Dudas razonables

Todo es rebelión

Por Tomás de la Ossa - Martes, 3 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

De los creadores de Todo es ETA, famosos luego por Todo es enaltecimiento del terrorismo, llega a las pantallas el último y más apoteósico estreno de la Audiencia Nacional Century Fox: Todo es rebelión (y sedición, y ojito que podemos añadirle lesa majestad, brujería, alquimia y no pagar el diezmo a la Santa Madre Iglesia).

Yo creía que a estas alturas de la vida, y pese a la democracia pluscuamimperfecta que nos ha tocado transitar, al menos el delito de rebelión lo teníamos claro, aunque solo fuera por los dos últimos y claros ejemplos: el trágico de 1936 y el bufo del 23-F de 1981.

Sin embargo -a tenor de los autos del juez Llarena (al que las probables desobediencia y prevaricación no sacian su sed carcelaria)-, el procéses totalmente equiparable a esos levantamientos armados, y para justificarlo presenta pruebas como un informe de la Guardia Civil que señala 315 casos de violencia. Aunque aceptáramos que los 315 son ciertos -que es mucho aceptar-, no hay nada en ellos que se parezca a una rebelión, sino a excesos -algunos delictivos, no decimos que no- en manifestaciones. Incluso llegan a acusarles de que en una manifa “venían con palos y piedras”, que muy legal no parece, pero que no es una forma seria de hacer una rebelión desde el Neolítico.

Lo cierto es que es la primera vez en la historia de las rebeliones en la que los rebeldes no intentan ir hasta el final, sino que después de sus supuestos alzamientos se van a casa, con la idea de seguir el siguiente sábado, o hacen una pausa para ver el partido del Barça. Es el inédito caso de levantamiento en los ratos libres, a plazos, por fascículos.

No sabemos si Alemania, Escocia y Bélgica van a admitir semejante atropello a Puigdemont y compañía (no es fácil de predecir, porque la Justicia es como las noches sanfermineras: vas con la única idea de ver los fuegos y te dan las 9 de la mañana mojando churros en un cubata). Pero si lo de la rebelión cuela ahí fuera, a los de aquí dentro ya solo les quedará darnos por la popa y que el Constitucional lo valide como Amejoramiento del Derecho de Pernada.

Últimas Noticias Multimedia