El nuevo Kim ‘diplomático’ recibe al presidente del COI

El régimen hace gala de su política aperturista tras participar en febrero en los JJOO de Corea del Sur

Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

tokio- El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, recibió al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, en una muestra más del reciente aperturismo del país motivado, precisamente, por su participación en los Juegos Olímpicos. El encuentro, recogido ayer por la agencia estatal KCNA, se produjo el viernes en Pyongyang “en un ambiente cálido y amistoso” en el marco de una visita de tres días iniciada el jueves.

En una reunión en la que también estuvieron el número dos del régimen, Choe Ryong-hae, y el ministro de Deportes, Kim Il-guk, Bach transmitió al mariscal norcoreano su “voluntad de asegurarse de que el COI coopere” con el país asiático para facilitar su participación en los JJOO de Tokio 2020 y en los JJOO de Invierno de Pekín 2022.

espíritu olímpicoLas citas olímpicas han cobrado especial simbolismo en la actual situación de distensión entre Pyongyang, Seúl y Washington después de que varios atletas norcoreanos se unieran a las competiciones de los JJOO de PyeonChang (Corea del Sur) en febrero, el detonante también de dos próximas cumbres entre Kim y sus mandatarios.

En este sentido, Kim agradeció a Bach el papel jugado por el COI en este cambio de paradigma diplomático y afirmó que el deshielo de las relaciones norte-sur es “totalmente atribuible a los esfuerzos del COI, que allanó el camino para ello”.

El líder norcoreano expresó su deseo de que la cooperación entre el país y el organismo deportivo internacional se fortalezca y ayude también a desarrollar y mejorar varios eventos deportivos internos;además, Kim invitó al alemán a visitar el país con frecuencia “como un amigo”.

El presidente del COI es el primer representante exterior al que Corea del Norte recibe tras el debut diplomático de su mandatario esta semana con un viaje sorpresa a China, donde fue recibido por el presidente Xi Jinping.

Kim no había salido del país ni recibido a ningún jefe de Estado desde su llegada al poder tras la muerte de su padre, Kim Jong-il, en diciembre de 2011, lo que pone de manifiesto el enorme aislamiento al que se vio sujeto el régimen y que contrasta con su frenética actividad diplomática actual. - Efe