África a la deriva

Jorge Ipiña Pando - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los enfrentamientos entre los seleka, musulmanes, y los antibalaka, cristianos, continúan en la república centroafricana. Es otra guerra olvidada, como la de Mali, donde los tuareg e islamistas intentan la secesión del norte del país. En Nigeria, Boko Haram, es decir el ISIS, trata de crear un califato en la región. Otros movimientos secesionistas como el del Delta del Níger, o el de ciertas regiones del antiguo Zaire no han cesado, quién sabe si resurgirá una rebelión en Katanga o en otras zonas mineras. África para el año 2050 va casi a duplicar su población. En gran parte de los países del continente negro hay minorías musulmanas o cristianas;África Occidental, concretamente en Nigeria, esto es una amenaza a su integridad más que la que supuso la guerra de Biafra. Si sumamos una población joven, pobre, analfabeta e islam, nos encontramos con los ingredientes necesarios para incendiar la región. Francia ha intervenido en Costa Marfil, Mali, República Centroafricana entre otros países, pero más para mantener sus intereses que para garantizar la estabilidad. O el mundo planifica una especie de plan Marshall para África o las guerras de Yugoslavia y Oriente Próximo parecerán juegos de niños comparado con las que se ciernen sobre África Occidental y Central.