investiga la evolución de los terrenos de juego

Los estadios navarros, referentes en un estudio

El trabajo, recogido en la revista "Cuadernos de Fútbol", se realiza desde el punto de vista de la ingeniería y estudio campos navarros como El Sadar de Pamplona, el Ciudad de Tudela de la capital de la Ribera, Merkatondoa de Estella o San Francisco de TafallA

EFE - Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 17:48h

Miguel Ángel González Moreno, autor del estudio, posa en el estadio de El Sadar, de Pamplona.

Miguel Ángel González Moreno, autor del estudio, posa en el estadio de El Sadar, de Pamplona. (UPNA)

Galería Noticia

Miguel Ángel González Moreno, autor del estudio, posa en el estadio de El Sadar, de Pamplona.

Pamplona. Un ingeniero agrónomo y estudiante de un Máster en la Universidad Pública de Navarra (UPNA) ha investigado la evolución histórica de los terrenos de juego del fútbol español a partir de los existentes en Navarra, desde las instalaciones primitivas hasta innovaciones como el césped artificial.

Se trata de Miguel Ángel González (Pamplona, 1986), estudiante del Máster en Prevención de Riesgos Laborales en la UPNA, quien en su trabajo parte de los primitivos campos de hierba natural, en los inicios del siglo XX, para después repasar las novedades surgidas entre 1940 y 1970, como la luz artificial o el drenaje, y concluir con una descripción de las novedades de los últimos años, como las ciudades deportivas y el césped artificial.

El trabajo, recogido en la revista "Cuadernos de Fútbol", que edita el Centro de Investigaciones de Historia y Estadística del Fútbol Español (CIHEFE), se realiza desde el punto de vista de la ingeniería y estudio campos navarros como El Sadar de Pamplona, el Ciudad de Tudela de la capital de la Ribera, Merkatondoa de Estella o San Francisco de Tafalla, que aparecen en este artículo, además de otros ya desaparecidos o de pequeñas localidades.

En el documento se pueden conocer las características que han tenido los terrenos de juego históricamente según tres etapas diferentes, así como también varias curiosidades.

"Algunas de ellas quizá puedan resultar cotidianas hoy en día, como el excelente estado del césped natural de muchos campos o de las instalaciones en general, así como la calidad del césped sintético, por citar algunos ejemplos, pero que han sido fruto de los avances de las técnicas y los desarrollos tecnológicos vividos en el último siglo", señala su autor.

Aspectos como la cualificación del personal para mantener el césped, la evolución de los tipos de superficies, los sellos de la FIFA para el césped artificial de los campos, las deficiencias e imperfecciones constructivas y de seguridad, los cambios en la denominación de los estadios o la normativa aplicable a estas instalaciones son algunos de los temas tratados en el artículo.

Según Moreno, "a la vista de esta investigación histórica, queda claro que nada tienen que ver los terrenos de juego, ni la infraestructura que lo rodea, durante los comienzos del fútbol a los que hoy en día se utilizan como consecuencia del progreso y, en especial, en cuanto a ciertas características como el diseño y la ejecución, durante la fase de construcción, o el mantenimiento, durante la de explotación".

"El cariz que han adquirido estas instalaciones deportivas es tal, y especialmente los nuevos estadios, que no es de extrañar que actualmente se les denomine como las catedrales del siglo XXI", añade. el autor, que jugó dos temporadas en el equipo de fútbol de la UPNA (en categoría regional) y también ha sido árbitro en el Comité Navarro de Árbitros de Fútbol y entrenador.