Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
una tradición tudelana que comenzó en 1663

Ariadna Murillo, el Ángel silencioso

Sin pronunciar una palabra en toda la mañana pero con su eterna sonrisa y tranquilidad, la tudelana de 8 años cumplió una vez más, y van 335, con la ceremonia de la Bajada del Ángel de Tudela.

Un reportaje de Fermín Pérez-Nievas - Lunes, 2 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

[VÍDEO] Bajada del Ángel de TudelaVER VÍDEOReproducir img

La Bajada del Ángel emociona a Tudela en el último acto de Semana Santa

(YOUTUBE)

Galería Noticia

  • [VÍDEO] Bajada del Ángel de TudelaReproducir
  • Ariadna Murillo, en el momento de salir del templete para volar sobre la plaza Nueva.
  • Terrén, Vallejo, Arregui y Cambra ultiman la vestimenta de la pequeña.
  • Alicia Navarro peina y coloca la corona de la niña antes de salir.
  • Ariadna, tras retirar el velo a la Virgen, emprende de nuevo el camino de vuelta hacia el templete.
  • Catorce niños y niñas que hicieron de Ángel se reunieron en la casa de Vallejo-Arregui.
  • Un tudelano regala una bolsa de chucherías a Ariadna a su paso por la calle Carrera.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Tú tranquila, Ariadna. Lo vas a hacer muy bien”. Quien le dijo esas palabras mirándole a los ojos y apretando sus mofletes donde se marcaban dos hoyuelos es Ana María Arregui que, junto a su marido Miguel Vallejo, le han preparado durante casi un año para que sea la protagonista de la tradición más arraigada y querida por los tudelanos.

Ariadna Murillo podrá a pasar a la historia de esta ceremonia como El Ángel Silencioso. Sonriente, siempre sonriente, pero sin pronunciar ni una palabra desde que le empezaron a vestir hasta después de realizar de forma espléndida la Bajada. Pese a ello su cara no denotaba ni un atisbo de nervios o intranquilidad y enseguida sus hoyuelos dejaban adivinar su estado de ánimo. Un carácter, a buen seguro, heredado de sus padres que con absoluta normalidad vivieron el acoso de cámaras, los saludos por las calles o ser el centro de atención de Tudela durante varias semanas.

el inicio“¡A la primera, majica!”, se oyó entre la gente cuando Ariadna acababa de gritar “¡Alégrate María, porque tu hijo ha resucitado!” y se disponía a retirar el luto a la Virgen. La pequeña de 8 años efectuó todos los movimientos sin dudar, tal y como durante meses aprendió en casa de la familia Vallejo-Arregui. En sus manos está el secreto para elegir a ángeles tranquilos pero seguros, traviesos pero estables para un día con tanta presión.

La preparación había empezado una hora antes de que se abriera el templete a las 9.10 horas. Desde las 8.00, catorce ángeles de años anteriores se congregaron en el centro del Día del Ángel: La casa de Miguel Vallejo y Ana María Arregui. Lo que otros años era un hervidero de gritos, este año Ariadna contagió su tranquilidad y silencio. Goyo Terrén y Patxi Cambra se encargaron de ir poniendo las diferentes partes del vestuario: calzón, camiseta, vestido, bolsa para aleluyas, cíngulo, sandalias, corona, corsé, alas y banderín. Es un proceso tan engrasado que parece que va por sí mismo, hasta tal extremo que el Ángel (Ariadna) emprendió el camino hacia la plaza de Los Fueros con toda la comitiva, sus padres, acompañantes y fotógrafos incluidos pero sin Vallejo ni Arregui a quienes hubo que esperar entre risas.

De camino hacia el templete de la Casa del Reloj, Ariadna fue el centro de todas las miradas para los tudelanos e incluso desde una tienda un hombre le regaló una bolsa con chucherías para después de la ceremonia, ante la sorpresa de la comitiva. Una vez que se abrió el cielo para que Ariadna descendiera y retirara el luto a la Virgen todo fue corrido y se convirtió en una de las Bajadas más rápidas y efectivas que se recuerdan. Sin una duda, ni un miedo, ni una palabra. Todo en silencio, excepto los aplausos que surgieron cuando terminó su labor. “Todo muy bien”, se oyó cuando la abuela de Ariadna se abrazó con Ana María Arregui.

curiosidades

Aniversario. En el sistema actual de descender por una maroma, ayer se cumplieron 335 años desde que se celebrara por primera vez en 1663 en la plaza Vieja. En 1850 se pasó a la plaza de los Fueros. En 1854 se decidió retirar la vela encendida que portaba el Ángel porque se derretía y quemaba a los espectadores y se sustituyó por un banderín.

La imagen. La talla de la Virgen es del siglo XVII y se emplea ésta porque en casi todas sus representaciones tiene a su hijo recién nacido en brazos, lo que sería una anomalía en esta ceremonia.

Herramientas de Contenido