Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La AN estima la reclamación de la familia

El Estado pagará por la muerte en 2015 por infarto de un vecino de Fustiñana, que quedó aislado en su tractor

La Audiencia Nacional dice que sufrió el ataque por el estrés al verse rodeado por el agua

Viernes, 30 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El tractor que conducía el fallecido de Fustiñana.

El tractor que conducía el fallecido de Fustiñana. (Navarra Televisión)

Galería Noticia

El tractor que conducía el fallecido de Fustiñana.

pamplona- El Estado no solo ha sido condenado durante las inundaciones que ha causado el Ebro en los últimos años en la Ribera a pagar por las pérdidas de los cultivos. En otra sentencia de la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional se ha estimado el recurso interpuesto por una familia navarra debido al fallecimiento de un agricultor de Fustiñana de 68 años que obliga a pagar 18.000 euros. El hombre murió el 27 de febrero de 2015 a causa de un infarto. Lo hizo cuando conducía su tractor y se quedó aislado por el desbordamiento del río Ebro, cuyo desbocado cauce le rodeó cuando circulaba por un camino agrícola.

La familia reclamó a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior por el fallecimiento del agricultor al entender que merecían una ayuda económica amparada en el Real Decreto 2/2015 de 6 de marzo que activó medidas urgentes para reparar los daños causados por las inundaciones. En dicho decreto se estipulaba también en el artículo 18.1 que se establecerían ayudas “en el caso de que se produzca el fallecimiento de personas a consecuencia de los hechos o situaciones de catástrofe pública”. El Estado desestimó dicha reclamación al entender que no quedaba acreditada la relación de causalidad directa entre las inundaciones y el fallecimiento del vecino de Fustiñana, pero la familia decidió acudir a la vía judicial y ahí la AN les ha dado la razón y entiende que sí existe esa relación directa.

Los reclamantes estimaban que el infarto del fallecido trae su origen en la situación de estrés emocional con la que se encontró, al romperse los diques de contención del río Ebro. Ello hizo que se inundaran las fincas colindantes por una gran cantidad de agua que circulaba con mucha fuerza, por lo que el agricultor intentó ponerse a salvo en el tractor. Sin embargo, perdió la visión del camino por el que iba al anegarse de agua y el tractor quedó atrapado en la cuneta. La angustia, el miedo y el fuerte estrés determinó el ataque al corazón, según la sentencia y un informe pericial aportado por la familia que aprecia que la generación de la situación de estrés emocional determinante, desde el punto de vista médico, del infarto de miocardio sufrido por la víctima. Ello fue la causa médica del fallecimiento, “que trae causa directa de la grave situación de emergencia en la que se encontró por consecuencia de la inundación”.

El tribunal entiende que sí existe una relación directa entre la generación de la causa endógena del fallecimiento y la grave situación de emergencia que se encontró el finado en el concreto momento de su muerte, “teniendo en cuenta las concretas circunstancias que concurrían -soledad, la víctima no sabía nadar, encontrarse rodeado de agua en medio de la riada, bloqueado y sin posibilidad de salir de la situación por su propia actuación- que fue la causa determinante de la producción del ataque al corazón, de donde estas circunstancias determinantes de la situación de emergencia se configuran jurídicamente como causa directa de la muerte”. - E.C.

Últimas Noticias Multimedia