición y necesidad al traslado como son el Archivo Municipal de Tafalla, las oficinas de las mancomunidades de Mairaga, Deportes y Servicios Sociales de Base, de Hacienda Navarra y el Registro de la Propiedad. La tercera, la inclusión de servicios con los que ahora Tafalla no cuenta pero que se desean conseguir como una Escuela de Hostelería, un albergue o una Escuela de Idiomas.

Para llevarlo a cabo se han planteado varias fases comenzando con una de consolidación del edificio y arreglo de la cubierta, que se está realizando en varias etapas y para la que se necesitaría una partida final de unos 300.000 euros y de ese modo evitar filtraciones y humedades y que el convento siga deteriorándose.

Últimas Noticias Multimedia