director de fútbol de la real sociedad

“Tenemos que ser más exigentes”

roberto olabe se muestra ilusionado y ambicioso en su presentación como director de fútbol, elogia a imanol, que volverá al sanse, y no ofrece pistas sobre sus planes

Mikel Recalde / Javi Colmenero - Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Roberto Olabe y Jokin Aperribay se saludan, ayer, en Anoeta antes del acto de presentación del nuevo director de fútbol de la Real.

Roberto Olabe y Jokin Aperribay se saludan, ayer, en Anoeta antes del acto de presentación del nuevo director de fútbol de la Real.

Galería Noticia

Roberto Olabe y Jokin Aperribay se saludan, ayer, en Anoeta antes del acto de presentación del nuevo director de fútbol de la Real.

donostia- La tercera etapa de Roberto Olabe al frente de la Real quedó inaugurada ayer con el acto de presentación que tuvo lugar en Anoeta. El nuevo director de fútbol de la Real comenzó su intervención agradecido por la nueva oportunidad: “Puedo aportar a nuestro club, ayudar, volver a ser parte de este reto. No me olvido de mi club anterior por su comprensión de la situación que se ha dado. Llego con toda la energía del mundo. Más responsabilizado incluso que la última vez que me senté aquí. Es un desafío y un reto muy chulo y estoy dispuesto a asumirlo”.

La primera pregunta estaba clara. ¿Qué pasó para salir por la puerta de atrás hace un año?: “Es más sencillo de lo que todo el mundo puede pensar. Los contratos son documentos que validan algo, pero hay muchas cosas más allá, como lo que siente uno que desarrolla su actividad. Era un tema personal de Roberto. Presenté la carta de dimisión y me pidieron tiempo para pensármelo. Podía haber esperado, pero cuando uno está dentro de una organización, cree en las sinergias y piensa que uno mismo puede ser un problema dentro de esa organización, y tiene que decidir. Yo creía que era más parte de un problema que de una solución”.

Tampoco le dio excesiva relevancia al hecho de que hubiese podido discutir con varias personas: “Puedes tener una visión diferente. Creo que la discusión es una herramienta necesaria para la mejora, pero la discusión tiene que llevarnos a encontrar un bien para la Real. Cuando la discusión nos lleva a ser parte del problema no merece la pena. Estaba más identificado con las personas que con lo que hacíamos esas mismas personas y ahí me incluyo. En ese momento creí que lo que debía hacer fue lo que hice”.

Cuando le preguntaron directamente si chocó con Eusebio y Loren, sus palabras no se correspondieron con la cara de circunstancias que puso: “Quiero mirar hacia adelante. La decisión la tomé yo y quizá no tenía toda la razón, pero entendí que lo mejor para el club era la decisión que estaba adoptando. No fue algo sencillo porque era este club. Pensé que era lo que tenía que hacer”.

Tampoco le resultó sencillo explicar cuál era su idea. O su explicación resultó algo abstracta: “El club no es una persona, no es Roberto. Tiene una filosofía muy definida y yo vengo encantado a impulsar. No es la idea de Roberto;el club ya tiene una idea. Vengo a ahondar en esa idea, proyectar, impulsar, tirar de eso... Creo que es obvio que si he accedido a la propuesta, he entendido que es el momento de aportar. Aunque parezca mentira, creo mucho en las sinergias, en el trabajo entre todos”.

El objetivo claro es tratar de dar un paso adelante: “Roberto viene a ser parte de la estructura como máximo responsable en un proyecto muy vivo, en desarrollo, consolidado. Queremos seguir ahondando y mejorando. La Real a nivel de desarrollo del jugador tiene instaurada una cultura;a nivel de promoción de jugador cuenta con una sensibilidad y debemos empeñarnos en la consolidación, en cómo vamos a dar transferencia a los chicos. Una línea de sucesión clara y definida, un plan de reclutamiento que va ligado a lo que formamos en casa. Podemos dar un paso más en esta organización tan potente”.

Pese a que en muchos momentos se refirió a cambios, quiso aclarar que su intención no es rupturista: “Tenemos suerte de que el proyecto de la Real se puede permitir la situación actual. Si nos referimos al primer equipo, a partir de mañana (por hoy) empieza la reconstrucción y nos tenemos que centrar en estos últimos ocho partidos porque de ello va a depender. Cuando hablo de consolidar me refiero a que hay unas bases establecidas que permiten que todo alrededor del primer equipo funcione con fluidez más allá de las eventualidades. La mejor manera de empezar a construir el futuro es acabar de la mejor forma posible la Liga”.

Tampoco aclaró si habrá un director deportivo: “Ahora mismo tenemos que estudiar el organigrama actual para empezar a tomar decisiones. El tiempo pasa muy rápido y soy consciente de que ahora me tengo que volver a subir en el tren en marcha, pero la suerte que tenemos es que no está parado. Sobre el primer equipo, tenemos que saber también qué piensan los jugadores. Es pronto aún”.

elogios a imanol Su entrenador, por ahora, es Imanol. Y ninguna pista más: “El club tiene la responsabilidad de saber lo que queremos. La elección del entrenador no debe estar basada en la opinión del responsable de fútbol, sino en el proyecto y en la filosofía. Imanol ha crecido mucho y está ayudando al club en un punto crucial de transición. Muchas veces la eventualidad lleva a romper procesos y algunas veces esos procesos son mucho más importantes. Yo soy defensor de los especialistas. Me gustaría tener gente especializada en según qué momento del desarrollo de los chicos. Y creo que Imanol es un especialista en ese penúltimo o último paso. El entrenador que buscamos es uno que esté dispuesto a crecer al mismo tiempo que la Real”.

El margen de mejora también lo tiene claro: “Somos un club demasiado irregular, incapaces de dar trayectoria y transferencia a esos años buenos que hacemos. No conseguimos ese tránsito a ser aspirantes durante años seguidos. La Real está preparada para ganar, lo difícil es volver a hacerlo y no sé si a día de hoy se está logrando. Tenemos que estar orgullosos, pero ser más exigentes. La ilusión que tenemos todos es ser campeones un día y no es fácil, sino ambicioso y exigente. Estamos consiguiendo resultados extraordinarios, pero no estamos consiguiendo darles continuidad. Algo tendrá que ver con nosotros. A ver si entre todos conseguimos dar un paso adelante. Vamos a pelear por ser campeones. Estoy contento viendo cómo compite el Sanse o el C y es el primer paso para ese espíritu competitivo”.

No eludió la responsabilidad como lo hiciera en su anterior presentación: “No es tan importante quién tiene la última palabra. Es bueno tenerla entre varios. Me vais a encontrar siempre como responsable. Cuando algo salga mal, tocad la puerta de Roberto. Parece que el director deportivo es la persona que ficha jugadores y que se pone medallas o se le tiran puñales. La dirección deportiva va mucho más allá de esa persona y de ese director deportivo. Tiene que ver con el modelo de un club, con un plan estratégico y al final ocurren muchas cosas. Lo de mover el árbol son expresiones demasiado… Lo que me planteo es que si queremos ser campeones hay que empezar, insisto, por un nivel de exigencia alto”.

Volvió a incidir en que no es un fichador: “La Real tiene una estructura de reclutamiento, un contenido. No me considero tal porque el fichaje es consecuencia de algo, lo último en un club como este, de línea sucesoria. Va a venir después de todo lo que hagamos desde el trabajo de formación hasta la secretaría técnica. No me considero alguien que fiche y ya está. Los resultados también son consecuencia de algo y llevamos bastantes años, por suerte, que los jugadores van apareciendo y eso es fruto de la filosofía. No nos podemos conformar porque estamos viendo lo que hacen el Eibar o el Alavés... Antes la pelea era entre un par y ahora van sumándose más equipos con argumentos, con nivel y mucha agresividad”.

Olabe quiere consolidar a la Real en la zona noble de la Liga. Competir con Villarreal y Sevilla de forma recurrente: “A ver si nos consolidamos a través del tiempo… Ser campeón es muy difícil, pero vemos quién juega finales. Todo eso debería ser una consecuencia. No podemos aspirar a ser campeón, quedarnos sentados y a ver si llega. Y no creo que el club lo esté haciendo así. Pero la mejor manera de aspirar a algo es teniendo una trayectoria lo más recurrente posible dentro de las posiciones que te hacen competir y eso tiene que ver con el proceso. El primer paso que tenemos que dar todos es intentar ser más fuertes para estar más preparados para los momentos puntuales en los cuales peleas por algo. No sé si llegamos bien preparados en esos momentos. Tenemos que intentar llegar a ser un equipo fiable. Nos está costando y eso nos lo tenemos que hacer mirar”.

zubietaOlabe siempre ha tenido devoción por el trabajo de cantera. Su metodología consiste en preparar mejor al jugador que llega y cuándo llega: “Hablamos de establecer un plan estratégico. Esto no puede ser una idea o una propuesta de Roberto, sino una visión de todos, que estemos convencidos, y esto tiene que ser de la mano de todas las personas responsables que participan en el proceso de desarrollo. Estoy encantado de participar en este proyecto en el que la base es Zubieta, pero no nos podemos parar ahí porque los clubes evolucionan mucho”.

A la afición no le puede pedir nada con una campaña así: “Decirle ahora algo a la gente cuando es obvio que no estamos haciendo la mejor temporada… No es cuestión de vender nada. Tenemos que transmitir pasión, esfuerzo, exigencia para que llegue un momento en el que estén orgullosos de manera recurrente”.

Por último, su primera patata caliente se llama Prieto. “Esperemos que siga, pero es una noticia que tendrá que dar él”, se adelantó Aperribay. “Llevo unas horas en Donosti y lo más importante de Xabi es lo que Xabier tiene dentro”. Palabra de Olabe. Él es así. Aunque ayer su mensaje sonó bien claro. Se abre una nueva era.