Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Música

La penúltima lección del maestro

Por Javier Escorzo - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

CONCIERTO DE KHARMIA &PROYECTO PEZ &ROSENDO

Fecha: 24/03/2018. Lugar: Casa de Cultura de Burlada. Incidencias: Entradas agotadas con varios meses de antelación. Expectación máxima para recibir a Rosendo en la que puede ser su última gira (al menos en una buena temporada). También actuaron Kharmia (Isaac Ríos, voz, Sergio Barbarín, guitarra, Ángel García, guitarra, Jon Harrys, bajo, Javier Azpilicueta, teclados, y Jon Culebras, batería), y Proyecto Pez (Iñaki, guitarra, Ion, bajo y coros, Iker, batería, Unai, guitarra y coros). Por su parte, y como viene siendo habitual en los últimos años, Rosendo estuvo acompañado por Rafa J. Vegas al bajo y Mariano Montero a la batería.

si dicen que sabe más el diablo por viejo que por diablo, imagínense cuánto conocimiento puede poseer un artista como Rosendo, que ya dio muestras de una innata sabiduría desde su más tierna infancia artística, allá por los estertores de los setenta;acababa de abandonar Ñu, fundó Leño y se inventó un nuevo género de rock español que mantiene plena vigencia en nuestros días. No nos detendremos a glosar los innumerables logros de su larga carrera, con banda o en solitario, pues son de sobra conocidos. Además, para comprender la magnitud de su obra no se necesita tanto hablar de ella, sino de la influencia que ha ejercido a su alrededor. Y lo haremos sin salirnos de nuestra comunidad, citando a dos artistas de dos generaciones distintas pero que siempre han visto en el de Carabanchel un modelo en el que basarse: El Drogas siempre menciona un concierto de Leño en Estella a comienzos de los ochenta como uno de los mayores impulsos que recibió para perseverar en su afición musical. Por su parte, Kutxi Romero ha repetido en multitud de ocasiones que descubrió el rock’n’roll cuando en el instituto le grabaron una cinta con A las lombrices, de Rosendo, por una cara, y No sé qué hacer contigo, de Barricada, por la otra. Son solo dos ejemplos, geográficamente cercanos, de cuán alargada es la sombra de Rosendo, pero podríamos poner muchísimos más. Eso explica el seísmo que produjo el anuncio de su retirada (¿temporal?) de los escenarios.

El de Burlada fue el primero de esta, su posible última gira, y la expectación era máxima. En honor a la verdad, hay que decir que las entradas se agotaron mucho tiempo antes de que se hiciese pública la despedida. Antes que el maestro actuaron otros dos grupos de discípulos aventajados. En primer lugar, Kharmia, que desplegaron su poderío en forma de heavy metal clásico (Quiero volver, Cazador), con alguna balada (Viejo faro). En segundo lugar, Proyecto Pez, de sonido igualmente contundente, aunque escorados hacia el punk rock;en mayo publicará nuevo material (del que estrenaron un tema, Tic Tac).

Y por fin salió Rosendo, que se decantó por un repertorio mayoritariamente clásico, con mucho rescate de sus discos de los ochenta (Aguanta el tipo, Por meter entre mis cosas la nariz, Cosita). Es lo que sucede cuando uno lleva un cancionero tan extenso en su mochila, que son muchas las épocas a tratar. También revisó su pasado más inmediato (Cúrame de espantos, El botillo y la pringá, de su último disco, o Muela la muela y Vergüenza torera, de otros lanzamientos recientes). Incluso sorprendió con una versión (No dudaría, de Antonio Flores), antes de avasallar con la incontestable traca final: El tren, Flojos de pantalón, Pan de higo, Agradecido… Y, cómo no, la imprescindible Maneras de vivir con la que se despidió, quién sabe si para siempre, de Burlada. Rosendo es historia viva del rock nacional;esperemos que aún le quedan muchos capítulos por escribir.

Herramientas de Contenido