Recogimiento y respeto en la pasión de andolense

Más de un centenar de vecinos hicieron posible la 28ª edición

Hubo dos nuevos decorados y una jota en mitad del vía crucis

María San Gil - Domingo, 1 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Algunos de los artífices del vía crucis posan tras acabar la representación.

Algunos de los artífices del vía crucis posan tras acabar la representación. (M.S.G.)

Galería Noticia

Algunos de los artífices del vía crucis posan tras acabar la representación.

Andosilla- “Como un acto de fe”. Así vivieron muchas personas la XXVIII edición del Vía Crucis Viviente de Andosilla, uno de los eventos más consolidados del calendario local, que volvió a ser un éxito gracias a la colaboración de un centenar de vecinos que se metieron en la piel de los diferentes personajes, que cantaron, que decoraron y que ayudaron de una forma u otra.

El viernes por la mañana, pasadas las 10.00 horas y bajo un respetuoso silencio, la plaza del Corro acogió la sentencia de Poncio Pilato, encarnado un año más por Carlos Fuertes, uno de los máximos organizadores de esta Pasión.

Con paso firme, aunque algo más lento que otros años debido a la cantidad de gente que llenaba las estrechas calles del Casco Viejo, Imanol Moreno, que se metió en la piel de Jesús por segundo año, comenzó su periplo.

Después del debut del año pasado, Moreno aseguraba haber estado “mucho más tranquilo” a pesar del intenso frío que sintió a lo largo de todo el recorrido. Algo dolorido del hombro tras cargar con la cruz de cien kilos, reconocía que “es un acto de aquí, del pueblo. Nosotros de pequeños jugábamos a hacer el vía crucis”. Por este motivo, y tras ocho años previos haciendo de ladrón, afirmaba que el año que viene repetirá experiencia.

Junto a él también estuvo en muchas de las escenas Maite Resano, que el año pasado, tras un largo parón, volvió a representar a María, papel que representó en la primera edición de este vía crucis y durante trece años consecutivos.

La crucifixión, en la plaza López del Val, fue uno de los momentos más espectaculares de este acto, un espectáculo en el que no faltó la música coral en directo y en el que también estuvieron presentes los romanos, las Hijas de Jerusalén, los ladrones, Pedro, Barrabás, María de Cleofás o María Magdalena, entre otros.

las novedadesTodos los años, a pesar de las limitaciones, tratan de someter el vía crucis a algún cambio, alguna novedad que lo haga más vistoso y atractivo. Este año, de acuerdo con Fuertes, introdujeron dos nuevas lonas con imágenes de Andosilla;en la flagelación y en la primera caída. Además, de cara al año que viene adelantó que cambiarán el decorado de la segunda caída. Por otro lado, y como gran novedad, en mitad del recorrido Alberto Gurrea interpretó una sentida jota en honor a Andosilla y a su tradición.

el mercadoLas calles aledañas, además, acogieron un año más, y ya van quince, un mercado hebreo. Los cerca de 3.000 asistentes, de acuerdo con la organización, pasearon entre las decenas de puestos y disfrutaron con los talleres y actuaciones callejeras.