Mesa de Redacción

Herencia envenenada

Por Félix Monreal - Lunes, 2 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

He recibido una herencia. Lo cuento así, sin más preámbulos. Un millón setecientos veinticinco mil euros. Me lo comunicaron la pasada semana por correo electrónico. Debe ser un pariente lejano que ha obtenido mi dirección. O alguien que ha visto mi careto por internet y le he caído bien. El tal Paolo Gutierez -ese es su nombre- me cuenta su estado terminal por un cáncer de páncreas que le tiene postrado en un hospital de Francia;viudo y sin hijos, pone a mi disposición esa cantidad, bloqueada de momento en un banco suizo, y que “al no tener heredero legal, le insto a que acepte este ofrecimiento para ayudarme a cumplir mis deseos”. El tío Paolo (le llamaré así) solo me pone como condición que le ayude a construir una fundación humanitaria con su nombre para ayudar a los pobres. Me apremia a una urgente respuesta, antes de que le llegue la muerte y el dinero quede bloqueado en el banco, pues ya se sabe cómo tratan los suizos los temas de la pasta. A la gente que le he contado esto me dice que desconfíe, que ya avisó el sábado el ministro Zoido, el de Interior y territorios catalanes, del aumento de los ciberdelitos, lo fácil que resulta hackear el WhatsApp y cómo se hacen con las claves de tu cuenta corriente y te dejan sin blanca. Es el nuevo timo del trile, del dónde está la bolita. Y hay incautos que pican. Parece que el tío Paolo me dejó una herencia envenenada.

Últimas Noticias Multimedia