Javier Gutiérrez da vida a un “analfabeto emocional” en ‘Campeones’, de Javier Fesser

El viernes llega a la sala esta comedia de héroes que “excepto la capa, lo tienen todo”

Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El actor, en el centro, junto a sus compañeros de reparto.

El actor, en el centro, junto a sus compañeros de reparto. (D.N)

Galería Noticia

El actor, en el centro, junto a sus compañeros de reparto.

MADRID.- Javier Gutiérrez se pone a las órdenes de Javier Fesser en la película Campeones, una comedia que aborda el mundo de las personas con discapacidad intelectual y en la que el actor da vida a un “analfabeto emocional”. Esta película llega a los cines este viernes, 6 de abril.

Según señaló Gutiérrez ayer, en esta cinta interpreta a Marco, entrenador profesional de baloncesto y un “analfabeto emocional” que tiene la misión de entrenar a un equipo formado por personas con discapacidad intelectual. Completan el reparto un grupo de actores debutantes con discapacidad intelectual: Sergio Olmos, Julio Fernández, Jesús Lago, José de Luna, Fran Fuentes, Gloria Ramos, Alberto Nieto, Roberto Chinchilla y Stefan López. Por su parte, Athenea Mata, Juan Margallo, Luisa Gavasa, Daniel Freire y Jesús Vidal dan vida al resto del elenco.

Para Gutiérrez, este tipo de cine cumple la labor social de “dar visibilidad” a un grupo de personas al que la sociedad generalmente se acerca “con miedo, con ignorancia o con desconocimiento”, por lo que de esta forma se conciencia y se visibiliza a “personas con capacidades diferentes”, que a su juicio “no por ello son tan distintas”. Para Javier Gutiérrez (La Isla Mínima, Plan de Fuga), en la actualidad “falta el contacto”, mirarse “a los ojos y hablar desde la honestidad”, algo que sin embargo sí hacen los protagonistas de esta película. “Podemos tener muchísima cultura, ser muy inteligentes, pero nos falta mucho para alcanzar esa plenitud en cuanto a las emociones”, dijo. Gutiérrez lamentó que “el mundo del cine en España esté en manos de las cadenas de televisión”, que a su vez se mueven “por las películas que funcionan, hasta agotar la fórmula o hasta que el público deja de entrar a las salas”. En este sentido, criticó que “falta riesgo” y una apuesta por “guiones novedosos” y por la “capacidad de riesgo o de asombro que la mayoría de las películas no tienen”.

“CON POCOS PREJUICIOS” Por su parte, Javier Fesser, director de El milagro de P. Tinto, Camino o Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo, afirmó que el nexo entre esta cinta y sus películas anteriores es “una mirada con pocos prejuicios”, porque cuando retrata personajes “están totalmente anclados en la realidad” y “todos tienen un mundo de fantasía muy propio”.

Fesser indicó que los protagonistas de esta película son unos “héroes” que, “excepto la capa, lo tienen todo”. “Todos los días estoy admirado de la capacidad que tienen”, señaló acerca del equipo de actores amateurs con los que ha trabajado, que han tenido que someterse a la “intensidad” que ha supuesto el rodaje de esta película: nueve semanas con 12 horas diarias de trabajo.

Desde el punto de vista como realizador, comentó que este ha sido un “rodaje flexible”, en el que, si algo sucedía, estaba listo para no perdérselo, por lo que ha prescindido de la “rigidez habitual” para ofrecer un espacio “más parecido a la realidad”, abierto a la “intuición”. Respecto al protagonista, Fesser remarcó que todas las personas tienen “una discapacidad y también otras capacidades”. “La de Marco representa la mayor de la sociedad, que es el miedo. Miedo a su vida amorosa, su relación con los demás y consigo mismo, lo que le provoca una limitación que le impide ser feliz. Cuando se junta con estas personas se acerca a un mundo más sencillo y más alegre”, agregó. - E.P.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »