Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un joven denuncia amenazas de multa por hablar en euskera

Un guardia civil le recriminó al conductor que “no entendía su idioma” en un control en Pueyo

Cristina Jiménez - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El senador de EH Bildu, Jon Iñarritu, denunció en redes sociales lo sucedido.

El senador de EH Bildu, Jon Iñarritu, denunció en redes sociales lo sucedido.

Galería Noticia

El senador de EH Bildu, Jon Iñarritu, denunció en redes sociales lo sucedido.

pamplona- El joven Danel De Prado Requena, vecino de Pueyo, denunció a través de su cuenta de Facebook haber sido amenazado con una multa de 700 euros en un control de la Guardia Civil en Pueyo, por hablar con un amigo suyo en euskera.

Los hechos tuvieron lugar el pasado jueves 29 de marzo alrededor de las 20.30 horas. El conductor y cuatro amigos se dirigían a la localidad en su vehículo cuando dos agentes de la Guardia Civil les dieron el alto en la confluencia de las calles Mariscal Pedro de Navarra y Camino Aranbero.

“Cuando nos pararon, el agente que iba sin arma notó mi disconformidad con el control y desde el principio adoptó una actitud muy prepotente”, señaló De Prado, que subrayó que tanto él como sus amigos se mostraron dispuestos a colaborar en todo momento.

Mientras los agentes revisaban la documentación de los cinco, De Prado se dirigió a uno de sus colegas en euskera, idioma que acostumbran a utilizar entre ellos dos. “En ese momento, el agente con arma larga -una metralleta- me preguntó a ver qué lengua estaba hablando, que no la entendía”, comentó el vecino de Pueyo.

Inmediatamente después, el agente le ordenó abandonar el vehículo “de malas maneras” para profundizar en la inspección del turismo. “En todo momento me dirigí al Guardia Civil en castellano porque supuse que no me iba a entender”, recalcó De Prado.

La conducta del joven fue tomada como una falta de respeto por el agente, que le espetó que no podía hablar en un idioma desconocido por los miembros del cuerpo “porque igual estás insultándonos o le estás diciendo a tu amigo que tire la droga por la ventanilla”.

Tras el toque de atención, el muchacho preguntó al guardia si cuando atienden a turistas extranjeros con otra lengua también llaman falta de respeto a hablar en su idioma, a lo que el agente respondió: “Como siga así, será peor y quizás se vaya a su casa con 700 euros menos”, argumentó el joven.

De Prado mostró, horas más tarde, su disconformidad con esta situación a través de sus redes sociales, y añadió que “no quise que la cosa pasara a mayores pero me quedé muy sorprendido. Otras veces que me ha parado la Guardia Civil también he hablado con algún amigo en euskera y nunca nos habían puesto ninguna pega”.

Por su parte, el senador de EH Bildu, Jon Iñarritu, difundió el suceso en Twitter y se puso en contacto con el afectado para interpelar al Gobierno central. En este sentido, De Prado se mostró agradecido aunque subrayó que prefiere no tomar acciones legales porque todo quedó en una amenaza verbal y la multa no llegó a realizarse.

“Es muy molesto que un agente de la autoridad tenga esa actitud euskarofoba en Navarra aunque creo que tomar represalias podría ser peor para mí. De momento, estoy satisfecho con que la queja haya tenido repercusión”, concluyó.

trato vejatorioAdemás del altercado por el idioma, De Prado relató que el agente que dio el alto a su vehículo el pasado jueves también realizó comentarios despectivos sobre algunos de los objetos que encontró en el turismo durante el control. El conductor apuntó que llevaba consigo dos fundas de instrumentos y el agente le preguntó por ellas. “Le dije que eran un tamboril y un txistu, a lo que el guardia respondió riéndose que qué era ese chiste”, sostuvo, añadiendo que el guardia “miró una mochila en la que llevo CD y sacó uno de Su Ta Gar, entre otros, mientras ponía mala cara”, destacó el joven.

Además, De Prado denuncia que el agente le preguntó con actitud chulesca por una pegatina contra las centrales nucleares que portaba en el vehículo, así como por una revista eibarresa publicada en euskera.

“También me preguntó en tono de burla si iba al monte a coger setas al ver una cesta grande que llevaba en el maletero del coche”, precisó.

Por su parte, fuentes de la Guardia Civil fueron consultadas por este periódico para conocer su postura sobre lo sucedido, aunque los agentes declinaron aportar ningún dato o información al respecto.