Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
OSASUNA la actualidad

Quique González: “Estoy agradecido de estar en un club que valora el trabajo”

Entrevista | el delantero rojillo habla de la importancia de la fortaleza mental en su carrera

Una entrevista de Javi Gómez - Fotografía Mikel Saiz - Miércoles, 4 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Quique, en las instalaciones de Tajonar, tras un entrenamiento.

Quique, en las instalaciones de Tajonar, tras un entrenamiento. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

Quique, en las instalaciones de Tajonar, tras un entrenamiento.

“Estamos centrados en el trabajo diario, tenemos fe en el míster y en lo que estamos haciendo” “El deseo es ascender a Primera División, pero de un partido a otro hay grandes giros”

Pamplona- La temporada de Osasuna no está, hasta el momento, siendo todo lo buena que se esperaba, pero uno de los protagonistas que sí está calando entre la afición rojilla es Quique González (Valladolid, 16 de mayo de 1990). El delantero ha pasado una mala racha que le ha llevado a estar una vuelta sin marcar un gol, pero no ha dejado ni un segundo de luchar y trabajar como el que más, algo que la grada de El Sadar ha sabido reconocer. “Que valoren tu trabajo por encima de los resultados es algo de agradecer”, afirma un delantero que está “seguro” que algo bueno le espera. “Quedan nueve partidos, es mucho, quién sabe lo que puede pasar”.

¿Cómo está?

-Estoy muy a gusto en Osasuna. Desde que llegué hay muy buen vestuario. Se palpa, se siente. Es de agradecer el trato que éste club te da día a día. Desde los compañeros, hasta la afición pasando por el cuerpo técnico y los trabajadores.

Marcó contra el Barcelona tras una vuelta sin hacerlo, ¿le ha liberado mentalmente?

-Eres delantero y al final vives del gol. Pero hay un trabajo que es innegociable, hay que hacer jugar al equipo, intentar dar asistencias. Pero lo más importantes son los goles, que al final es lo que te da los puntos. Llevaba muchos partidos sin marcar. Curiosidad que el último gol fue contra el Barcelona y la racha se rompió contra el mismo equipo. Obviamente marcar es algo muy bonito y más si sirve para ayudar a ganar y encima es en la portería donde estaba nuestra afición.

¿Se imaginaba que iba a tener un apoyo tan importante de la afición pese a esta mala racha?

-Es verdad que antes de venir aquí conoces a la afición de Osasuna. Sabía que la gente de aquí anima tanto en las buenas como en las malas si tú das todo lo que tienes. Te ayudan siempre. Agradezco el cariño de todo el mundo que rodea a Osasuna, está claro que, joder, un delantero esté 21 jornadas sin marcar es algo que no gusta, pero en ningún momento me he vuelto loco ni me he agobiado porque sé que trabajando bien y duro en este club todo sale. Esperemos que Barcelona fuese un punto de inflexión. Quedan nueve partidos y nunca se sabe lo que puede pasar. Cuando llegas a un equipo lo primero que quieres es mostrar tu fútbol, y más cuando Osasuna ha hecho un esfuerzo por ti. Eso para mí es muy importante. Me han demostrado que me quieren, que me dan confianza y eso hace que sea el primero que quiere meter muchos goles para que Osasuna esté lo más arriba posible y ojalá consigamos algo bonito, pero aún queda mucho.

El partido del domingo supuso un pequeño bajón, parecía que el equipo había logrado alcanzar el nivel esperado desde Zaragoza.

-A nivel de fútbol estábamos más fluidos, especialmente el día del Zaragoza. Pero también es cierto que en Segunda es muy complicado hacer tantas ocasiones como hicimos ese día. Queremos mantener el mayor número de partidos posibles esa fluidez ya que cuando haces ese fútbol, no va a pasar lo que pasó contra el Zaragoza.

Desde el club se ha indicado varias veces que la presión de ser favoritos que les han colocado otros equipos les podía afectar, ¿cómo lo ve?

-Nosotros, te digo la verdad, estamos centrados en el trabajo diario. Sabemos que es la base del éxito. Hay que seguir nuestro camino y tenemos fe en lo que nos dice el míster, creemos a muerte. Cuando estás metido, trabajas al máximo, las cosas llegan. Ni una victoria nos debe de llevar al éxtasis ni una derrota a volvernos locos. Hay que mantener la cabeza fría. Tenemos que se constantes y mantenernos con calma. Obviamente ganando se lleva mejor, pero el tema mental es importantísimo.

Para lograr estar arriba en junio, El Sadar es fundamental...

-Es clave la afición. Es de las mejores de España. Cómo animan, te hacen llegar su energía y eso te ayuda mucho. Está claro que para llegar al éxito tenemos que ser uno. Lo que queremos es hacer partidos como el del Zaragoza, pero ganándolos, para que la gente se vaya contenta.

¿Les sorprendió a los que han llegado este año la reacción de la grada con una ovación pese a perder contra el Zaragoza?

-Por eso es una afición tan grande. Aquí se valora el esfuerzo, sudar la camiseta como un gladiador. Obviamente quieren ganar, pero son conscientes que muchas veces puedes partirte la cara y no salir las cosas. Un claro ejemplo es el de Zaragoza. Son cosas que pasan en el fútbol y aquí se sabe. Somos los primeros que queremos ganar por ellos y por nosotros, pero se agradece mucho jugar para una afición así.

Diego destacó la reacción de David tras su gol en Barcelona, ¿es el vestuario tan piña como parece?

-Eso es una pasada. Tener un vestuario que se alegraba incluso más que yo. Me ven trabajar, partirme la cara y te apoyan. Lo único que puedo decir es que me siento súper agradecido de estar en Osasuna y tener estos compañeros. Lo que se valora aquí mi trabajo es algo que te hace sentir agradecido.

¿Qué papel ha tenido Diego en todo ese tramo malo que pasó? Su confianza no le ha faltado.

-También tengo que agradecerle su confianza. Mi labor es partirme la cara y si se puede, más. El bien de Osasuna pasa porque demos lo mejor de cada uno. Soy ambicioso y siempre me gusta dar el máximo. Años atrás también he tenido momentos malos y sé que las cosas llegan. Al final, por unas cosas o por otras, como los goles anulados o los palos, ya hasta me reía. Pero sé que algo bueno me está esperando. No tengo dudas de que tengo que seguir trabajando, así se llega al éxito. Ojalá me llegue a partir de ahora eso que sé que me está esperando. Sigo creyendo en lo que hago.

Parece que el ascenso directo se escapa, pero para llegar al play off hay muchos candidatos...

-La Segunda cada vez es más competida. Es una competición muy larga y mantenerse arriba todo el año es complicado. Hay equipos históricos, siempre hay sorpresas, los descendidos..., al final son un montón de equipos que ganas dos partidos seguidos y estás el tercero y, si los pierdes, al revés. Por eso es importante el tema mental. Tenemos que tener la cabeza fría, aguantar e insistir hasta el final.

¿Es difícil de llevar mentalmente estar un día cuarto y al día siguiente décimo?

-Cuando ganas todo se ve mejor y cuando pierdes parece que todo está negro. No es así. Cuando uno está enfocado en el camino, nada te tiene que desestabilizar. Cuando pierdes, hay que confiar más aún si cabe en el míster y trabajar más. Esto es una maratón y no queda otra que luchar, que nos estamos jugando mucho y cosas muy bonitas.

¿Cuál es su deseo de aquí a final de temporada?

-El deseo obviamente es ascender a Primera. Queda poco pero queda mucho. De un partido a otro hay grandes giros. Es verdad que hay tres equipos que se han distanciado un poco, pero es que nunca sabes cuándo vas a tener una buena racha buena. Para eso trabajamos.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »