Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
itzulia 2018

El pájaro bielorruso

Aleksandr Riabushenko es una de las perlas del Team Emirates de Matxin, a quien a el director vizcaíno compara con Alaphilippe. “Va a ser un ganador”, asegura

Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h

El director del UAE Team Emirates, Joxean Fernández Matxin, charla con el bielorruso Aleksandr Riabushenko.

El director del UAE Team Emirates, Joxean Fernández Matxin, charla con el bielorruso Aleksandr Riabushenko.

Galería Noticia

  • El director del UAE Team Emirates, Joxean Fernández Matxin, charla con el bielorruso Aleksandr Riabushenko.

Hablar del ciclismo bielorruso obliga a fijar la mirada en la figura de Vasil Kiryenka. Rodador de innegables virtudes, es siempre una de las bazas del Sky cuando el conjunto británico enarbola la bandera pirata en señal de zafarrancho. Es entonces cuando se huele la sangre y Kiryenka, como una locomotora, enfila el grupo sin mayores remordimientos pese a los cadáveres que acostumbra a dejar atrás. Habituales son sus cabalgadas sin relevo alguno en el Tour y algo similar sucedió el lunes en Aia, camino de Zarautz. Su compatriota Kanstantsin Siutsou, en las filas del Bahrain-Merida, responde también a las condiciones del clásico corredor potente del Este de Europa.

Un perfil muy concreto del que se escapa el joven Aleksandr Riabushenko (Minsk, Bielorrusia, 12-X-1995), una de las jóvenes promesas del pelotón que dirige Joxean Fernández Matxin en el UAE Team Emirates. En sus 178 centímetros de estatura se intuyen unas condiciones de gran corredor. “Para que la gente se haga una idea, física y deportivamente guarda similitudes con Alaphilippe. Guardando las distancias, por supuesto, pues uno tiene un gran palmarés y el otro aún se está haciendo”, expone sin dudarlo el director sobre el bielorruso, el pájaro al que el Team Emirates quiere hacer batir sus alas.

Salió del nido en 2014, aún con 18 años, en busca de la competitividad que en categoría amateur ofrecen las pruebas italianas. De la gélida Minsk se traslado al pie de los Alpes. Un cambio que Riabushenko, que espera acabar en junio sus estudios universitarios, asumió como un paso obligado en busca del sueño del profesionalismo. “El cambio fue grande. Me tocó aprender una lengua nueva, dejar atrás a mi familia… pero siempre he sido consciente de que si te quieres convertir en profesional tienes que vivir en España o Italia”, relata el corredor, minutos antes de que la Itzulia deje atrás Gipuzkoa para adentrarse en Bizkaia por la serpenteante carretera costera. Una etapa que se amoldaba a sus características, como la primera que comenzó y finalizó en Zarautz. “Sí… me gustaba el perfil del primer día, pero aún tengo que mejorar”, asumía sonriente.

No obstante, el bielorruso es un recién llegado a la élite. Ha sido en este 2018 cuando ha conocido de primera mano las exigencias del WorldTour. Se estrenó en la Omloop Het Nieuwsblad, probó el sterrato en la Strade Bianche y la Tirreno-Adriático fue su primera gran vuelta por etapas de una semana antes de pisar por primera vez Euskal Herria y su renovada Itzulia, una prueba que le ha sorprendido por el gran ambiente que rodea a la misma. Mientras el paso del tiempo le permite coger una mayor experiencia y su cuerpo se aclimata a la élite, en su palmarés asoman varias victorias de mérito, como el campeonato de Europa de ruta sub’23 logrado en 2016 o el Giro de Lombardía de la misma categoría que conquistó el pasado mes de octubre. Para entonces ya había debutado como stagiaire en el Team Emirates, que le captó del Palazzago, escuadra en la que se formaron ciclistas como su compañero Fabio Aru o Diego Rosa.

un espejoAleksandr Rubiashenko se hizo un nombre en el calendario amateur italiano y Matxin puso sus ojos en él. El basauritarra, que ocupó buena parte del año pasado como cazatalentos, sin duda una de sus grandes pasiones, insiste en su comparativa con Alaphilippe: “Rubiashenkko no es un velocista de grandes grupos, pero sí de repechos duros y cortos. Ahí es muy bueno. No tengo ninguna duda de que va a ser un ganador”.

Desde la distancia, consciente de que aún debe progresar mucho para acercarse al nivel del actual líder de la prueba vasca, el bielorruso asume con cierta naturalidad la comparación: “Por cómo he andado en categorías inferiores sí se puede decir que mi estilo es parecido al suyo. Es el espejo en el que me fijo;me gusta cómo corre. Pero también Valverde”.

A la espera de su definitivo despegue, en un año de aprendizaje, la fe de Matxin en su pupilo es innegable. “Es un excelente ciclista. Es muy fácil gestionarle porque es muy buena persona. Escucha, atiende… y sobre todo tiene mucho respeto. Cuando tienes respeto hacia las personas y hacia alguien que te intenta ayudar, significa mucho. Tiene muchas ganas de aprender y de empezar a ganar”, relata el director del Team Emirates sobre Riabushenko, el pájaro bielorruso que quiere despegar en el ciclismo como ya lo ha hecho quien es su espejo, Julian Alaphilippe.

Herramientas de Contenido