Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Jóvenes saharauis: atrapados en el limbo

Son el futuro del pueblo saharaui pero atraviesan un difícil presente. Un libro analiza la juventud del Sáhara

Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Las condiciones físicas de la 'hamada'argelina, el desierto de Tinduf, son muy duras.

Las condiciones físicas de la 'hamada'argelina, el desierto de Tinduf, son muy duras. (NATXO ESPARZA)

Galería Noticia

Las condiciones físicas de la 'hamada'argelina, el desierto de Tinduf, son muy duras.Las condiciones físicas de la ‘hamada’ argelina, el desierto de Tinduf, son muy duras. Las mujeres tienen un notable protagonismo en el Sáhara.La juventud saharaui, con un nivel educativo muy superior a la de otros países del continente, aspira a las mismas metas que todo joven: formarse, trabajar y constituir un proyecto vital y familiar digno en su tierra. Luchan por ello.El futuro plan de juventud pondrá el énfasis en fomentar actividades de ocio y tiempo libre, sobre todo con deporte, ya que la desocupación mina la moral de las nuevas generaciones, que incluso piensan en la guerra.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Pueden ser unos 40.000 pero nadie sabe a ciencia cierta su número. Es lo mismo. Cada cuál tiene su propia historia humana con nombres y apellidos en un espacio situado en ninguna parte: son los jóvenes Sáharauis que viven en los campamentos de Tinduf después de que su pueblo tuviera que refugiarse en esta dura tierra en la frontera con Argelia tras el conflicto bélico con Marruecos. La juventud refugiada en los campamentos saharauis. Atrapados en la incertidumbre del limbo. “El título del libro refleja dos cuestiones centrales de la situación actual de la juventud en los campamentos: el limbo como no lugardonde la comunidad internacional ha abandonado a la población saharahui;y la incertidumbre que ante el futuro tienen sin ilusiones, ni proyectos vitales. Como dice Bauman: un cementerio lleno de esperanzas y desgracias”. Así lo resume Carlos Vilches, sociólogo y profesor de la UPNA, que junto a Natxo Esparza Fernández (profesor de la Escuela de Educadores de Pamplona), han presentando recientemente este trabajo.

“El origen del estudio responde a una inquietud de la Asociación de amigos y amigas del Sáhara de Vitoria que nos trasmite a través de su observación directa, por su trabajo dilatado en los campamentos, que existen en los últimos años situaciones de cambio trascendente en la juventud saharahui y que solo hay intuiciones para explicar la naturaleza de esos procesos”, explica. En este sentido los expertos han detectado una serie de cuestiones muy sintomáticas. En primer lugar un cierto hartazgo juvenil por el impasse en el que está el proceso hacia el referéndum dado el desinterés de las organizaciones internacionales en la solución del conflicto. En segundo, que las condiciones de vida resultan cada vez más penosas en el desierto, sobre todo tras la crisis económica que ha retraído la ayuda internacional y ha provocado situaciones de malnutrición y de trastornos de salud en toda la población, en especial en el ámbito de lo mental. Como tercer aspecto subrayan la aparición de conflictos en el ámbito juvenil provocados por la falta de trabajo y ligado a ello, el desinterés por el estudio y la falta de expectativas laborales impide asentar proyectos vitales como la formación de nuevas familias. Sin embargo, también hay movimientos en sentido positivo y empoderamiento como las demandas de mayor protagonismo social y político de las mujeres jóvenes..., algo que, por otra parte, tiene el contrapunto en la aparición de actitudes dirigidas hacia retomar el conflicto armado con Marruecos. Un complejo cóctel que merecía la pena ser estudiado, comentan.

“Faltaban datos objetivos para medir el impacto de estos fenómenos, así como para conocer la génesis de este cambio de actitudes. A la par, desde una perspectiva abierta y sin prejuicios ni limitaciones prospectivas se deseaba dar voz a la propia juventud para que expresase su situación vital ante el futuro y las necesidades que como grupo tenía. A tal fin, se diseñó una investigación sociológica abierta e innovadora porque no había precedentes de experiencias de investigación tan ambiciosas en una escena de campamentos de personas refugiadas”, rememoran.

En un primer viaje se realizaron procesos asamblearios con la juventud para que ellos y ellas definieran los aspectos que la investigación debía abordar. En un posterior viaje y con un equipo de investigadores e investigadoras de la UPNA, apoyados por un equipo autóctono, se realizaron entrevistas, grupos de discusión y talleres participativos con la juventud para incorporar, en la investigación, su propia visión. En viajes sucesivos se ha presentado y discutido en los campamentos los resultados del informe final, antes de presentar el libro resumen de esta experiencia. Especialmente numerosa fue la presentación del diagnóstico sobre la juventud saharaui en diciembre de este año en el IX congreso de la UJSARIO en Auserd, que contó con la presencia de delegaciones de todo el mundo. “Finalmente, en la actualidad, un equipo de la UPV/EHU. a partir de este diagnóstico realizado, está elaborando un Plan de Juventud para desarrollar en los propios campamentos”, cuenta Vilches.

¿Conclusiones? ¿Medidas? El libro incluye una reflexión anónima preocupante en su última página, al hilo de los relatos y las dinámicas grupales. “La conclusión es que la situación de la juventud saharahui vive un deterioro patente fruto de esta larga espera, de las mafias de la droga y de la estrategia del enemigo de debilitar nuestras fuerzas a toda costa. Por lo tanto, si no se hace algo por mejorar esta situación o por encontrarle una solución rápida, nos tememos lo peor. No obstante, los jóvenes que seguimos por aquí no nos olvidamos del objetivo nacional y de seguir luchado por nuestra independencia cueste lo que cueste”.

Quizá no sea un resumen científicamente demostrable pero este párrafo recoge un estado anímico y vital bastante extendido que, no obstante, con todo lo duro y autocrítico que suena, no incluye la idea de “tirar la toalla”. Al contrario, muestran sus esperanzas en que este chequeo sociológico sirva para algo y no se convierta en papel mojado como por desgracia tantas veces ha sucedido en el Sáhara con documentos de mayor calado como los propios acuerdos de paz y los compromisos de la ONU para realizar un referéndum. Por eso, bajando a lo micro, la voluntad del equipo autor del informe es articular medidas concretas para darle la vuelta a la situación. Se trata de actuar en dos ejes claves para relanzar algo tan determinante como son las nuevas generaciones: crear puestos de trabajo para poder construir un proyecto vital digno y fomentar una cultura del ocio y el tiempo libre, incluido el deporte, para ocupar las largas horas vacías en la arena. Hay futuro.

Son el futuro del pueblo saharaui pero atraviesan un difícil presente. Un libro analiza la juventud del Sáhara.