Editorial de DIARIO DE NOTICIAS

Violencia sin medida

Ninguna de las 213 medidas acordadas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género ha sido puesta en marcha seis meses después de su aprobación. Mientras, las agresiones continúan

Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

alarma la enumeración y el relato de las agresiones que tienen como víctimas a las mujeres. Los ataques, lejos de aminorar por la mayor concienciación social e implicación de las instituciones, siguen poniendo ante nuestros ojos una realidad que no puede ceñirse ni a espacios determinados, ni a una edad definida ni a un grupo étnico concreto. La violencia machista es un fenómeno global y ahora mismo incontrolado pese al aumento de las denuncias y la protección que reciben algunas de las amenazadas. La radiografía de las diez detenciones realizadas esta semana por la Policía Foral es bastante elocuente sobre lo que está sucediendo. En los últimos días y hasta el pasado viernes hay constancia en Navarra de dos agresiones sexuales, dos casos de abusos y seis de violencia machista. El mapa de estos sucesos discurre de norte a sur de la Comunidad;las edades de los presuntos agresores oscilan entre los 17 y los 53 años;entre los detenidos hay hombres con antecedentes, exparejas con orden de alejamiento o maridos agresivos en el ámbito familiar. No hay un perfil definido que permita anticiparse, más allá de cuando se hayan podido detectar incidentes anteriores de algunos individuos;la violencia machista es poliédrica y, repasando estos casos o los ocurridos esta semana en el Estado, extremadamente perversa. En esta larga batalla, tan importante es la acción policial como la judicial. Aunque código en mano haya argumentos desde la óptica legal, para los ciudadanos resulta incomprensible que un condenado por el asesinato de una chica cuyo cuerpo trató de ocultar y de descuartizar disfrute ya de la libertad condicional diez años después de aquel suceso que agitó los Sanfermines de 2008. Así las cosas, leer que el asesino confeso de otra joven se regodea de que en siete años estará en la calle, demuestra que las penas no tienen ningún efecto coercitivo. Preocupa también que el ritmo de la agenda política vaya al ralentí mientras el número de víctimas se multiplica. Los partidos de la oposición han criticado en el Congreso que seis meses después de la aprobación del Pacto de Estado contra la Violencia de Género no esté en marcha ninguna de las 213 medidas acordadas. En el otro lado, la Policía Foral informaba que en menos de cien días ha detenido a 86 personas por delitos relacionados con violencia de género y doméstica. Casi una diaria. Inquietante.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »