Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
MANTIENE EL HUMOR Y LA SÁTIRA

Alfonso Pascal Ros propone un recorrido por ‘Regiones más comprometidas’

El pamplonés presenta una poesía “contra todo tirano de hoy en día que hace la vida imposible al prójimo” o “contra el tirano que amenaza con salir de uno mismo”

Ana Oliveira Lizarribar | Patxi Cascante - Jueves, 5 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Alfonso Pascal Ros posa en Pamplona con su poemario.

Alfonso Pascal Ros posa en Pamplona con su poemario. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

  • Alfonso Pascal Ros posa en Pamplona con su poemario.

PAMPLONA.- Alfonso Pascal Ros regresa a las librerías con Regiones más comprometidas, un poemario en el que si bien mantiene algunas constantes como la metapoesía, la referencia a la infancia y, por supuesto, el humor y la sátira, así como personajes como Aníbal Barca, a la vez huye de la repetición y se adentra en una serie de territorios para jugar al despiste, ya que, en el fondo, recorrer lugares que no se han visitado, pero en los que se han soñado aventuras es hablar de uno mismo.

No demasiado amigo de las presentaciones, Pascal Ros publica este libro después de dejarlo respirar durante un año en un cajón. Es su método, así resta impulsividad a los versos. Y así lo aceptó Javier Díez Galán, más conocidos por los lectores de DIARIO DE NOTICIAS como Ilia Galán, al frente de Ars Poética, un nuevo sello de Oviedo que está sumando nombres como los de Clara Janés, Jaime Siles, César Antonio Molina y Juan Manuel Caballero Bonald, entre otros. El poeta pamplonés conoció a Galán cuando este estudiaba en Pamplona “y publicaba revistas muy rompedoras”, pero le pidió unos meses para dejar madurar los poemas. “Ya he publicado por compromiso varios libros totalmente prescindibles de los que no rescato ni un solo poema para una futura selección, y no hacía falta publicar uno más”. Eso sí, pasado ese tiempo, lo cierto es que volvió sobre el libro y no tuvo que hacerle ninguna corrección, así que lo entregó a la editorial. Regiones más comprometidas llega después de Principio de Pascal(Premio a la Creación Literaria del Gobierno de Navarra en 2012) y Cuaderno para Pedro (2014) y de nuevo es un paso diferente. “Me gusta cambiar de registro cada libro o cada dos;muchas veces, cuando se dice que alguien es muy reconocible es porque está escribiendo el mismo libro siempre, yo tengo miedo a no aportar nada nuevo”, reconoce. Y añade: “La voz propia no significa escribir siempre el mismo verso”.

El título de este poemario no alude tanto a un paisaje geográfico cercano y reconocible, claustrofóbico y monótono como puede ser el de la Holanda de JC Bloem, donde el paisaje lo condiciona todo, como a “un juego de despistes y trampantojos”. “A esa Roma a lo lejos,/una ciudad real o imaginaria,/París sin luz y el Sena por Madrid/con las siete colinas proyectando,/justo en el centro del tercer planeta, una sombra tan grande como un muro”. En este caso se reconoce más cercano, “aunque suene extraño”, a la tradición de Juan Bautista Bertrán.

Pascal Ros siempre se siente acompañado de sus referentes literarios, a saber, César Vallejo, Blas de Otero y Luis Cernuda, a las que en los últimos años se han sumado otras como las de Enrique Badosa, “con su geográfico y comprometido Mapa de Grecia”, a José María Fonollosa, con sus regiones más secretas de Barcelona o Nueva York. Cuando corrigió las galeradas, el escritor también asistió “sorprendido” a las reminiscencias en estos poemas de lecturas de hace años de autores como Dickinson, Byron o Maiakovski, y, en todo caso, se confiesa “más cercano a esa desvinculación ideológica de la poesía sudamericana” que “al adoctrinacimiento o al versito fácil igual de dañino”. Queda claro, una vez más, que el autor huye de manera visceral de las camarillas poéticas de cualquier tipo.

REGIONES PROPIAS

Precisamente, en este poemario, construido en endecasílabos y heptasílabos, Pascal Ros vuelve a reírse de sí mismo, de las ínfulas de algunos/as poetas y “del tuercebotas que sabe siempre de todo y siempre más alto que los demás”. Y regresa a “fijaciones mías” como la infancia, donde todo parecía -y era- más sencillo “y donde ibas a por la merienda mientras buscabas la Xdel mapa del tesoro”. Aníbal, el caudillo que llegó a las puertas de Roma y decidió volverse sin entrar, y otros personajes recurrentes viven en este libro “que también es de lealtades”. “La lealtad a la palabra de uno, qué difícil, a la dignidad, a esas regiones más comprometidas del interior de uno mismo, a las que no les vale el engaño ni la traición”. Sin olvidar un cierto tono de fracaso, de antihéroe, que no pesimista. “Es la poesía de los cansados, de los que renuncian, de los marginales, de los náufragos, de los resignados también, pero como yo concibo la poesía, sin edulcorar, con todas sus aristas. Es una poesía concebida por el hombre de tierra adentro contra todo tirano de hoy en día que hace la vida al prójimo. Contra el tirano que amenaza con salir de uno mismo mismo también”, dice.

Herramientas de Contenido