¿Quién sucederá a Gilbert?

DAVID HERMOSO DE MENDOZA (BIOMECÁNICO Y EXPERTO EN CICLISMO) - Sábado, 31 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 09:57h

¿Quién sucederá a Gilbert?.

¿Quién sucederá a Gilbert?.

Galería Noticia

¿Quién sucederá a Gilbert?.

PAMPLONA.- Todas las clásicas son singulares, pero ésta, aún lo es más. Tengo especial cariño por estas carreras del pavés. Podría decir que me siento un privilegiado ya que las he podido vivir de diferentes formas. Como masajista del equipo pro tour Caisse d´Epargne, como espectador a los pies del punto más emblemático, Muur Kapelmuur, y también como cicloturista realizando todo el recorrido de la carrera con mi gran amigo Iñigo Labat.

A pesar de ser la carrera más bella en todos los sentidos, es la segunda de mis preferidas. Hay otra que aún me impactó bastante más por la agresividad de su recorrido. Antes la palabra pavés despertaba pesadillas entre los corredores que acudían a las clásicas del norte, pero hoy en día pocos corredores son los que no quieren correr este tipo de carreras. Sentir el pavés y todo lo que conlleva es algo único y especial.

El tour de Flandes, oficialmente De Ronde van Vlaanderen, es una clásica vertiginosa que se disputa en la región de Flandes, en Bélgica. Se celebra siempre el primer domingo de abril con sus 260 kilómetros y sus duros muros de pavés. Es una de las pruebas más esperadas del año para los amantes de las clásicas. Las característica principal del recorrido sin duda son sus muros de pavés. Muros cortos, pero que encierran ciertas trampas con rampas de hasta el 20%. Y si a esto le sumamos que en vez de asfalto son adoquines el resultado es demoledor para las piernas. Gracias a que se disputa esta carrera y a la repercusión social que tiene están consiguiendo que estos muros de adoquín se mantengan como parte de la historia del ciclismo, ya que cada vez se estaban asfaltando más tramos. A día de hoy estas vías son y serán leyenda el día de mañana. La carrera empezará con gran nerviosismo como en cada edición. La primera parte es muy rápida. Hasta que se hace la fuga buena ya han podido pasar 60 kilómetros, así que un poco de respiro y vuelta a las andadas. Los primeros muros son Lippehhovenstraat y Paddestraat. De dificultad leve, pero al ser los primeros tramos de pavés el nerviosismo para entrar bien posicionado hace estragos. Antes de llegar al primer paso por Oude Kwaremont, de 2 kilómetros pero de adoquín 1600 metros al 4% de media y algún tramo al 11% de máxima, este paso se realizará dos veces más a lo largo del recorrido. A partir de este punto vienen casi todos los tramos muy seguidos: Kortekeer, Eikenberg, Wolvenberg, Ruiterstraat, Kerkgate, Holleweg, Molenberg, de 500 metros al 9.8% de media y 14%de máxima, Paddestraat de 2300 metros al 13% de media y 20% de máxima.Estos dos últimos empiezan a hacer criba en el pelotón. De esta mitad de carrera hasta el final solo empiezan a aguantar los corredores más poderosos. Este es siempre un momento de selección, y de mirar un poco quién aguanta en el grupo. Depende cómo vaya la carrera, el paso por el avituallamiento puede ser un infierno por el ritmo. Aquí es realmente donde empieza la competicion de verdad con el segundo paso por Oude Kwaremont y Paterberg. Kilómetro 200 de carrera y estos tramos de adoquín son como una auténtica losa. Los ataques de los más "suicidas" suelen ser en este momento, con los pasos Koppenberg, Mariaborrestraat, Steenbeekdries y Taaienberg. Estos corredores saben que es su momento antes de morir en los últimos tres muros, donde se decide la carrera entre los expertos clasicómanos del pavés. En Flandes nunca sabes dónde se puede ganar la carrera, pero sí dónde perderla: gastar energía extra en querer brillar antes del paso por Kruisberg de 2500 metros al 6% de media y 9.8% de máxima, y los seguidos Oude Kwaremont de 2.2 kilómetros al 4% de media con tramos del 11% máxima y Paterberg con sus escasos 360metros al 13% de media y tramos al 20% de máxima.

Las grandes clásicas siempre son para corredores poderosos, y en esta van a estar los mejores clasicómanos. Ell vigente campeón Philippe Gilbert lo va tener complicado, pero también va ser el gran rival a batir, con Peter Sagan en el retrovisor, Zdenek Stybar, Greg Van Avermaet, Gianni Moscon, Boassonn Hagen, Vincenzo Nibali, Benoot, y hasta el mismísimo Imanol Erviti nos puede dar una gran alegría.

Últimas Noticias Multimedia